diciembre 3, 2020

El periodismo en la etapa del Covid-19


Por Esteban Ticona Alejo -.


En estos días de cuarentena obligada, estamos casi forzados a buscar buena información sobre lo que sucede con la proliferación de la pandemia del coronavirus en el país y el mundo. El trabajo informativo es vital en estas circunstancias especiales. ¿El periodismo boliviano está preparado para afrontar una emergencia como la del Covid-19? Hay una enorme cantidad de información, incluyendo a las redes sociales. Pero esa cuantía de información es sumamente discutible porque no todo tiene asidero y buena parte es meramente repetitiva y especulativa. Algunos medios escritos y unos cuantos canales de televisión se han esforzado en brindar mayor credibilidad en la información. Ponderamos a algunos/as periodistas de la calle, que prácticamente se han convertido en corresponsales de guerra. El brindar fuentes directas desde el lugar de los hechos es sumamente importante y riesgoso, pero permite ver qué sucede para que cada quien saque sus propias conclusiones.

En los medios televisivos se han dedicado a que sus periodistas brinden información desde sus casas, ¿qué puede informar un comunicador desde su hogar? ¿Presentarnos a su familia? Lo que han hecho es repetir lo que ha pasado en alguna región del país. A nivel técnico, esos despachos desde las casas son realmente defectuosos, pues se habla con mucho eco y con imágenes borrosos, en fin. ¿Los dueños de los canales obligan a que se haga despacho desde la casa? ¿Todo con el afán de que tienen que estar activos y trabajando? ¿No será mejor informar con despachos desde las calles? Posiblemente esta última decisión sea difícil hacerlo porque todos nos cuidamos, pero ¿acaso no estamos en tiempos de guerra bacteriana? No sé si en las carreras de comunicación se enseña cómo desenvolverse en circunstancias especiales, sino se hace, sería bueno ya cómo abordarla.

Toda la banalidad periodística ha quedado algunos días arrinconada, aunque no deja manifestarse en los programas de cocina en los que se insiste comer chatarramente, pero no se dice nada, en el tiempo que vivimos, cómo alimentarnos mejor. Creo que sería exitoso y sobre todo educativo si algún medio de comunicación se lance a enseñar-educar de qué deberíamos comer de aquí hacia adelante, para tener mejores defensas en nuestro organismo. Siempre se va a lo fácil, como lavarse las manos, entre otros. Aunque es necesario, pero muy circunstancial

En esta etapa de Covid-19 constatamos que no existe un periodismo educativo. Por lógica, el Canal Universitario debería cumplir ese rol, pero es solo repetidor de viejos moldes de comunicación y conservadurismo. Tampoco existe un periodismo analítico y crítico, el canal oficial todo el tiempo se autoalaba de cosas que no pasan en la realidad. En los conflictos del año pasado varios comunicadores decían que hacían periodismo de vanguardia, ¿dónde está ese vanguardismo en tiempos del Covid-19?

Otra área del periodismo que desapareció por su inocuidad es el deportivo, ¿qué van a informar de aquellas prácticas deportivas donde se gana mucho dinero y de la que el comunicador deportivo siempre ha usufructuado y hoy no es importante?

Ni qué decir de los programas de analistas políticos, que también intentan reciclarse en análisis de salud; estos sofistas de este tiempo han quedado arrinconados por la velocidad del virus.

Oímos hablar de “científicos”. De que son los grandes asesores contra el Covid-19. ¿Será que asesoran? No escuché ningún programa periodístico con los científicos. Lo que si hemos escuchado es que un embajador-científico boliviano estaría involucrado en el sobreprecio de la compra de los 170 respiradores. Vaya qué ejemplo de “científico” tenemos. Uka ch’imi laq’u usuxa wali mirtañ muni, laka tapantasiñamawa, ampara jariqasiñamawa sasaw uruy arumas parlistu. Suma manq’añasawa, ukampixa ch’urkatañaniwa uka laq’u ch’mi usuruxa.


 * Sociólogo y antropólogo aymara boliviano

 

Be the first to comment

Deja un comentario