septiembre 21, 2020

Médicos entre la insensibilidad y las chambonadas


Por Esteban Ticona Alejo -.


Los efectos de la coronavirus están en la sociedad, reflejando la cruda realidad que no se trasluce fácilmente en tiempos normales. Hipócrates, que vivió en el siglo V antes de Cristo, escribió cuáles debían ser las obligaciones de los que ejercen la medicina. En el juramento hipocrático destaca el “no llevar otro propósito que el bien y la salud de los enfermos”. Fue la base de la obligación que Hipócrates les hizo hacer a sus discípulos.

Implícitamente, el compromiso hipocrático está en contra de la eutanasia.

¿Cuál es la conducta de los médicos que juraron a los principios de Hipócrates? Algunos cumplen ese mandado de defender la vida; pero creo una gran mayoría han quedado atrapados en la mercantilización de la salud. Después de oír algunas declaraciones de nuestros médicos, que fungen como autoridades del Estado, uno ha quedado horrorizado y hasta impaciente por saber de la actitud tomada e incluso la duda de la formación profesional que recibieron.

¿Qué declaró el exministro de Salud Aníbal Cruz? “Yo calculo 900 pacientes para los próximos siete días y para el próximo mes, en 30 días, nueve mil pacientes. En cuatro meses calculo 48 mil pacientes y si hablamos de la tabla de decesos, en 30 días tendríamos 720 fallecidos, de acuerdo al porcentaje que estamos manejando; lo que quiere decir que en los próximos cuatro meses tendríamos tres mil 840 fallecidos”.

¿Cómo interpretamos esta desafortunada declaración? La lógica de una autoridad de Estado de salud pasa por números, cálculos y proyecciones estadísticas. ¿En qué quedo el ser humano? La gente de carne y hueso ha sido simplificada en meros números y cálculos. ¿Será común en estudios de la pandemia utilizar puros cálculos que prácticamente insensibilizan al ser humano? ¿Para los médicos somos nomás números y cifras, además de montos en dinero? O ¿sencillamente es una apología a la muerte?

El actual ministro de Salud, Marcelo Navajas, expresó: “Desde el primer día en mis declaraciones ustedes han recibido la verdad sobre la pandemia y lo que va a suceder. El momento que esta pandemia empiece a bajar es cuando el 60% o más de la población esté contaminada, a partir del 80%, 70%, vamos a decir que la hemos ganado; y lamentablemente en ese combate y durante ese tiempo, vamos a tener muchos fallecidos y vamos a tener todavía más fallecidos…”.

¿Como desciframos? Muy similar a la primera declaración, y al decir “lo que va a suceder” nos lleva a pensar que más que una interpretación del especialista de medicina, es la versión de un profeta, de un futurista. Los más grave, decir que cuando el 60% o más de la población se contamine vamos a derrotar al Covid-19. Esta explicación denota la total insensibilidad y nos lleva a muchas otras interrogaciones, como si la solución es contagiarse el 60% o más de la población, entonces ¿para qué estamos en cuarentena? En la lógica simplista del Ministro, al contagiarnos hasta llegar al 60 % y más se acabaría la infección. Incluso, en ese mismo razonamiento, así ganaríamos el tiempo y no estaríamos tantos días encerrados. ¿Para qué tanto gasto y despilfarro de dinero si la solución es contagiarnos? ¿Para qué equipar hospitales, contratar más médicos y personal de salud si la solución es llegar hasta el 60% o más? Urge saber si en algún momento funcionó esa lógica de que para detener una pandemia haya que contagiarse hasta el 60 % o más. porque eso autogenera la cura.

El exministro de Salud, Aníbal Cruz, y el titular actual, Marcelo Navajas, ¿implícitamente apuestan por la eutanasia colectiva con el Covid-19? Pareciera que existe un deseo para que muera más gente, porque así son los resultados de sus cálculos.


  • Sociólogo y antropólogo aymara boliviano

Be the first to comment

Deja un comentario