noviembre 25, 2020

Cronología del Gobierno de facto de Bolivia que llega a su fin

Luis Arce, del MAS, ha sido el presidente electo de Bolivia tras varios meses de Gobierno de facto.

Tras las elecciones de este domingo, el partido Movimiento al Socialismo (MAS) recupera el poder legítimo que le fue arrancado al expresidente boliviano Evo Morales. Esto llega tras casi un año de Gobierno de facto encabezado por Jeanine Áñez.

Con la elección de Luis Arce como presidente de la nación, termina un período de violencia, persecución política a los miembros del MAS, racismo y un neoliberalismo creciente, marcado por la corrupción y un cuestionado manejo de la pandemia.

A continuación algunos hechos que marcaron los 11 meses de Gobierno de facto en Bolivia.

Noviembre de 2019

Evo Morales fue declarado como presidente legítimo de Bolivia por el Tribunal Suprema Electoral. A este anuncio le acompañaron protestas promovidas por la derecha y los medios hegemónicos, que construyeron el contexto para un futuro informe de la Organización de Estados Americanos.

El día 11, la OEA da a conocer un informe en el que alega fraude electoral. El mismo sirve a distintas voces para comenzar una campaña contra el Gobierno de Evo Morales que termina con su renuncia. El líder se ve obligado a irse del país ante amenazas a su vida y la de sus personas cercanas, incluidos líderes del MAS.

Al día siguiente, en una sesión accidentada del Parlamento y sin quórum, la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, se autoproclama como la presidenta transitoria de Bolivia, tras la renuncia de varios dirigentes del Gobierno de Morales. Este hecho fue respaldado por el Tribunal Constitucional, aunque varios analistas indican que se trata de un golpe de Estado.

El 24, la presidenta de facto Jeanine Áñez firma una ley de convocatoria a nuevas elecciones que en principio fueron fijadas para el 3 de mayo. Sin embargo las pospuso por diversas razones, desde que el país no estaba preparado hasta el avance de la pandemia.

Noviembre-diciembre de 2019

Varios enfrentamientos violentos con las fuerzas policiales dejan unos 32 fallecimientos entre los civiles. Muchos de los asesinados resultaron seguidores del expresidente Evo Morales, reprimidos por el Gobierno de facto. Estos hechos fueron catalogados como masacres por organismos internacionales.

Las matanzas de Senkata y Sacaba, que dejaron más de 38 muertos y cientos de heridos, ocurrieron tras las intervenciones militares ante las protestas sociales emergidas luego de la asunción de Áñez a la presidencia.

Enero de 2020

Se militarizaron las principales ciudades del país de cara a las manifestaciones convocadas para el Día del Estado Plurinacional. El 24 de ese mes, la presidenta de facto Jeanine Áñez falta a su palabra y anuncia que se postulará a las elecciones presidenciales.

Marzo de 2020

El 10 de marzo de 2020, se detectan los dos primeros casos de la Covid-19 en el país. Hasta el 18 de octubre, tras siete meses de detectarse el coronavirus, Bolivia acumula 139.771 casos diagnosticados.

La evolución de la Covid-19 en el país suramericano está marcada por varias dinámicas. Una de ellas es la existencia de contradicciones entre el Ministerio de Salud de facto y las autoridades.

Para ese período, según el INE, la economía del país andino sufrió una caída del 7,96 por ciento entre enero y junio del actual año, en comparación con igual periodo de 2019. Ya en el primer trimestre se experimentó el menor crecimiento (0,6 por ciento) en casi 20 años.

Abril de 2020

A principios de abril de 2020 el ministro de Salud, Aníbal Cruz, fue reemplazado del cargo «por motivos personales». Cruz era una de las autoridades que permanecía en el gabinete de facto desde su investidura tras el golpe de Estado.

En su lugar fue nombrado Marcelo Navajas, quien permaneció en la responsabilidad por un mes. El ministro Navajas fue detenido y removido de su cargo en mayo de 2020, en medio de un escándalo de corrupción por la compra a sobreprecio de 170 equipos de respiración asistida. Navajas fue reemplazado por Eydi Roca.

Julio de 2020

El 23 de julio, el TSE anuncia una nueva postergación de los comicios hasta el 18 de octubre, para cuando se espera que Bolivia esté lejos del pico de la pandemia. Una eventual segunda vuelta se celebraría el 29 de noviembre.

Este hecho había sido condenado anteriormente por el Senado, quien además pidió a la presidenta de facto que cumpliera su trabajo y convocara a elecciones generales. Áñez buscó pretextos y consultó a una comisión médica para posponer las elecciones, previstas para septiembre.

Agosto de 2020

A partir del 1 de agosto, la Central Obrera Boliviana (COB) y varios sectores sociales y campesinos comenzaron movilizaciones y bloqueos de carreteras para pedir que las elecciones no se posterguen.

El 13 de agosto, ante las presiones, la presidenta Áñez promulga una ley ratificando que los comicios se celebrarían el 18 de octubre, después de que el Parlamento aceptara la fecha.

Además, el Gobierno denuncia que por culpa de los bloqueos en plena pandemia murieron 40 personas por falta de oxígeno medicinal porque los camiones distribuidores del insumo quedaron bloqueados, hecho que condenó COB con evidencias de que sí se permitía el paso de transporte relacionado con la atención sanitaria.

Septiembre de 2020

El 7 de septiembre, la Sala Constitucional Segunda de la Corte de La Paz ratifica que Evo Morales no puede ser candidato a primer senador por la región de Cochabamba, tras una estratagema construida por la derecha boliviana con apoyo del Gobierno de facto.

Asimismo, el 17 de septiembre, Áñez declina su candidatura, tras la pérdida de apoyo en unas encuestas. Al respecto dijo que su decisión era para “cuidar la democracia” y ante el riesgo de que por la “división del voto democrático” el MAS gane la elección.

Be the first to comment

Deja un comentario