octubre 22, 2020

Áñez otorga 100 millones de dólares a empresarios cruceños de un préstamo del BID destinado a la lucha contra el Covid-19

Cien millones de dólares de un crédito no reembolsable proveniente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), destinado a encarar los problemas originados por la pandemia, fueron transferidos al sector agropecuario cruceño “para capacitaciones de mano de obra agropecuaria”, informó la estatal Agencia Boliviana de Información (ABI).

El gobierno transitorio de Jeanine Áñez otorgó el crédito a la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), asociación que reúne a los agroindustriales cruceños, a fondo perdido con la finalidad de reponer las pérdidas causadas por los bloqueos de caminos suscitados la primera quincena del mes de agosto en demanda de la realización de elecciones.

El 19 de junio de 2020 el BID aprobó un crédito de 450 millones de dólares para “enfrentar los efectos del Covid en Bolivia” y precisa que el objetivo de esos recursos es para “contribuir a asegurar niveles mínimos de calidad de vida de las personas vulnerables frente a la crisis causada por el Covid-19, en el periodo inmediato y durante la recuperación”.

La CAO cuenta con cerca de 70 mil afiliados y es parte fundamental del Comité Cívico Pro Santa Cruz, el cual ha sido presidido en diferentes oportunidades por dirigentes del agro cruceño, entre ellos el actual ministro de Planificación del Desarrollo, Branko Marinkovic, cuya cartera logró en tiempo record (menos de 48 horas) la aprobación de la transferencia de esos recursos.

El 16 de agosto pasado, un día después de que se levantaran los bloqueos, el vicepresidente de la CAO, Óscar Mario Justiniano, cuantificó en 100 millones de dólares las pérdidas por las movilizaciones en el país, señalando que los sectores lechero, avícola y porcino son los más afectados; similar discurso con el que se paseó por varios medios de prensa el presidente de esa entidad, Reinaldo Díaz.

El Gobierno atribuyó a las movilizaciones de organizaciones sociales que lograron confirmar la fecha de las elecciones para el 18 de octubre, como la causa no solo de daños en las economía de ciertos sectores, sino como responsables de la muerte de unas 40 personas afectadas por el Covid-19, quienes no habrían podido recibir el oxígeno que según las autoridades fue detenido en las carreteras.

Los dirigentes de la movilización, encabezados por la Central Obrera Boliviana (COB), rechazaron estas acusaciones, indicando que el problema de la falta de oxígeno data de más de tres meses atrás y que en ningún momento los transportes de oxígeno, insumos médicos y ambulancias fueron retenidos a causa de la protesta, habiéndoles otorgado todas las garantías para el desarrollo de su labor.

Asimismo, los dirigentes que han sido amenazados por el Gobierno con procesos penales, recordaron que entre octubre y noviembre del pasado año, el país sufrió bloqueos y movilizaciones cívicas y empresariales durante 21 días, pero que no existen responsables procesados por esas actividades ni tampoco se ha mencionado el daño económico ocasionado con los bloqueos y paros que derivaron en el golpe de Estado de noviembre.

El 18 de agosto se hizo la transferencia y el ministro Marinkovic, quien en su condición de dirigente cívico y empresarial fue acusado hace una década por sedición y terrorismo, explicó la medida, señalando que es “un convenio interinstitucional que se tiene con el BID, que autoriza que el préstamo se pase a la CAO”.

A pesar de que en el portal de la CAO (cao.org.bo) se precisa que es una institución sin fines de lucro, sorprende que pueda acceder a recursos estatales con trámites muy rápidos, en plena crisis económica agudizada por la corrupción gubernamental y los efectos de la pandemia, en tanto otros sectores como el de salud o educación, que son obligaciones fundamentales del Estado, se encuentren al borde del colapso.

Los agroindustriuales del Oriente fueron, entre otros grupos empresariales, parte de la planificación y ejecución del golpe de Estado que llevó a Añez a la presidencia transitoria.

Be the first to comment

Deja un comentario