septiembre 24, 2021

Las mariposas: nuestra lucha por la NO violencia es una opción de vida


Por Soledad Buendía Herdoíza-.


En este mes de noviembre y en el marco del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer recordamos a «las mariposas», como se conoce a las valientes dominicanas Minerva, María Teresa y Patria Mirabal, quienes fueron asesinadas por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo el 25 de noviembre de 1960. Meses antes, junto a sus esposos fueron encarceladas, torturadas y violadas, acusadas por su activa participación en el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, opositor de la dictadura de Trujillo.

Al final, un 25 de noviembre, fueron asesinadas simulando un accidente de tránsito. Como en muchos casos, en este los verdugos nunca cumplieron su condena.
Pero el martirio de las hermanas Mirabal no se olvidó, al contrario, como ocurre cuando se quiere acallar la voz de quienes luchan por los derechos, ahora, en el mundo se las recuerda, una provincia, una calle, una estación, un monumento, llevan su nombre, además, el museo Mirabal permite recuperar sus historias de vida y la memoria colectiva.

La lucha de las hermanas Mirabal, su coraje y principios para durante años enfrentar a una de las más férreas dictaduras que surgieron en Latinoamérica, llegó a reconocerse con una fecha que nos permite reivindicar el esfuerzo de mujeres que buscan el reconocimiento de sus derechos. En 1981, el movimiento feminista latinoamericano y caribeño, en Colombia, asumió el 25 de noviembre como el día de “Día de la No Violencia contra la Mujer” para reivindicar a mujeres que, a pesar de la violencia, no dejaron de luchar por la libertad y los derechos de su pueblo.

Este reconocimiento a las hermanas Mirabal, también es un reconocimiento a las mujeres de todas las épocas, de todas las regiones, de todas las edades y condiciones que luchan todos los días desde sus espacios, para conseguir cambiar estas sociedades violentas, discriminatorias, excluyentes e injustas y ejercer los derechos consagrados en tratados internacionales, constituciones y leyes, que aunque están declarados por legislaciones nacionales e internacionales, no se llegan a cumplir a cabalidad.

A lo largo de la historia, las luchas de los movimientos sociales, y en particular del movimiento de mujeres, ha permitido avances importantes en cuanto a derechos civiles y participación política, derechos económicos y sociales, derechos sexuales y reproductivos, pero falta mucho camino por recorrer para erradicar la violencia de género y alcanzar la igualdad formal y material.

* Asambleísta por la Provincia de Pichincha de la Asamblea Nacional del Ecuador

Be the first to comment

Deja un comentario