noviembre 25, 2020

Morales parte de Bolivia para asilarse en México

Chimoré, Bolivia .- El líder indígena Evo Morales, que dimitió de manera forzada a la Presidencia de Bolivia, partió el lunes por la noche rumbo a México, donde recibió asilo político ante el riesgo que correría su vida tras el golpe de Estado ejecutado el domingo y los hechos de violencia registrados en el país.

Morales abordó un avión oficial mexicano en el aeropuerto de Chimoré, en el trópico de Cochabamba, donde comenzó su carrera sindical y política.

«Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía», escribió en su cuenta en Twitter.

De acuerdo con el canciller de México, Marcelo Ebrard, el mandatario boliviano hizo la solicitud formal luego de la invitación realizada por ese país y se le otorgó la medida «por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que se vive en Bolivia» que pone en peligro su vida.

«Evo Morales ya está en el avión del Gobierno de México enviado para asegurar su traslado seguro a nuestro país», informó el diplomático mediante su cuenta en Twitter.

Morales renunció el domingo a su cargo denunciando un golpe de Estado de la oposición que alentó -dijo- una ola de violentas protestas y vandálicas perpetradas por grupos de choque que se ensañaron con las autoridades de Estado y afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) que fueron perseguidos, agredidos y despojados de sus viviendas poniendo en riesgo su integridad y la vida de sus familias.

Denuncias de fraude en las elecciones generales del 20 de octubre detonaron un conflicto político que se agudizó en los últimos días con altos niveles de violencia debido a un motín policial; Morales, ganador de los comicios, culpó a los opositores Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho por la convulsión social en el país.

«Para un presidente indígena que representa al pueblo humilde, la Policía se amotina y da golpe mientras las FFAA (Fuerzas Armadas) piden su renuncia. Para políticos neoliberales que ostentan poder económico, Policía y FFAA reprimen al pueblo que defiende la democracia con justicia, paz e igualdad.

Antes de renunciar, Morales intentó pacificar el país y evitar enfrentamientos entre simpatizantes del oficialismo y opositores sometiendo la votación a una auditoría de la OEA, luego llamó a una mesa de diálogo entre partidos políticos y, por último, anunció nuevas elecciones.

Los detractores del líder al Movimiento Al Socialismo (MAS) rechazaron esas propuestas y radicalizaron las medidas de presión hasta lograr su renuncia, lo que generó un mayor descontento social que sobrepasó a la fuerza policial.

Ante ese hecho, las FFAA y la Policía pusieron en marcha operaciones conjuntas para enfrentar a los sectores movilizados.

El líder del Movimiento Al Socialismo – Instrumento Por la Soberanía de los Pueblo (MAS-IPSP) se convirtió en 2006 en el primer presidente indígena en la historia de Bolivia y puso en marcha un proceso de nacionalización de sectores estratégicos que empujaron el crecimiento del Producto Interno Bruto, con un índice mayor al 4,5% entre 2006 y 2018, período en el que más de 3 millones de personas salieron de la pobreza, según datos oficiales.

Morales buscaba profundizar los cambios sociales y económicos con la Agenda del Bicentenario, que consta de 13 pilares referidos a la erradicación de la pobreza, universalización de los servicios básicos, acceso a la salud y educación gratuita, telecomunicaciones, seguridad alimentaria y desarrollo del aparato productivo, entre otros.

Diversos gobiernos, organizaciones sociales y movimientos populares han denunciado el golpe de Estado y el Gobierno de México anunció que llamará a una reunión urgente de la Organización de Estados Americanos (OEA) por su silencio.

Be the first to comment

Deja un comentario