noviembre 24, 2020

Frente de Todos en Argentina, la unidad como sostén

Buenos Aires-. La unidad como sostén y premisa marca el rumbo del brazo político argentino Frente de Todos (FdT), que le dio la victoria electoral a Alberto y Cristina Fernández hace exactamente hoy un año.

Han sido 12 meses duros, largos y tensos, marcados transversalmente por una crisis económica aún por superar, profundizada por una pandemia que trastocó, como en el resto del mundo, a un país con un Gobierno que apenas había asumido en funciones hacía tres meses.

Con una rancia derecha que no le pierde pie ni pisada, muchos han sido los retos del Frente liderado por Alberto y Cristina, que nuclea al Partido Justicialista, Unidad Ciudadana, el Frente Renovador y varios espacios progresistas para poner de pie a Argentina.

Ya lo avizoraba en esa histórica y larga noche del 27 de octubre del pasado año la hoy vicemandataria con su mirada previsora, cuando ante miles de personas concentradas de manera espontánea sobre la avenida Corrientes subrayó que vendrían muchos retos.

Alberto, dijo en aquella ocasión, es el presidente de todos los argentinos y va a tener frente así la inmensa responsabilidad, la tarea ciclópea porque esto requerirá de esfuerzos inimaginables, con la participación de todos los argentinos que votaron y los que no.

El primer aniversario del triunfo del FdT transita por uno de los momentos más peliagudos para el gobierno, en plena pandemia, con una gestión enfocada en poner pronto en marcha la economía, la producción y el trabajo, sumado a la cuestión sanitaria y un dólar que cada vez pone más presión al peso nacional.

Pero también con una derecha que no pierde tiempo en acentuar aún más la ya existente grieta a la que el presidente Fernández llamó a desterrar en múltiples ocasiones.

Precisamente en una larga carta publicada la víspera, Cristina Fernández, salió en defensa del Jefe de Estado al señalar que hoy lo castigan de la misma manera por lo cual la criticaron a ella en su momento.

‘Durante mucho tiempo se sostuvo que uno de los problemas centrales durante mis dos mandatos como presidenta eran las formas: ‘no escucha’, ‘es confrontativa’, ‘no dialoga’, ‘no habla con los periodistas, ‘no responde preguntas’, dice en su reflexión.

A esta altura ya resulta inocultable que, en realidad, el problema nunca fueron las formas. En realidad, lo que no aceptan es que el peronismo volvió al gobierno y que la apuesta política y mediática de un gobierno de empresarios con Mauricio Macri a la cabeza, fracasó, agregó Cristina.

La exmandataria se refirió además a cómo el gobierno ha tenido que sortear en estos primeros meses del 2020 un hecho inédito, impensado e inimaginable. Ni siquiera fue un cisne negro, sino una pandemia incontrolable, apuntó. Al respecto señaló que ‘en este marco de derrumbe macrista más pandemia, quienes idearon, impulsaron y apoyaron aquellas políticas, hoy maltratan a un presidente que, más allá de funcionarios que no funcionan, de aciertos o desaciertos, no tiene ninguno de los ‘defectos’ que me atribuían’.

Por otro lado, se refirió al problema de la economía bimonetaria al considerar que es el más grave del país e imposible solucionarlo sin un acuerdo que abarque al conjunto de todos los sectores.

Quiso el destino que ese triunfo coincidiera con el aniversario de la muerte de Néstor Kirchner, de quien el otrora jefe de gabinete y ahora actual mandatario fuera su pupilo fiel.

Precisamente este martes se conmemora con múltiples iniciativas la primera década del deceso de quien fuera el noveno presidente después de la vuelta a la democracia en este país (1983).

En discursos o en entrevistas, las ideas de Kirchner y su legado siempre están presentes en Fernández, quien el día que asumió en funciones se le vio emocionado junto a la vicepresidenta al rememorar a ‘quien en el año 2003 me permitió participar de la maravillosa aventura de sacar a Argentina de la postración’.

Junto a Cristina y por separados, ambos trabajan por la unidad del peronismo, buscando cerrar la marcada grieta que por años se ha respirado en este país, trabajando desde las diferencias junto a un equipo que apuesta por la unidad en medio de los convulsos momentos.

Además de priorizar por sobre todas las cosas la salud de los argentinos, pese a las críticas de ciertos sectores y marchas de la derecha que aboga por una supuesta ‘falta de libertades’, uno de los logros más significativos en estos tiempos ha sido el tema de negociar una restructuración de la deuda con los acreedores extranjeros.

Con negociaciones a las puertas ahora con el Fondo Monetario Internacional para llegar a un acuerdo referente a los 44 mil millones de dólares tomados en préstamo por el anterior gobierno, en estos meses después de varios diálogos el gobierno logró un bálsamo para una economía en crisis.

El acuerdo permitirá a esta nación salir del cese de pagos y despejar el horizonte en muchos sentidos, pero aún fata mucho por caminar.

Be the first to comment

Deja un comentario