octubre 16, 2021

Rusia y China son clave para vacunas y tecnología nuclear, dice canciller boliviano

En entrevista exclusiva con Sputnik, el ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Rogelio Mayta, destacó que retomar los vínculos con China y Rusia fue clave para la campaña de vacunación contra el COVID-19. Además, reveló cómo el vínculo con Rusia permitirá a Bolivia desarrollar tecnología nuclear.

Con el regreso de la democracia, el 9 de noviembre de 2020 el presidente Luis Arce Catacora nombró a Rogelio Mayta ministro de Relaciones Exteriores, y desde entonces, está dedicado a solucionar el desaguisado dejado por la administración del Gobierno de facto, el cual intentó dañar las relaciones internacionales forjadas durante los mandatos de Evo Morales.

En tres meses de gestión, la Cancillería consiguió más de 15 millones de dosis de vacunas anti COVID-19 que comenzaron a llegar a finales de enero y seguirán aterrizando durante 2021 hasta lograr inmunizar a 7,5 millones de personas, sobre un total de 11 millones de bolivianas y bolivianos.

Este 11 de febrero, el canciller se sentía relajado luego de haber firmado un acuerdo con la empresa estatal china Sinopharm para la adquisición de medio millón de dosis de su vacuna, que llegaría antes de finalizar febrero. Así, según el presidente Arce, se dará inicio a la campaña de vacunación general.

Por este tema Mayta brindó una entrevista a Sputnik, en la cual también abordó la relación con Rusia, incluida la reactivación del proyecto del centro de investigación y tecnología nuclear en el municipio de El Alto, con el apoyo de la empresa rusa Rosatom.

Los acuerdos por las vacunas

Antes de la firma con Sinopharm, «ya habíamos logrado importantes acuerdos para contar con un lote de vacunas Sputnik V, también habíamos cerrado con la empresa AstraZeneca, asimismo con el laboratorio Serum, de la India. Y también con el mecanismo COVAX», comentó el canciller.

De esta manera, Bolivia dispondrá de más de 15 millones de vacunas, «lo cual asegura la llegada al total de la población vacunable de nuestro país», que será todo aquel mayor de 17 años.

Mayta destacó que el reciente acuerdo con China «es a la vez un contrato y una donación. Porque nos donaron 100.000 dosis de la vacuna y contratamos 400.000 a precio preferencial». Y agregó: «Esto para nosotros es destacable. Tuvieron una conversación el presidente Luis Arce y su homólogo chino Xi Jinping, en la cual pusieron en evidencia la importante relación que tienen Bolivia y China».

Para el canciller, este diálogo «marca un hito absolutamente diferente en comparación con el Gobierno inconstitucional que precedió al nuestro, y que se inició con el golpe de Estado en noviembre de 2019». Fue a partir del golpe que «Bolivia entró en un proceso de alejamiento del escenario internacional y de ruptura de relaciones con quienes desde su perspectiva ideológica (los golpistas) consideraban sus enemigos», dijo Mayta.

El canciller afirmó que superada esa etapa, ahora el Gobierno encabezado por Arce «tiene alta legitimidad y se ha propuesto mantener relaciones con todos los países de la comunidad internacional, bajo la condición básica de que se respete nuestra soberanía, nuestra independencia, así como nosotros respetamos la de todos los estados y pueblos».

La Sputnik V

Sobre la relación entre su país y la Federación Rusa, consideró que «es muy buena. Somos pueblos hermanos, que compartimos la visión del respeto recíproco, lo cual es muy saludable y constructivo». Prueba de ello ha sido la firma del contrato para la adquisición de 5,2 millones de vacunas, cifra que en un principio era solo de mil, pero que fue creciendo hasta que, luego de una conversación telefónica entre Arce y Vladimir Putin, llegó a 20.000 dosis, el 28 de enero pasado.

«En medio de los grandes requerimientos que tienen de la Sputnik V desde diferentes estados y pueblos, Rusia ha hecho un esfuerzo para proveernos lo máximo que podían. Valoramos enormemente esto, que muestra el grado de buen relacionamiento, pero también habla muy bien de las cualidades éticas de los productores de la vacuna Sputnik V», subrayó el canciller.

