agosto 11, 2020

Marta Montiel ha fallecido: ¡Hasta la Victoria Siempre!

“Es demasiado amor para olvidarte y demasiada fuerza para dejar de buscarte y lograr que algún día tus sueños de valiente guerrero, se hagan realidad”,  Marta Montiel Oyarzun


La compañera Marta Lorena Montiel Oyarzun ha fallecido en La Paz Bolivia, el pasado 25 de julio. La compañera Marta fue hija del revolucionario y guerrillero internacionalista Tirso Montiel, de origen chilote, quien militó en el Partido Socialista y luego en el Ejército de Liberación Nacional, ELN (junto con la compañera Tati Allende). Tirso había sido oficial de Carabineros, renunció a esta institución para sumarse totalmente a la lucha por el socialismo, asumiendo de inmediato el desarrollo del trabajo militar, área para la cual tenía mayor experticia y un brillante talento. Una de sus primeras tareas fue como combatiente internacionalista en la guerra de liberación argelina.

Luego de la experiencia en Argel, junto con grupos de internacionalistas provenientes de diferentes países, se traslada a Bolivia para dar continuidad al proyecto guerrillero abierto por el Comandante Guevara años antes. De esa manera, en ese camino, encuentra la muerte. Hasta el día hoy no se esclarecen ni las condiciones de su asesinato, como tampoco han sido identificado los responsables del crimen de forma clara.

La compañera Marta asume tempranamente la militancia revolucionaria contra la dictadura de Pinochet, lo hace desde las filas del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR. Fue una activa militante mirista en la clandestinidad hasta su detención en 1989 (cumplió 1 año de presidio). Fue brutalmente torturada, pues no solo era revolucionaria, mujer y militante del MIR, sino además hija de un ex-oficial de Carabineros que se había “pasado” al campo de la revolución y el socialismo. La tortura contra Marta fue brutal, fueron necesarios más de 2 años de recuperación para poder volver a caminar de la forma que lo hacía antes.

Como siempre lo dijo, su principal motivación para volver a caminar era viajara a Bolivia para buscar justicia por su padre. Y así fue. En 1994, apenas se había recuperado de las torturas, partió a Bolivia con un objetivo claro: encontrar los restos de sus padre y hacer justicia por todos los combatientes del ELN que se encuentran hasta el día de hoy desparecidos. Dedicó los últimos años a su vida a esa empresa de justicia, convirtiéndose en una de las más importantes referencias públicas en Bolivia en materia de lucha contra las violaciones de derechos humanos que transcurriendo durante la dictadura militar boliviana.

Su ímpetu por justicia unida a una voluntad revolucionaria inquebrantable, la llevo a organizar innumerables expediciones en los montañas bolivianas para recabar informaciones y buscar pistas que pudieran abrir el camino de la justicia. Muchos de los antecedentes recogidos por ella, testimonios, informaciones y pruebas han sido utilizadas en los pocos juicios que se han concretado contra los militares golpistas, torturadores y genocidas bolivianos. Su aporte a la justicia histórica es incalculable.

La compañera Marta jamás abandonó sus ideas de un mundo mejor. Y así fue que murió como vivió: como una verdadera revolucionaria.

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

Izquierda Guevarista de Chile


Recomendamos:

– Entrevista a Marta: https://www.youtube.com/watch?v=VatX0MKzc7Y&feature=youtu.be

– Sobre Tirso Montiel: https://www.re-vuelta.cl/2018/08/26/tirso-montiel-pablo-en-la-guerrilla-guevarista/

Be the first to comment

Deja un comentario