octubre 22, 2020

Golpistas en Bolivia se atribuyen obras del gobierno de Morales

La Habana-. El proceso de cambio impulsado por el expresidente Evo Morales en Bolivia hizo realidad la entrega de cientos de obras sociales que actualmente el gobierno de facto se atribuye para hacer campaña electoral.

La crisis sanitaria provocada por la Covid-19, con un saldo de más de 120 mil contagios y siete mil muertes, colapsó el sistema sanitario del país por el mal manejo de la administración de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, quien inauguró varios hospitales construidos por Morales.

Instalaciones equipadas con tecnología moderna en la ciudad de El Alto y los departamentos de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba forman parte de ese engaño de Áñez, cuyo gobierno no ha construido obras para beneficio del pueblo.

Pese a las críticas de las nuevas autoridades al líder aymara, resulta imposible esconder a la opinión pública los centros médicos de varios niveles de atención inaugurados durante 14 años de su gobierno y así lo han denunciado en las redes sociales.

A esos cuestionamientos se sumó la inauguración el 4 de septiembre pasado de la ‘Fibra Óptica Soberana al Pacífico’, una iniciativa del Gabinete Binacional Bolivia-Perú realizado en noviembre de 2016 y ratificado en la tercera cita de ese tipo en septiembre de 2017.

El gobierno peruano se comprometió a facilitarle a la nación andino-amazónica el acceso a la red de fibra óptica del Pacífico, con el objetivo de mejorar su conectividad, abaratar los costos del servicio y posibilitar un ahorro de 12 millones de dólares en gastos de operaciones.

En septiembre de 2017, el entonces ministro boliviano de Obras Públicas, Milton Claros, informó que la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) invertiría 60 millones de dólares para participar como empresa privada y proveer servicios en el sur peruano.

La fibra óptica de unos 20 mil 430 kilómetros, que salen por la comunidad fronteriza de Desaguadero, pasan por Ilo hasta Lurín (Perú), articula a las nueve capitales departamentales y algunas ciudades intermedias, y permitirá el envío de mayor cantidad de datos a larga distancia con velocidades similares a las de la radio, según datos oficiales.

Un total de 12 mil 433 km son de distribución de servicios y siete mil 997 km de acceso a conexión a internet.

El gerente general de Entel, Eddy Luis Franco, declaró a la Agencia Boliviana de Información que el costo promedio en Bolivia por gigabyte es superior a los cinco dólares, considerado uno de los más altos en la región.

Por otra parte, múltiples expectativas generó la inauguración de ese proyecto por una posible disminución de los costos que debía anunciar la mandataria de facto, pero nuevamente se concentró en atacar al expresidente boliviano y desacreditar su gestión.

Asimismo, hizo suyo ese paso de Bolivia al mundo digital avanzado. Pese a esas declaraciones, Evo Morales reivindicó la fibra óptica como una iniciativa de su Gobierno (2006-2019) y demandó la gratuidad de los servicios de telecomunicaciones, telefonía móvil e internet para los estudiantes por la disminución de costos.

Morales en su cuenta de Twitter recordó que esos servicios fueron declarados ‘básicos y que deben ser gratuitos para los estudiantes’.

El candidato a la presidencia por el Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), Luis Arce, también destacó en sus redes sociales la iniciativa como parte de los proyectos impulsados durante el proceso de cambio y criticó al gobierno de facto por atribuirse esos logros.

‘El gobierno de facto hace campaña con la buena gestión que hizo el MAS-IPSP durante años. No tienen ética ni moral’, denunció Arce.

INVERSIONES MILLONARIAS ENCAMINADAS A LAS COMUNICACIONES

El proceso de cambio impulsado por el primer presidente indígena de Bolivia incrementó a 350 millones de dólares las inversiones en el sector de las comunicaciones en 2019 para consolidarlo como un derecho del pueblo.

La operadora de telecomunicaciones estatal en manos de empresarios italianos antes de 2006, generaba 70 millones de dólares en utilidades que se iban del país y muy poco quedaba para nuevas inversiones.

Sin embargo, con la nacionalización, las divisas generadas por Entel quedan en Bolivia. En 2018 registró cerca de 150 millones de dólares que fueron redistribuidos en la ejecución de programas sociales, según cifras del gobierno de Evo Morales.

El derecho a las comunicaciones está definido en la Agenda del Bicentenario, programa de gobierno del MAS-IPSP que obtuvo la mayoría de los votos en las elecciones generales del 20 de octubre pasado y que mantiene como carta de triunfo ese partido político para ganar en las urnas nuevamente el 18 de octubre próximo.

Bolivia registraba un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de ocho mil 784 millones de dólares en 2005, cifra que se incrementó a 40,5 mil millones gracias a la implementación del modelo impulsado por el expresidente Evo Morales.

Esta y otras cifras respaldan el principio de trabajar por y para el pueblo defendido por Morales durante 14 años y que hoy las autoridades de facto utilizan para sumar votos en ausencia de iniciativas propias.

Pero Bolivia tiene memoria y conoce las consecuencias de las privatizaciones y del neoliberalismo, de ahí que se levante en defensa de sus derechos reivindicados durante el proceso de cambio.

Be the first to comment

Deja un comentario