abril 4, 2020

Jóvenes escritores ganan Premios Nacionales de Literatura 2019

Gabriel Mamani, Paola Senseve y César Herrera. Foto: RRSS

Con la obra Seúl, São Paulo, el escritor Gabriel Mamani Magne se hizo con el Premio Nacional de Novela dotado de Bs 81 mil, mientras que con el poemario Codex Corpus, Paola Senseve obtuvo el Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal, dotado con Bs 31 mil. Ambos son los galardones más importantes de las letras bolivianas.

La noticia fue dada a conocer ayer por el Ministerio de Culturas y Turismo en un acto efectuado en la Casa Alba Cultural, en el que también se revelaron las obras ganadoras del Premio Nacional de Literatura Juvenil (La cueva de los animales invisibles de César Herrera) y del Premio Nacional de Literatura Infantil (novela Laguna de las parabas de Luis Carlos Rojas).

En el evento también se dieron a conocer los nombres de los Premios Guamán Poma de Ayala en Literatura en Lenguas Originarias, que en el marco del Año Internacional de las Lenguas Indígenas se dividió en dos categorías: una profesional y otra juvenil. En la primera resultó ganadora Elvia Andia Grájeda con la obra Pirqakunawan Parlaspa y en la segunda, Mayherly Jael Vidaurre con la obra Leyenda del Chijchipa.

Los premios literarios, gestionados por el MCyT en asociación con distintas instituciones internacionales y editoriales, entregarán más de Bs 150 mil a los premiados en una gala a realizarse el 22 de noviembre en el Centro Sinfónico Nacional de La Paz. Además, las obras ganadoras —a ser publicadas en breve— serán difundidas en las principales ferias del libro nacionales e internacionales en las que participa Bolivia.

Cada una de las categorías de los premios es seleccionada por jurados independientes conformados por personalidades y especialistas en el campo de las letras. Todas las instancias de evaluación de las obras participantes presentadas bajo pseudónimo son supervisadas por la Unidad de Transparencia del MCyT.

En esta versión, como en anteriores años, los premios literarios reconocieron el trabajo de escritores que, pese a su juventud, cuentan con una amplia carrera igualmente reconocida por el público como por especialistas a través de otros galardones literarios. Tal es el caso de Gabriel Mamani, quien en 2018 ganó el prestigioso Concurso Municipal de Literatura Franz Tamayo y en 2012 el Premio Nacional de Literatura Infantil; en tanto que Paola Senseve es considerada una de los jóvenes valores literarios de Santa Cruz. En esta lista también puede inscribirse la obra de Terceros, quien en su prolífica carrera ya suma tres Premios Nacionales de Literatura Juvenil (2013, 2018 y 2019).

Una novela sobre la adolescencia

En contacto telefónico con Cambio, Mamani explicó que su novela narra las experiencias de dos adolescentes de la ciudad de El Alto.

“El protagonista es un muchacho de unos 16 o 17 años que está haciendo el servicio militar en la Fuerza Aérea de El Alto (…). Lo peculiar es la relación con su coprotagonista, su primo Tyson, un brasileño hijo de bolivianos costureros nacido en la década de los 90. Ese muchacho retorna a Bolivia por temas económicos. La novela habla sobre la vida de ambos”, adelantó el literato paceño sobre la obra que comenzó a escribir durante su estadía en Brasil en 2016, mientras cursaba una maestría en Literatura.

«Intento trastocar otros temas inherentes a la experiencia del adolescente como el deseo, lo carnal, la noción de futuro que está muy presente cuando eres adolescente, y al mismo tiempo, de alguna forma, temas vinculados a la identidad, a la migración, al sentido de pertenencia, a lo aymara», complementó el escritor.

De acuerdo con el acta del jurado, la obra de Mamani «está estructurada como una novela de aprendizaje dotada de una prosa concisa (…) es una obra fresca original que cuenta con el humor y la fuerza narrativa de una Bolivia emergente».

Tres veces ganador

Por su parte, César Herrera, explicó a Cambio que La Cueva de los animales invisibles es una mezcla de ficción y realidad.

«Esta obra está ambientada en la época de la Guerra del Chaco. Los protagonistas son dos niños que son amigos y que por circunstancias de la vida se ven obligados a ser parte del conflicto bélico», detalló.

La obra se basa en varias novelas y relatos de la época, y tiene como relator principal la voz de un gato inspirado en los mitos guaraníes, complementó el escritor cruceño.

«La escritura es una proyección mía, es como volver a mi infancia y juventud, y recordar todos los temas que me atraían que son los temas de misterio, de suspenso, todo eso creo que es una de las claves de mi escritura. Sobre todo, busco que el lector viva la historia», declaró.

Las entrevistas a ambos escritores se publicarán íntegramente el domingo en el suplemento cultural La Esquina del periódico Cambio.

Be the first to comment

Deja un comentario