diciembre 8, 2021

Gobierno de facto de Bolivia deja estela de corrupción y saqueo

La Paz-. El agonizante gobierno de facto de Bolivia dejó en su retirada un rastro de corrupción que llega a niveles de saqueo, según denunciaron hoy con asombro los integrantes de una comisión de transferencia gubernamental.

En un conferencia de prensa, Wilfredo Chávez, miembro de la comisión, dijo que en los pocos días de su labor, el grupo encontró cinco grandes casos de corrupción recién ejecutados y señaló que la rapiña del régimen saliente dejó ‘un país poco más que en ruinas’.

El representante del Movimiento al Socialismo (MAS) denunció que anoche mismo, el archivo del Ministerio de Salud sufrió un extraño robo de equipos informáticos y documentos sobre diversos proyectos ejecutados.

En ese rubro se incluye el conocido caso de la compra a sobreprecio de respiradores para enfermos graves de Covid-19, que no cubrían los requerimientos técnicos, operación que involucra al entorno de la jefa del régimen, Jeanine Áñez.

‘Se han robado esa información, han actuado delincuencialmente al llevarse la información’, dijo el jurista Chávez.

Y hace solo unas horas, al verificar la situación del Ministerio de Obras Públicas, se descubrió que el Viceministerio de Vivienda pagó por adelantado más de 240 millones de bolivianos (cerca de 35 millones de dólares) a la empresa Rosendo Barbery por un programa de construcción de viviendas.

Además, el gobierno golpista entregó 40 mil hectáreas de tierra en el oriental departamento (provincia) de Santa Cruz, a la familia del ministro de Economía, Branko Marincovic, entre el 21 y 26 de octubre, sin esperar los 30 días que según la ley se debe esperar para una adjudicación como esa.

El cuarto caso descubierto es que el régimen de Áñez no asignó recursos para la subvención del diesel, una maniobra, dijo Chávez, que busca ‘que no haya diésel y crear zozobra en la población, en el sector agricultor, quieren dejarnos una bomba de tiempo’.

Además, el gobierno de facto suspendió los subsidios de lactancia y prenatales y convocó licitaciones con fines corruptos.

Señaló que el gobierno saliente decía que estaba dejando 17 mil millones de bolivianos (dos mil 567 millones de dólares) y en realidad deja al país solo deudas.

Según Chávez, el nuevo gobierno de Luis Arce ‘no quiere revanchismo sino justicia ante una gestión que quebró a Bolivia ya que los funcionarios cesantes solo buscaron llenar sus bolsillos’.

Be the first to comment

Deja un comentario