diciembre 1, 2020

La victoria del Proceso de Cambio

Por  Víctor Gutiérrez Flores -.


El triunfo electoral obtenido en las urnas, el pasado domingo 18 de octubre del año que transcurre, por parte del Movimiento Al Socialismo (MAS), es sin duda alguna una victoria estruendosa, dado que se registra en condiciones terriblemente adversas (“todos contra el MAS”), con todo el aparataje gubernamental al servicio del golpismo, y lo que es más importante, con la colaboración eficaz de grandes e importantes medios de comunicación que ya estuvieron coaligados en la articulación y preparación del golpe de Estado desde hace cuatro años atrás. Siendo parte de todo este proceso sedicioso varios Comités Cívicos del país, así como autodenominadas «Plataformas Ciudadanas» que en gran medida (salvo algunas excepciones) no son más que la fachada de verdaderas hordas paramilitares organizadas y financiadas antes desde algunos sectores de la «oposición», y posteriormente impulsadas de manera entusiasta desde el gobierno usurpador hasta el día de hoy.

Cuando el golpismo se instaló a la cabeza de una senadora, hasta ese momento totalmente desconocida, creyó que su permanencia en el poder les duraría cuando menos 20 años; en su visión, parecían hermanos gemelos con la dictadura encabezada en los años 80 por Luis García Meza Tejada.

De ahí que se creyeron impunes e intocables, y comenzaron como aves de rapiña a asaltar las arcas del Estado, y lo que es más grave, lo hicieron en momentos en que gran parte de la ciudadanía enfrentaba la enfermedad y la muerte creadas por la presencia del coronavirus.

Cuando asaltaron el poder en octubre de 2019, pensaron que tan solo se trataba de desplazar al MAS del gobierno, nunca imaginaron que, como yo antes lo había manifestado, este Proceso de Cambio que tenía lugar en el país era un proceso de cambio que trascendía los límites partidarios, y que para mantenerse debía precisamente trascender esos límites partidarios, lo que en otros términos significaba que había que invitar al pueblo boliviano en su conjunto a «apropiarse del Proceso de Cambio».

Que solo en esa medida tenía perspectiva histórica.

Las elecciones que ahora le dan el triunfo al MAS significan precisamente esto, que el pueblo boliviano ha tomado para sí al Proceso de Cambio. Es este, entre muchos otros factores, una de las causas principales que explican el porqué de nuestra victoria abrumadora en las urnas, pese a todo.

Ahora bien, una vez obtenido el triunfo electoral de lo que se trata es de convocar al país a una gran reconciliación nacional, proceso del que seguramente se automarginarán los verdaderos enemigos de la patria, por suerte muy pocos, parapetados algunos en estos grupos que se niegan a aceptar las reglas de juego democrático y que al estilo de Nerón sueñan con incendiar el país. A ellos dejémoslos solos, deambulando en el patio del ostracismo.


  • Diputado

1 comentario en La victoria del Proceso de Cambio

Deja un comentario