Contra los acaparadores de vacunas

El canciller informó cómo se programa desarrollará el plan de vacunación: primero se vacunará a 200.000 trabajadores de la salud y personal médico y luego seguirá la población vulnerable, «para así ir comprendiendo a más sectores de nuestro pueblo», sostuvo.

«La cantidad que tendríamos para fines de febrero nos va a permitir acelerar el proceso de vacunación. Ya no tenemos que esperar hasta finales de marzo para contar con las vacunas Sputnik V», subrayó.

En los próximos días llegarán 90.000 dosis de Pfizer y medio millón de Sinovac, con lo cual «ya tendremos para desplegar la vacunación en diferentes sectores de nuestra sociedad», afirmó.

En contraposición a la buena coordinación con China y Rusia por las vacunas contra el COVID-19, el canciller apuntó contra los países desarrollados que «se han dado a la labor de acaparar vacunas» y que «han comprado incluso más de tres veces la cantidad que realmente requieren, olvidándose de que esta es una situación que aqueja a la mayor parte de la población global».

«Muchos de los países que se decían ‘civilizados’ y hasta ‘solidarios’, durante el proceso de la pandemia se han convertido en todo lo contrario y asumieron conductas que riñen con lo civilizado», como la Unión Europea, que decidió «acaparar vacunas o cerrar fronteras para que sus vacunas se apliquen únicamente a su población».

Para el canciller, esto es cuestionable. «Si queremos construir pueblos hermanos, solidarios y demás, se tendría que establecer una estrategia conjunta de vacunación».

Colaboración nuclear con Rusia

Hay otro proyecto de colaboración con Rusia muy importante para Bolivia, porque marca el inicio del desarrollo de la tecnología nuclear en el país. La iniciativa, impulsada por el expresidente Morales, había sido suscrita en 2016 con Rosatom, por 351 millones de dólares, para la construcción del centro de investigación y desarrollo en tecnología nuclear para fortalecer la lucha contra el cáncer en la ciudad de El Alto.

Cuando llegó el Gobierno de facto, suspendió su construcción porque (según quienes detentaban el poder) el entonces presidente Morales habría firmado el acuerdo sin consultar a la Asamblea Legislativa (que de todos modos en sus dos tercios obedecía al oficialista Movimiento al Socialismo, MAS).

En enero de 2021, el presidente Arce anunció que este proyecto se reanudará. Según Mayta, la construcción «fue parada mientras la señora Jeanine Áñez (2019-2020) pretendía ser la presidenta de Bolivia. Una vez reencauzado el orden constitucional, nos toca respetar los contratos suscritos».

La obra, que debería entregarse en 2023, incluirá una unidad de ciclotrón y radiofarmacia, una planta de irradiación de alimentos y otros productos dirigidos sobre todo a mercados internacionales. Asimismo, contará con un reactor nuclear de investigación y capacitación profesional.

Para el canciller, este centro nuclear dará a Bolivia «acceso a una tecnología importante, que esperamos sirva en diversos ámbitos, principalmente en la salud».

Mayta destacó los amplios avances logrados desde que Arce es presidente: «Celebramos que el Gobierno haya podido remontar en gran medida todo el desastre que causó el Gobierno de facto». En este sentido, celebró que se haya logrado «restablecer buenas relaciones con varios países hermanos, entre los cuales contamos a Rusia y China, y más cerquita, a Argentina y México».

Rogelio Mayta es un abogado especializado en Derechos Humanos. Fue defensor de las víctimas de la masacre de octubre de 2003 en la ciudad de El Alto, departamento de La Paz, cuando el Ejército asesinó a 67 personas en el marco de la Guerra del Gas, durante la segunda presidencia de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003).

Se mantuvo alejado de la política partidaria hasta 2019, cuando se presentó como candidato a Senador por La Paz en representación del Movimiento al Socialismo (MAS). Ganó, pero esas elecciones del 20 de octubre fueron anuladas porque se acusó sin pruebas al entonces presidente Evo Morales (2006-2019) de haber cometido fraude. Así se justificó el golpe de Estado en su contra.

Be the first to comment

Deja un comentario