septiembre 22, 2020

Facebook no actuó para frenar campañas dedicadas a manipular elecciones en Bolivia

Pese a tener conocimiento de acciones de manipulación informativa en Bolivia a través de Facebook, la transnacional no realizó ninguna acción para poner fin a esa situación, decidiendo no priorizarla “dada la cantidad de trabajo que tenía”, dejando que esas campañas se mantuvieran en desmedro de la transparencia y legalidad.

Un informe conocido recientemente pone en entredicho el papel que han jugado las redes sociales, en particular Facebook, en la desestabilización de gobiernos y en la manipulación informativa en procesos electorales y políticos, documento elaborado por la analista de esa empresa Sophie Zhang, a tiempo de dejar la empresa.

Facebook ignoró o no actuó con suficiente rapidez frente a diferentes campañas llevadas adelante en la red social con el objetivo de manipular elecciones y otros procesos políticos, de acuerdo al informe. “También encontró actividad falsa en Bolivia y Ecuador pero decidió no priorizarla dada la cantidad de trabajo que tenía”, sostiene el documento. En aquel momento, Facebook priorizó los temas referidos a Estados Unidos y Europa.

El informe describe casos en los que Estados nacionales y líderes políticos “llevaron a cabo abusos a gran escala para engañar a sus propios ciudadanos”. “Sé que tengo sangre en mis manos”, expresó Sophie Zhang.

Se trata de un documento interno de Facebook, de 6.600 páginas, citado por Buzzfeed News (un sitio web de noticias norteamericano), que revela la falta de acción de la compañía sobre numerosos actos concretos. Detrás de este se encuentra Sophie Zhang, una científica de datos que trabajaba en el equipo de integridad de la compañía lidiando con cuentas falsas que buscaban influir en elecciones y fue despedida recientemente.

“Sé que tengo sangre en mis manos”, sentenció Zhang en un pasaje de la carta, al describir las consecuencias concretas de las campañas llevadas a cabo con impunidad dentro de la red social.

“En los tres años que pasé en Facebook, encontré múltiples y evidentes intentos de gobiernos nacionales de abusar de nuestra plataforma a gran escala para engañar a sus propios ciudadanos, generando noticias de impacto internacional en múltiples ocasiones”, indicó Zhang en un párrafo del documento.

“He tomado personalmente decisiones que afectaron presidentes sin que nadie me supervisara”, agregó. Y dijo que tener ese poder, pese a ser una empleada de rango medio, terminó afectando su salud: aseguró que la falta de apoyo institucional y los potenciales efectos de sus acciones o falta de ellas la llevaron a dejar de poder dormir y también a sentirse responsable de conflictos sociales que tuvieron lugar en países que decidió no priorizar.

“Había tantos comportamientos violatorios de las normas alrededor del mundo que terminó recayendo en mí la responsabilidad de determinar qué casos continuar investigando”, confesó.

Zhang indicó que, no obstante sus conclusiones, los altos mandos de Facebook exhibían poco interés en proteger los procesos democráticos en países pequeños. En esa línea, describió cómo priorizaron a los Estados Unidos y Europa Occidental, y cómo solo actuaron con respecto a otras regiones luego de que reiterara sus advertencias en los foros públicos de la aplicación de mensajería interna de la compañía, Workplace.

Entre los casos que mencionó se encuentra el uso de cuentas falsas para alterar de manera artificial la imagen de gobiernos y partidos políticos en Honduras y Azerbaiyán. Y campañas coordinadas de distintos tamaños que buscaban impulsar o dañar candidatos o elecciones en países como India, Ucrania, España, Brasil, Estados Unidos, Bolivia y Ecuador.

Zhang explicó que decidió no publicar el documento por dos motivos: 1) Por el temor a que afectara los esfuerzos de Facebook para prepararse para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que tendrán lugar el próximo 3 de noviembre; y 2) Por miedo a poner en peligro su propia seguridad: “Entiendo que me pusieron en un lugar imposible: atrapada entre mi lealtad a la compañía y mi lealtad al mundo entero”.

Buzzfeed explicó que decidió publicar los elementos del documento que no contuvieran información personal de Zhang y que consideran de un “claro interés público”.

