noviembre 24, 2020

Jallalla Bolivia


Por Soledad Buendía Herdoíza-.


El triunfo electoral del Movimiento Al Socialismo (MAS) en Bolivia, con el 55.1% de los votos válidos, no solo es un paso hacia el restablecimiento de los gobiernos progresistas en Latinoamérica, sino también una reivindicación del movimiento político y de sus dirigentes tanto a nivel nacional como internacional. Pone en entredicho las acciones impulsadas por Almagro y su operación política desde la Organización de Estados Americanos (OEA), evidenciando sin lugar a dudas el golpe de Estado en noviembre de 2019.

Golpes de Estado que habíamos pensado eran cuestiones del pasado, en pleno siglo XXI continúan presentes, violando Derechos Humanos, persiguiendo y destruyendo a opositores con nuevas armas y renovadas estrategias, ocultadas de manera cínica por los medios de comunicación.

Los gobiernos autoritarios, los de facto y aquellos que engañan a los ciudadanos, tienen los días contados… Esa es la gran lección que nos deja el digno pueblo boliviano.

El triunfo del MAS se explica como una respuesta contundente a los cambios profundos realizados por el gobierno de Evo Morales durante 14 años de gestión, donde la redistribución económica y la inclusión social cambiaron la vida de millones de bolivianos, pero también del trabajo político de territorio y la construcción de un profundo tejido social formado y activo en la defensa de sus derechos.

Pronto veremos derrumbarse a otros gobiernos autoritarios como el de Ecuador, que ha destruido la economía y el bienestar alcanzado, impulsando políticas impopulares que responden a los intereses económicos de la banca y los principales grupos económicos.

Son las elecciones, el pronunciamiento popular que permite a los pueblos construirse libres y soberanos; el MAS cultivó un camino propio junto al pueblo, hoy la Revolución ciudadana encontrará la fuerza y la legitimidad en su pueblo y. al igual que Bolivia, retomará el proyecto político del Buen Vivir hacia una sociedad democrática, inclusiva, próspera y libre de violencia.

¡Hoy celebramos desde el corazón de la Patria Grande y levantamos la voz por Bolivia! ¡Jallalla Bolivia! ¡Vivan los pueblos que se han hecho dignos de días mejores!


* Asambleísta por la Provincia de Pichincha de la Asamblea Nacional del Ecuador

Be the first to comment

Deja un comentario