mayo 27, 2020

Faltan camas para pacientes con COVID-19 y América Latina lucha para compensarlo

La pandemia de COVID-19 avanza en América Latina, donde se debe afrontar uno de los problemas cruciales: ¿hay camas suficientes para todos los pacientes hospitalizados? Algunos países apelan a estadios de fútbol o parques temáticos para ampliar su capacidad, pero el gran obstáculo sigue siendo la falta de unidades de cuidados intensivos.

La pandemia de COVID-19, además de afectar a más de 1 millón de personas alrededor del planeta y provocar decenas de miles de muertes, puso en jaque a los sistemas de salud de gran parte del mundo. La alta capacidad de contagio del virus provocó que, más allá de los efectos en cada infectado, saturara los servicios de terapia intensiva incluso de los países más desarrollados.

Tras las crisis sanitarias desatadas en Italia y España, los países de América Latina comenzaron a prepararse para una explosión de casos que saturara las emergencias médicas y las unidades de terapia intensiva. Ecuador es uno de los primeros países de la región en sufrir este fenómeno, con hospitales colapsados por el contagio del personal de salud y personas que fallecen sin llegar a ser atendidos.

Pero ¿cómo están preparados los sistemas hospitalarios de los países de América Latina para atender la pandemia?

Para comprender esto, es útil repasar los datos de camas hospitalarias cada 1.000 habitantes recopilados por el Banco Mundial. Las cifras arrojan una perspectiva no muy alentadora, mientras el promedio mundial es de 2,7 camas por 1.000 habitantes, la mayoría de los países latinoamericanos no superan las 2.

El país que más se destaca en este campo es Cuba, que cuenta con 5,2 camas cada 1.000 habitantes, un valor no tan lejano al promedio de la Unión Europea, con 5,6. Argentina también está bien posicionada, con 5 camas por millar de habitantes. Puerto Rico y Uruguay siguen en la lista, con 3,3 y 2,8 respectivamente.

Un escalón más abajo aparecen países como Brasil y Chile, ambos con 2,2; Perú con 1,6; México, Colombia y Ecuador con 1,5 y Paraguay y Bolivia con 1,3 y 1,1 respectivamente.

En un nivel más preocupante se encuentran sistemas de salud como el de Venezuela, con 0,8; Honduras y Haití con 0,7 y Guatemala con 0,6.

¿Cuántas camas tiene América Latina para cada mil personas?

  • Argentina 5,0
  • Bolivia 1,1
  • Brasil 2,2
  • Chile 2,2
  • Colombia 1,5
  • Cuba 5,2
  • República Dominicana 1,6
  • Ecuador 1,5
  • El Salvador 1,3
  • Guatemala 0,6
  • Guyana 1,6
  • Haití 0,7
  • Honduras 0,7
  • México 1,5
  • Paraguay 1,3
  • Perú 1,6
  • Puerto Rico 3,3
  • Uruguay 2,8
  • Venezuela 0,8
  • Promedio América Latina y el Caribe 2,2
  • Promedio Mundial 2,7
  • Unión Europea 5,6

¿Cómo afrontar la falta de camas?

A medida que la cantidad de casos de COVID-19 se incrementa, los países comienzan a buscar alternativas no convencionales para atender la falta de camas. Así, son varios los sistemas de salud que debieron apelar a grandes gimnasios, predios deportivos, hoteles o ferias para derivar a los pacientes que, sin necesitar cuidados intensivos, no encuentran lugar dentro de los hospitales.

Argentina ya recurrió varias veces a esa estrategia: el parque temático infantil conocido como ‘La república de los niños’ —ubicado en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires— fue transformado en una suerte de hospital con 115 camas para personas con COVID-19.

En los últimos días también se instalaron hospitales similares en un predio de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), con 120 camas, y uno en el Polo Educativo de Lanús, con hasta 180 plazas. El mayor hospital de campaña es el que montado en el predio de Tecnópolis, otro parque temático relacionado a la ciencia y la tecnología, que podrá albergar hasta 2.500 camas.

Brasil, por su parte, apostó por los estadios de fútbol. El mítico estadio Maracaná, en Rio de Janeiro, será adaptado para albergar 400 camas. Otros estadios importantes de Brasil como el Pacaembú, en Sao Paulo, y el Mané Garrincha, en Brasilia, funcionarán como hospitales para unos 200 pacientes cada uno. Sao Paulo también instaló 1.800 camas hospitalarias en el Sambódromo de Anhembi.

Los datos críticos: cuántas camas de terapia intensiva hay
Un problema incluso mayor que la saturación de camas es la escasez de unidades de cuidados intensivos para tratar a todos los pacientes graves que pueden generarse durante la pandemia. Los sistemas de salud deben prepararse para recibir a nuevos pacientes con cuadros graves que se suman a los problemas habituales que los países latinoamericanos tienen en estos costosos servicios.

En Argentina, por ejemplo, existen unas 160.000 camas de cuidados intensivos, según información de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva recogida por Infobae. El mayor problema radica en que, según los especialistas, el 90% de estas camas se encuentra permanentemente ocupada por pacientes con cuadros delicados diferentes al COVID-19.
La situación también es problemática en México. La Secretaría de Salud de México reportó que el país cuenta con 4.291 camas de terapia intensiva funcionando, cuando el país espera tener que atender a más de 10.000 pacientes graves por coronavirus.

Ecuador, uno de los países más golpeados por la pandemia, hay 1.183 camas de cuidados intensivos, según reportan medios ecuatorianos. Una cifra exigua para el país que ya registró más de 200 muertos por COVID-19.

«Tenemos más UCI (Unidades de Cuidados Intensivos) que Países Bajos», dijo el ministro de Salud de Colombia, Fernando Ruiz, al semanario Semana el último día de marzo. El jerarca celebró que el país sudamericano tiene 17 camas cada 100.000 habitantes cuando el europeo cuenta con 6,4. Sin embargo, Colombia parece un problema similar al de Argentina, dado que —según indicó la Asociación Colombiana de Cuidados Intensivos al mismo medio— el 80% de esas camas está permanentemente ocupadas y «menos del 10% tienen infraestructura biosegura».

Be the first to comment

Deja un comentario