El sitio enumera las siguientes revelaciones contenidas en el memo:

  • “Facebook tardó nueve meses en actuar sobre una campaña coordinada que usó miles de activos no auténticos (cuentas falsas) para mejorar la imagen del presidente hondureño Juan Orlando Hernández y engañar al pueblo hondureño. Dos semanas después de que la red social lo hiciera, quienes llevaron a cabo la primera campaña volvieron. Ello llevó a Zhang a realizar una suerte de persecución de quienes están detrás de las cuentas falsas, que todavía están activas”.
  • “En Azerbaiyán, Zhang descubrió que el oficialismo había ‘usado miles de cuentas falsas para acosar masivamente a la oposición’. Facebook comenzó a investigar el hecho un año después de que Zhang lo reportara. La investigación todavía continúa”.
  • “Zhang y sus colegas removieron 10 millones y medio de reacciones y fans falsos de las cuentas de políticos de alto perfil en Brasil y los Estados Unidos durante las elecciones de 2018′”.
  • “En febrero de 2019, un investigador de la OTAN informó a Facebook que había identificado cuentas falsas provenientes de Rusia y concernientes a una figura de alto perfil político de los Estados Unidos. Facebook no había logrado identificar la actividad y se apuró a reaccionar antes de que el investigador informara al Congreso (de EEUU) al día siguiente. Zhang removió la actividad ‘apagando el incendio inminente’”.
  • “En Ucrania, Zhang ‘encontró actividades de cuentas falsas’ que apoyaban tanto a la ex primer ministra Yulia Tymoshenko, partidaria de estrechar lazos con Europa, y a Volodymyr Groysman, también ex primer ministro y aliado del ex presidente, Petro Poroshenko”.
  • “También encontró actividad falsa en Bolivia y Ecuador pero decidió no priorizarla dada la cantidad de trabajo que tenía”.
  • “Luego de determinar la existencia de un intento de manipulación coordinada hacia la cuenta de Facebook del ministerio de Salud español durante la pandemia de Covid-19, ayudó a encontrar y remover 672.000 cuentas falsas que actuaban de manera similar sobre otros objetivos a nivel global, incluyendo los Estados Unidos».
  • “En India, trabajó para remover ‘una sofisticada red política de más de 1.000 actores que trabajaban para influir en las elecciones que tendrían lugar en Nueva Delhi’”.
  • Zhang explicó que cuando llevó sus preocupaciones a sus superiores y pidió que se dedicaran más recursos a contrarrestar actividades maliciosas relacionadas a procesos políticos, la respuesta fue negativa: “Los recursos humanos son limitados”, le dijeron.

En contraste, expresó, los mayores esfuerzos están dedicados a priorizar su imagen pública. “Es un secreto a voces que las decisiones a corto plazo de Facebook están motivadas por la potencial atención negativa” que pueda recibir, dijo. En esa línea, recordó que cuando se le ordenó dejar de enfocarse en el área cívica, “me advirtieron que Facebook no continuaría necesitando mis servicios si me rehusaba”.

No obstante, la falta de acciones de la red social para contrarrestar los contenidos de odio –no limitados al ámbito político– igualmente ha afectado a la compañía. En julio, más de mil empresas –incluyendo numerosas multinacionales– dejaron de pagar por anuncios en la red social por ese preciso motivo. Un reporte de The New York Times sobre el boicot indicó que si bien la decisión no generó importantes problemas financieros, sí afectó la imagen de la compañía.

Zhang fue despedida de Facebook en a inicios de este mes. Dijo que ofreció permanecer como voluntaria hasta las elecciones presidenciales de Estados Unidos, pero su oferta fue rechazada. Publicó el documento en su último día de trabajo y urgió a sus ahora excolegas a no abandonar la compañía y buscar a otros con las mismas convicciones para “arreglarla desde dentro”.

En un intento de aplacar las críticas sobre su inacción ante la manipulación política y electoral, Facebook anunció a principios de septiembre que prohibirá la publicación de todos los anuncios y mensajes políticos nuevos en sus páginas, una semana antes de la celebración de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. También indicó que llevará a cabo otras medidas “para reducir el riesgo de desinformación, como la limitación del reenvío de mensajes a través de Messenger”.

No obstante, distintas voces expresaron escepticismo sobre la posibilidad de que la red social evite ser usada para manipular el proceso. En diálogo con The Washington Post, Rashad Robinson, director ejecutivo de la organización de derechos civiles Color of Change, se preguntó: “Con Facebook siempre se trata de si efectivamente van a hacer las cosas o no. ¿Pueden realmente implementar estas políticas? ¿Lo van a hacer?”, preguntó.

La red social Facebook a fines del mes de agosto contaba con dos mil 700 millones de usuarios a nivel global.

Be the first to comment

Deja un comentario