septiembre 18, 2020

Racismo


Por Soledad Buendía Herdoíza-.


El prejuicio, la discriminación racial y étnica, el nuevo racismo, son parte del problema raíz que erosiona las normas éticas, morales y humanitarias que deben existir en el entramado social, para lograr el necesario equilibrio que demanda la sana convivencia. A lo largo de la historia, la evolución hacia un mejor entendimiento en el sentido práctico de la materia que ocupa al relacionamiento humano, no ha mostrado variantes significativas que hagan prever un futuro esperanzador y promisorio.

Educados para un mundo sostenido en base a valores económicos, con neto corte mercantilista y pocos afectos, al contenido emocional de la solidaridad y la empatía, los seres humanos nacemos, crecemos, nos educamos y nos desarrollamos en un mundo racista por excelencia.

Ahorrémonos la historia rica en ejemplos de la virulencia con la que siempre se manejó el racismo. Dejemos de lado los conceptos filosóficos y psicológicos que llevan a la práctica recurrente que asola a la humanidad desde su nacimiento.

El racismo está estrechamente ligado al ejercicio del poder, con el cual se retroalimenta el poderoso, constatando su fortaleza, en el sometimiento del desvalido, es por así decirlo la exacerbación de la violencia ejercida por el poder, en su mayor expresión.

Desde siempre los sometidos, esclavizados, vilipendiados, maltratados en extremo, fueron los «diferentes».
El ser diferentes no significa ser inferiores. Por el contrario, significa una oportunidad de demostrar que «esas» diferencias, cuando de desarrollar la empatía se trata, nos exigen ser más sabios en la contemplación y valoración de nuestros semejantes.

Hoy el mundo y nuestras sociedades ven cómo los enfrentamientos por el color de la piel no se han detenido con el devenir de la historia, cómo se ejerce la violencia contra los “diferentes”, pero también cómo mareas humanas recorren las calles, plazas y ciudades para decir ¡basta!

* Asambleísta por la Provincia de Pichincha de la Asamblea Nacional del Ecuador

Be the first to comment

Deja un comentario