noviembre 26, 2020

Evo Morales, Jallalla Bolivia

Buenos Aires-. Fue una jornada larga, tensa, pero el expresidente Evo Morales siempre confió en que la verdad se impondría y el virtual triunfo del MAS (Movimiento al Socialismo) lo reconfirmó, abriendo hoy la esperanza para una nueva Bolivia.

Una foto para la posteridad, con unos ojos sonrientes bajo un nasobuco rojo que apenas deja ver su rostro, y rodeado de varios compatriotas, refleja el momento de emociones que vivió aquí Morales esta madrugada lejos de su pueblo, pero con el corazón en su país.

Consciente de que será muy espinoso el camino para que su patria vuelva a levantarse tras el golpe de Estado, dos masacres y una administración de un gobierno de facto que además de persecuciones resquebrajó la economía y salud en apenas 11 meses, Evo sabe que ahora comienza un período de reconstrucción.

‘Jallalla Bolivia, Jallalla la democracia’, dijo en días recientes en este refugio político que vive desde diciembre de 2019, unos días después del triunfo electoral de Alberto Fernández, que le permitió pasar este tiempo en Buenos Aires tras el golpe de Estado y en medio de una salida difícil, vía México, para preservar su vida.

Y con esa palabra quechua-aymara que une los conceptos de esperanza, festejo y bienaventuranza, así luchó desde que llegó hace 11 meses a este país en una travesía dura, para que su nación recuperara la democracia después del golpe de Estado del cual fue víctima.

Al primer presidente indígena de Bolivia, acusado por la OEA de fraude en las elecciones de 2019 que llevaron al posterior golpe, y por el gobierno de facto por múltiples causas, se le impidió incluso ser candidato a senador por Cochabamba.

Pero tras el triunfo del MAS, su esperanza de estar en su tierra está a las puertas, aunque sabe también que deberán cuidar esta vez desde todos los frentes el proceso con Luis Arce a la cabeza.

Fue precisamente el encargado del gabinete económico bajo su gestión, uno de los pilares que más se desarrolló durante sus 14 años de presidencia, el elegido por el pueblo para comandar por cinco años las riendas de Bolivia, aunque aún faltan por confirmar los datos oficiales, pero ya el gobierno golpista y otras coaliciones reconocieron la derrota.

En el futuro corresponde a todos los bolivianos como prioridad consolidar la democracia, la paz y la reconstrucción económica del país, dijo la víspera Morales en una de las dos ruedas de prensa que ofreció, en las cuales también llamó a dejar de lado las diferencias para lograr un gran acuerdo nacional.

Con Lucho, como llama afectuosamente a Arce, y el excanciller David Choquehuanca (en su rol de vicepresidente), juntos construiremos un país que deje de lado los rencores y nunca recurra a la venganza, subrayó el exmandatario tras remarcar que ‘volveremos millones y devolveremos la libertad al pueblo boliviano’.

En una de las varias entrevistas que concedió a Prensa Latina en este tiempo, el exmandatario siempre confió en esta victoria del MAS y también llamó al pueblo a perseverar, cuidar el voto durante las elecciones y sobre todo defenderlo después de este proceso electoral. Ese será el reto de cara a un nuevo país.

Be the first to comment

Deja un comentario