octubre 20, 2021

Después de la tormenta viene la calma: el postgolpismo en Bolivia


Por Elmar Callejas-.


Bolivia recuperó la democracia el 18 de octubre del 2020, después de un año de haberse consolidado un golpe mixto, cívico, militar y policial, en contra del expresidente Evo Morales.

Un periodo corto como un día de invierno, pero suficiente para que el pueblo sintiera los golpes más duros de sus vidas; la economía presentaba un decrecimiento del 11%, aumentado el desempleo, la pobreza y las desigualdades.

Una vez terminado el golpe se terminaron las detenciones diarias por supuestos actos de sedición y terrorismo de dirigentes que piensan diferente al régimen; dejaron de ser comunes las amenazas de muerte y cárcel en contra de autoridades y personas; la pandemia dejó de ser una excusa para ejercer poder, encerrando en sus casas a las familias bolivianas mientras los miembros del gobierno de facto gozaban de privilegios, por ejemplo, viajaban con reinas de belleza en aviones del Estado, la hija de la presidenta hacía fiesta donde sus invitados llegaban en esos mismos aviones y los actos de corrupción eran el pan de cada día en plena pandemia.

Después de la tormenta viene la calma, el pueblo vive en paz, lo que simplemente necesitaba para salir del sufrimiento era democracia; ahora, en tiempos de democracia, con las libertades que tenemos, debemos coadyubar a nuestro país para salir de la crisis, los ciudadanos debemos cuidar nuestra salud y ser solidarios con los que necesitan, según nuestras posibilidades.

El país lleva dos meses de recuperación de la democracia, en este periodo el presidente Luis Arce otorgó el Bono contra el Hambre; creó el impuesto a las grandes riquezas; se garantizó la adquisición de 15 millones de dosis de la vacuna contra el Covid-19; se trabajó en la devolución de un porcentaje de los aportes de las AFP; se ha fortalecido a las empresas públicas; se ha impulsado una mayor inversión pública, además de otras mediadas que nos ayudarán a salir de la crisis que nos dejó el gobierno de facto y la pandemia.

Estamos seguros que la alegría plena no llegó todavía para el pueblo boliviano, pero hay que seguir luchando para salir adelante; las autoridades deben priorizar las necesidades del pueblos como la mayor inversión pública, más políticas sociales para combatir el hambre, crear fuentes de empleo e ingresos para las familias bolivianas.


* Exdiputado del MAS por Chuquisaca

Be the first to comment

Deja un comentario