febrero 22, 2020

Tras comicios legislativos líder de izquierda llama a unidad en Perú

Lima-. La líder progresista peruana Verónika Mendoza llamó hoy a los partidos de izquierda a concertar una agenda de trabajo, tras las elecciones legislativas en las que ese sector consiguió una veintena de curules, según cifras extraoficiales.

‘Es indispensable que en el siguiente parlamento las fuerzas de izquierda trabajen de manera articulada y coordinada’, dijo Mendoza, cuyo partido, Nuevo Perú (NP), integró el bloque Juntos por el Perú (JP), y tendría cinco curules, mientras el Frente Amplio (FA) tendría 12.

También habría legisladores progresistas en grupos como Unión por el Perú (UPP), con 17 curules y otras bancadas centristas.

Los votos de JP y FA superan el porcentaje (10,1) obtenido por el partido centroderechista Acción Popular, que tiene el primer lugar, y en las otras bancadas hay más electorado progresistas.

Mendoza señaló entre las tareas de la articulación, la de revisar decretos de urgencia del Gobierno del presidente Martín Vizcarra, en uso de facultades legislativas obtenidas tras disolver constitucionalmente el parlamento unicameral hace cuatro meses y con cargo a su aprobación por el Congreso de la República elegido ayer.

Mencionó entre esos decretos el que prorroga por otros 10 años el régimen de privilegios que beneficia a las empresas agroexportadoras desde hace más de tres décadas, en desmedro de los derechos de los trabajadores, según sus críticos.

Entre otros temas de concertación progresista, Mendoza señaló la necesidad de una nueva ley de minería, favorable en exceso a ls transnacionales, y la defensa de los derechos laborales, entre otros.

Sobre la posibilidad de coaliciones parlamentarias, la dirigente dijo que seguramente en el nuevo órgano legislativo habrá coaliciones para temas específicos, como defender lo derechos de los trabajadores.

En un balance de los comicios de ayer, Mendoza agregó que el electorado sancionó a los partidos que usaron el parlamento para sabotear la lucha anticorrupción y a los que tienen un discurso de odio, como Solidaridad Nacional (SN), anticomunista.

El manejo del Congreso disuelto estaba en manos de Fuerza Popular (FP), que ayer cayó de los 73 escaños que tenía, sobre un total de 130, a solo 12; mientras SN no obtuvo ninguno y solo logró una votación de 1,1 por ciento, según cifras no oficiales.

La unidad planteada, manifestó, debe permitir profundizar las reformas política y de justicia y poner en debate los temas sociales y económicos, como la desigualdad y la vida precaria de la mayoría de las familias, con el fin de lograr cambios en la perspectiva de convocar una asamblea constituyente.

Sobre el resultado de JP, señaló que comenzó su campaña entre los últimos en preferencia electoral, pero logró ganar curules, pese a una campaña en contra y a pronósticos negativos.

Añadió que en adelante su organización, NP, seguirá fortaleciéndose para lograr su inscripción legal como partido y ampliando la unidad lograda en JP, que agrupó a fuerzas comunistas, socialistas y otras.

Be the first to comment

Deja un comentario