septiembre 22, 2020

La educación piedra angular de la expansión de las libertades de los individuos


Por Soledad Buendía Herdoíza -.


Como en la región Latinoamérica Ecuador experimentó una expansión importante en la tasa bruta de matriculación en educación superior entre 2000 y 2015, el sistema se caracterizaba por la mercantilización, la diversificación de la oferta educativa, la baja calidad y el acceso desigual por parte de los sectores más desfavorecidos de la población.

A partir del 2007 se asume la educación superior como una prioridad central en el cambio de la sociedad ecuatoriana, se establece un nuevo pacto social con la Constitución del 2008, que rompe y plantea un cambio en la matriz cognitiva. Un sistema de educación superior basado en la gratuidad, la calidad y en la recuperación del carácter público de este.

Art. 356.- “La educación superior pública será gratuita hasta el tercer nivel. El ingreso a las instituciones públicas de educación superior se regulará a través de un sistema de nivelación y admisión, definido en la ley. La gratuidad se vinculará a la responsabilidad académica de los estudiantes. Con independencia de su carácter público o particular, se garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso, en la permanencia, en la movilidad y en el egreso…”. (Constitución 2008).

La construcción de un nuevo orden social requería la recuperación del bien educación superior para garantizar un impacto positivo de este. La reconstrucción de las universidades como actores fundamentales en la sociedad, su democratización con la inclusión del cogobierno estudiantil y la erradicación de prácticas patriarcales en el entorno universitario fueron algunos de los ejes que se desarrollaron en la Ley Orgánica de Educación superior vigente desde el 2010.

Esta norma define los principios, garantiza el derecho a la educación superior de calidad, al acceso universal e igualdad de oportunidades, permanencia, movilidad y egreso sin discriminación alguna como lo señala su artículo 2. (Loes 2010). El sistema de evaluación y acreditación permitió la depuración de las instituciones de educación superior para garantizar su calidad. “La educación es la piedra angular de la expansión de las libertades de los individuos, pero también es el mecanismo más eficaz para construir una sociedad de ciudadanos igualmente libres”. (Ramírez 2016).

Hoy la realidad de la educación superior en Ecuador es desesperanzadora, el desmantelamiento del sistema es parte de la política implementada por el ejecutivo, la sistemática reducción presupuestaria de los centros académicos inició en 2017 y se ha profundizado en 2020, afectando la oferta académica, obligando a despidos masivos e impidiendo la posibilidad de profundizar la investigación científica como herramienta fundamental para el desarrollo de la sociedad ecuatoriana. Los retrocesos son evidentes.

Be the first to comment

Deja un comentario