diciembre 5, 2020

Cuestionan pretendido veto electoral a expresidente de Bolivia

La Paz-. Las presiones sobre el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para que vete la candidatura a senador del expresidente Evo Morales se intensificaron hoy, aunque enfrentan la advertencia de que la medida, de concretarse, sería ilegal.

La difusión de nuevas demandas derechistas al TSE para que inhabilite a Morales como candidato, coincidió hoy con la publicación de una encuesta en el diario Página Siete, marcadamente contrario al líder indígena, según la cual 66 por ciento de la población se opone a la postulación de Morales.

Las presiones al TSE, que estudia las impugnaciones contra Morales, se incrementaron con sendos pedidos de los parlamentarios derechistas Óscar Ortiz, uno de los candidatos derrotados por Morales en las elecciones de octubre de 2019, anuladas, y Erik Morón.

Ortiz confirmó que visitó a la corte electoral para demandar que inhabilite lo más pronto posible a Morales para evitar ‘susceptibilidades’ en la población, aparente alusión a las amenazas de protestas de sectores de extrema derecha y regionalistas contra el exmandatario indígena.

El senador alegó que el líder del Movimiento al Socialismo (MAS) no ha cumplido (debido al golpe que lo obligó a renunciar y exliarse) la exigencia legal de residir en Bolivia en los últimos dos años, argumento recurrente y materia de polémica.

Morón, por su parte, demandó que Morales sea inhabilitado electoralmente ‘de por vida’, porque ‘no podemos tolerar una vez más los abusos del MAS’.

Sin embargo una reforma constitucional estableció que el requisito de residencia en el país incluye la residencia intermitente, para los casos de ausencia por determinadas obligaciones, como las que determinaron la salida de Morales del país.

Además, el expresidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, advirtió que el Código Civil establece que hay diferentes tipos de residencia y la exigencia constitucional invocada para vetar a Morales, está relacionada al ejercicio del derecho del sufragio.

‘Por tanto, el único mecanismo eficaz para el control de la residencia es a través del empadronamiento. Si votó en ese lugar durante dos años atrás en un proceso electoral, tiene residencia permanente’, explicó.

Borda agregó que si, pese a ello, el TSE inhabilita a Morales por no residir en Bolivia, el MAS acudirá a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para hacer prevalecer su derecho a elegir y a ser elegido, como le han recomendado sus abogados en Buenos Aires, donde vive exiliado el líder indígena.

Be the first to comment

Deja un comentario