marzo 29, 2020

Bolsonaro, blanco de críticas en carnavales de Brasil y el mundo

Brasilia-. Con su imagen cada vez más en picada, el Gobierno del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro vuelve a ser blanco de duras críticas en los carnavales de Brasil y otras partes del mundo.

Las banderas de cuestionamientos a su política sobre el medioambiente, los pueblos indígenas, el racismo y la censura se yerguen nuevamente de forma figurada, indirecta o a veces explícita, en los fastuosos desfiles de las escuelas de samba o en paseos de bloques de periferias en Río de Janeiro, Sao Paulo y otros estados.

El pronóstico emitido por el sociólogo Tiaraju Pablo al portal Brasil de Fato se confirma.

‘La samba siempre ha desempeñado un papel de impugnación y organización’, afirmó Tiaraju, profesor de la Universidad Federal de São Paulo y fundador del Centro de Estudios Periféricos.

Llamó la atención que la reputada escuela Académicos de Vigário Geral abrió el desfile de la serie A carioca, la división de acceso del carnaval de Río, con una alegoría que representaba al payaso Bozo con la banda presidencial y haciendo gestos con sus manos, similar a los de Bolsonaro.

Con el tema del desfile ‘La historia del vicario’, de Alexandre Costa, Lino Salles, Marcus do Val y Rodrigo Almeida, la academia de la zona norte de Río relató la historia de Brasil marcada por las mentiras de los políticos, ya sea por fake news (noticias falsas) o las promesas de esa clase.

En el sambódromo de Sao Paulo, en el Grupo Especial, el campeón defensor, Mancha Verde, que desfiló el 22 de febrero, hizo críticas directas a Damares Alves, ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, y a Paulo Guedes, titular de Economía.

Mancha Verde llevó a la avenida un ala con la discriminatoria frase de Alves: ‘los chicos visten de azul, las chicas de rosa’.

Un disfraz en una carroza también impactó al público: una mujer vestida de doméstica con las orejas de Mickey Mouse con un enorme pasaporte en la mano, en alusión a la inadecuada declaración de Guedes de que cuando el dólar bajaba, ‘una criada iba a Disney, una maldita fiesta’.

Burlas a los políticos del mismo modo aparecieron en el ala del llamado Bloco Sujo. Los paseantes arropados de marinero, diablo y payaso llevaban carteles con las palabras ‘Educación’, ‘Salud’, ‘Democracia’ y ‘Cultura’.

La afamada escuela de samba Estácio de Sá circuló en Río de Janeiro y de forma indirecta reprochó las políticas de Bolsonaro sobre medioambiente.

La agrupación abrió los desfiles en el carioca sambódromo Marqués de Sapucaí contando la evolución de la actividad minera desde la prehistoria hasta la actualidad y fustigó la destrucción del medio ambiente para extraer minerales.

Dos alegorías, una fantasía de bosque y otra de quema, criticaban la deforestación.

El paso del bloque MinhoQueens por las calles del centro de Sao Paulo arrastró a miles de personas hechizadas por divas de la música pop y gritos de protesta contra Bolsonaro.

Un amante a la mascarada como Yuri Oliveira de Almeida manifestó a Brasil de Fato que, por el actual gobierno, conocido por sus declaraciones homofóbicas, resulta fundamental estar en un bloque en el que uno se siente representado y acogido. ‘Es un espacio para todos y cada uno’, recalcó.

En el 2020, el Bloque de la Diversidad completa 10 años, siendo uno de los pioneros en llevar en banderas las pautas y colores de la lucha LGBT en el estado de Pernambuco (nordeste).

Varios bloques y asociaciones toman masivamente las calles cada año en Recife, capital de Pernambuco, para luchar contra los prejuicios a golpe del ritmo denominado frevo.

Medios periodísticos destacan asimismo que el carnaval de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais (sudeste), se ha mezclado con la política. Prohibidos y desalentados por el ayuntamiento, cientos de cuadras de calles organizan la fiesta como una forma de resistencia y por el derecho al ocio y a la ciudad.

MAS ALLÁ DE FRONTERAS

Junto a los gritos de críticas y protestas en los carnavales de Brasil, el Gobierno de Bolsonaro también resulta vapuleado en los festejos de Alemania, según reflejan medios locales.

El excapitán del Ejército apareció, en forma de escultura, en el carnaval de la ciudad de Colonia, en el centro-oeste de Alemania.

Una de las alegorías de la juerga teutona retrata al gobernante sudamericano como un incendiario.

Aparece identificado con una bandera de Brasil mientras sostiene un fósforo frente a un bosque carbonizado -en referencia a las quemaduras en la Amazonia el año pasado- y las mujeres, vestidas con trajes de carnaval, también se chamuscan.

En la interpretación de los artistas alemanes, Bolsonaro sonríe en medio de la situación perjudicial para el medio ambiente y la población.

Holger Kirsch, responsable del desfile, admitió al periódico germano Kölner Stadt-Anzeiger que esa carroza es su favorita y tiene efectos especiales.

‘Nuestro mundo es más político que nunca, también lo son nuestras carrozas’, dijo Kirsch. La prensa sensacionalista informa que los 26 carros del desfile de Colonia de este año reúnen a 14 políticos.

No es la primera vez que el exmilitar es blanco del humor alemán.

En agosto, Bolsonaro fue ridiculizado en el horario de máxima audiencia en un programa humorístico emitido por la principal cadena de televisión pública de ese país europeo, que criticaba las políticas medioambientales y agrícolas de Bolsonaro y lo llamaba el boçal de Ipanema (el imbécil de Ipanema).

Las sátiras a personalidades políticas mundiales son una característica del carnaval de Colonia. Además de Bolsonaro, también hubo diatribas humorísticas contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Be the first to comment

Deja un comentario