febrero 21, 2020

Dan por fracasada intención de unidad contra el MAS en Bolivia

La Paz-. Las dudas sobre la posibilidad de que la derecha boliviana se unifique para enfrentar en las urnas al Movimiento al Socialismo (MAS), tienden hoy a convertirse en certeza tras el fracaso de una cita realizada con tal objetivo.

La percepción es generalizada, en tanto medios de prensa afines al bloque conservador intentan atenuar resaltando el acuerdo de la reunión de candidatos realizada en la ciudad central de Santa Cruz, de volver a reunirse en abril próximo para insistir en el empeño.

La reunión no solo sirvió para que los postulantes ratifiquen sus ambiciones personales, sino que fue escenario de punzantes alusiones tácitas y hasta de un pleito verbal entre el postulante de extrema derecha Luis Camacho y el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo.

El diario Página Siete, furibundo opositor del MAS y del expresidente Evo Morales, reconoció el naufragio de la cita, en su portada, al resumir el encuentro con el titular ‘Cumbre por unidad de frentes fracasa entre acusaciones’.

Otra paradoja de la reunión de la víspera fue la intervención de la presidenta de facto y candidata al continuismo, Jeanine Áñez, quien dijo que la unidad posible consiste en que todos se unan tras su postulación.

También reclamó sus méritos como participante en la asonada que, sumada a presiones militares, obligó a renunciar al presidente Evo Morales, el 10 de noviembre último.

En su discurso, obvió referencias a la denuncia de que, para aceptar la propuesta del bloque golpista de hacerse presidenta interina, pidió y obtuvo 300 mil dólares como pago por el supuesto riesgo que ello implicaba, según una minuciosa crónica de la activista social y comunicadora María Galindo, texto vetado por Página Siete.

Por su parte, el expresidente Carlos Mesa, candidato derrotado por Evo Morales en los comicios del 20 de octubre -anulados ante la violencia desatada, que alegaba fraude- eludió cualquier compromiso firme.

Mesa dejó en claro que si había aceptado participar en la reunión, era ‘para ver si se puede encontrar las respuestas que el país pide’ y manifestó escepticismo sobre la posibilidad de pactar un bloque, algo que consideró que no será fácil.

El exgobernante y heredero político del exdictador Hugo Bánzer, Jorge Quiroga, dijo que está de acuerdo en la unidad derechista en torno a propuestas, pero no por consigna o en función de intereses.

Añadió que tras el logro de derrocar a Morales, ‘ahora toca recuperar la economía y soy el único que tiene una propuesta’, sostuvo, negándose en forma tácita a renunciar a su postulación.

La reunión confluyó con la firma de una compromiso para volverá reunirse, desarrollar una campaña sin ataques mutuos, transparentar los gastos de las campañas electorales y no usar recursos del Estado (alusión a Áñez), lo que muchos consideran de difícil cumplimiento.

También acordaron formar un bloque en el nuevo parlamento y ratificaron el afán de impedir que el MAS vuelva a gobernar, aunque la organización de Evo Morales sigue encabezando las encuestas sobre intención de voto.

Be the first to comment

Deja un comentario