mayo 25, 2020

Candidato confía en sumar más apoyo y ganar presidencia de Bolivia

La Paz-. El candidato presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, confía en ampliar la base de apoyo del partido para consolidar su liderazgo en las encuestas y ganar la elección, cuya fecha está por definirse.

El exministro de Economía respondió con optimismo, en una entrevista con el periódico La Época, a una pregunta sobre de dónde saldrán los votos que le faltan para obtener la victoria, desde su sostenida tendencia ascendente.

‘En primer lugar, tenemos una base dura que se está revitalizando; en (los anulados comicios de) octubre parte de nuestra propia gente y del núcleo duro no votó por el MAS y hoy están volviendo a confiar en nosotros, por lo que esa base será más sólida y numerosa’, explicó.

Además, apuntó Arce, hay una clase media que fue atraída por el discurso de democracia usado por los opositores al presidente Evo Morales y otros factores pero ‘actualmente muchas de esas gentes están decepcionadas al ver lo que ocurre en el país’.

Tal decepción, explicó, se debe al contraste entre las acusaciones de nepotismo contra Morales y el hecho que muchos familiares de la gobernante Jeanine Áñez tienen cargos en el gobierno; y entre las acusaciones de corrupción contra el MAS y la corrupción actual.

Decían que éramos incapaces y este gobierno, en menos de cuatro meses, ha tenido que reemplazar a los gerentes que había nombrado para las estatales Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y Boliviana de Aviación (BOA), lo que demuestra su ineficiencia e ineficacia, sentenció.

Ese sector decepcionado siente también una amenaza económica, pues el régimen actual ha restaurado el neoliberalismo y desde el golpe contra Morales ‘padecemos una profunda crisis económica que se va a acelerar con este problema del coronavirus’, indicó.

El candidato del MAS es considerado artífice de la política económica de Morales, de contenido nacional y social, cuyo éxito es reconocido internacionalmente, pero negado por el régimen de Áñez y la prensa afín.

‘Este gobierno, con su política económica, está destrozando la economía, lo que crea un rechazo de la población que ahora lo pensará dos veces antes de apoyar candidaturas de cantos de sirena que al final no resultaron ser lo que dijeron ser’, añadió.

Anotó además que los sondeos muestran que una gran parte de los votantes aún están indecisos.

Luis Arce ha ocupado el primer lugar en todas las encuestas sobre intención de voto hechas desde diciembre pasado y un análisis que promedia a esas consultas evidenció que mantiene una fuerte tendencia al ascenso y está muy cerca de la meta de ganar la presidencia en la primera vuelta.

Para ello, necesita obtener por lo menos 40 por ciento y una ventaja de 10 puntos sobre el segundo lugar.

Si no lo logra, habrá una segunda vuelta en la que es previsible que su retador sea la reeleccionista Áñez o el exgobernante Carlos Mesa y que los grupos de derecha ahora dispersos sumen fuerzas.

Be the first to comment

Deja un comentario