marzo 7, 2021

Otra vez la conspiración mediática en Bolivia


Por Eduardo Paz Rada *-.


Cuando se cumplen cien días del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) en Bolivia, presidido por Luis Arce y David Choquehuanca, otra vez la articulación de medios de comunicación de la oligarquía empresarial, compuesto por agencias de noticias, canales de televisión y radioemisoras, coadyuvada por las redes de Internet, está desarrollando una campaña de conspiración mediática que, junto a la oposición conservadora neoliberal, pretenden debilitar y condicionar las políticas gubernamentales relacionadas especialmente a superar las crisis sanitaria y económica e impedir acciones estratégicas que profundicen el proceso nacional-popular.

Corresponde recordar que el papel de estos medios de comunicación fue central en la preparación y ejecución del golpe de Estado de noviembre de 2019, dando atención especial a noticias, comentarios y reportajes de políticos, analistas, voceros y agentes del imperialismo, como Luis Almagro, que desde un año antes “anticipaban” un fraude electoral y calificaban de dictatorial a un Gobierno, el de Evo Morales, que había ganado elecciones en 2005, 2009 y 2014, con una votación promedio superior al 58%, y se convertían en voceros del motín policial y de los militares golpistas.

También fueron el soporte ideológico y comunicacional del gobierno de facto, encabezado por Jeanine Áñez, y de los intereses que representaba: los de la dominación geopolítica imperialista; de los terratenientes y agroindustriales del Oriente; de los grandes bancos y fondos de pensiones; de las transnacionales y de la oligarquía comercial vinculada a hechos de corrupción y especulación. Fueron los mismos que criticaron ácidamente las movilizaciones populares de protesta de la Central Obrera Boliviana (COB), del Pacto de Unidad y el MAS contra el régimen de facto y sus intentos de prorrogarse en el poder, así como también reprocharon la realización de las elecciones generales en octubre de 2020.

Ahora, no solamente especulan sobre diferencias y divisiones en el Gobierno y en el MAS o difunden versiones e interpretaciones sesgadas de discursos y declaraciones de las autoridades, especialmente Arce y Choquehuanca, amplifican declaraciones de opinadores, políticos, periodistas y analistas que estuvieron apoyando el golpe de Estado o destacan que el gobierno del MAS está profundizando las crisis económica y sanitaria. Un análisis básico de los titulares de los periódicos, canales de televisión y radioemisoras de la red conspirativa demuestra estos aspectos y otros en los cuales se realizan campañas encubiertas favorables a los candidatos opositores en las elecciones subnacionales que se realizarán en 7 de marzo.

A su vez, medios estatales como Radio Illimani Patria Nueva, el periódico Bolivia (nombre puesto por el gobierno de facto), Bolivia Televisión (BTV) y Agencia Boliviana de Informaciones (ABI), desarrollan políticas de comunicación muy dispares. Mientras Radio Illimani Patria Nueva coordina con las radios comunitarias y despliega una programación que destaca la gestión del Proceso de Cambio, BTV no tiene una orientación nacional, popular y estatal y se parece mucho a las programaciones de los canales comerciales y de espectáculos, en tanto que ABI es prácticamente inexistente.

La lucha ideológica y política por construir un sentido común de compromiso social y político, por desarrollar un proyecto hegemónico acorde a un proyecto nacional-popular y antiimperialista y por enfrentar la ofensiva conservadora en el campo de los medios de comunicación está en el orden del día del proceso revolucionario boliviano que requiere ser profundizado.


* Sociólogo y docente de la UMSA.

Be the first to comment

Deja un comentario