julio 30, 2021

Caso respiradores chinos: Viceministro de Transparencia no es transparente

Guido Melgar se enreda en sus explicaciones por justificar el sobreprecio y sus datos no cuadran
Pese a los intentos de justificar el pago de más del doble del precio por 324 respiradores adquiridos en la república de China del viceministro de Transparencia, la documentación obtenida respalda la existencia de un nuevo mega escádalo en plena crisis sanitaria. Los respiradores chinos costaron $us 12.963, incluido transporte, el gobierno pagó $us 35.000, según se desprende de información proporcionada por los propios proveedores.

El viceministro de Transparencia, Guido Melgar, dijo este jueves 27 que cada equipo costó 18.500 dólares; sin embargo, dicho costo difiere totalmente del costo exhibido en la documentación obtenida de los proveedores.

Melgar trató de justificar por qué los equipos terminaron costando 35.000 dólares, señalando que aparte hubo que comprar “trampas de agua, estabilizadores, conectores de oxígeno, abrasadores, filtro, círculo, etc.”. De acuerdo al boletín de la propia empresa china, que exhibe fotos de los equipos enviados a Bolivia, éstos muestran todos los accesorios, incluidos los conectores de oxígeno, filtros, etc.

Melgar también afirmó que los gastos de emisión y mantenimiento de la boleta, transferencia internacional, pago del IVA, impuesto a las transacciones e impuesto a las utilidades, además de los honorarios de la agencia aduanera sumaron 7.528 dólares por equipo. Solo entre IVA e IT se pagaron 6.432 dólares, afirmó Melgar. Por disposiciones del propio gobierno ante la emergencia sanitaria las importaciones de insumos y equipos sanitarios estan excentos del pago de tributos de internación al país, por lo cual la declaración del viceministro no sería transparente.

La otra falsedad expresada por el viceministro es la referida al pago de los impuestos al valor agregado y a las transacciones que, de acuerdo a la norma vigente, son del 13% (IVA) y 3% (IT), es decir entre ambos suman el 16%. Considerando el monto que señaló el funcionario gubernamental de 18.500 dólares casi 6 mil dólares más que el que señalan los vendedores, el pago de ambos impuestos no debió ser mayor a los 3 mil dólares y en ningún caso debiera llegar a los 6400 dólares que informó Melgar. Con ese monto se habría pagado un impuesto cercano al 35 por ciento, lo cual es imposible que suceda.

Otra dato falso dado por la autoridad para justificar los 35.000 dólares por unidad, es que el transporte habría tenido un costo de 1.800 dólares. Empero, la documentación de exportación de China señala que el precio de 12.963 incluye el transporte.

Son cuando menos tres explicaciones falsas las que dio el viceministro encargado de controlar las transparencia en las actividades del estado, pretendiendo justificar el denunciado sobre precio en esta compra que permaneció en reserva durante más de tres meses entre las autoridades gubernamentales.

Los documentos de exportación de los 324 respiradores chinos que compró el gobierno boliviano establecen que el precio total, incluido el transporte, fue de 12.963 dólares por unidad. El gobierno, a través de una empresa intermediaria española, pagó el triple, 35.000 dólares por cada uno. Esto significa que se pagó un sobreprecio total de 7,1 millones de dólares, al haber adquirido los 324 respiradores a un costo de 11,3 millones de dólares.
Esta compra de respiradores chinos es la segunda que realiza el gobierno con similares observaciones. La primera fue la adquisición de equipos similares pero de fabricación española. No solo se presentan indicios, sino evidencias de acciones irregulares y nada transparentes, que llevaron al viceministro de Transparencia, Guido Melgar, quien al tratar de explicar el sobreprecio solo incurrió en mayores imprecisiones y en dar informaciones falsas.

En ambos casos de compra de respiradores, sin ninguna explicación hasta ahora, las autoridades hicieron lo mismo y en lugar de hacer una importación directa, contrataron a empresas intermediarias españolas, que subieron los precios, en un caso cuatro veces (IME Consulting) y en el otro, tres (Grupo AGEM).

Los respiradores chinos, aparte del sobreprecio, presentan fallas, como señalamos hace unos días en estas mismas páginas. En ocho de los nueve departamentos del país estos aparatos registraron desperfectos, habiemdo sido retirados del servicio por los responsables de los centros hospitalarios.

De forma sorpresiva, a horas de hacerse pública esta nueva denuncia de sobreprecio y pese a que las autoridades de salud y transparencia negaran tal situación, el director de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM) Hernan Pereira, personaje de mucha confianza del candidato del candidato a la vicepresidencia oficialista Samuel Doria Medina, presentó renuncia a su cargo, atribuyendo su determinación a la existencia de presiones, aunque no ofreció detalles de esta situación. Por otra parte, en las últimas horas se conoció que el ex ministro de Salud, Anibal Cruz, quien suscribió el contrato de compra de los respiradores chinos, habría abandondo el país con destino al Brasil. Esta última información no ha podido ser oficialmente confimada.

Be the first to comment

Deja un comentario