junio 20, 2021

Mujeres en el mundo laboral


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


Los hombres y mujeres se encuentran en condiciones desiguales de partida en el mundo laboral así como en muchos otros ámbitos de la vida social.

Los impactos de la crisis del Covid-19 para las mujeres han sido negativos, los despidos y la precarización las han afectado mayoritariamente. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la tasa de desempleo femenino se elevó al 22,2%. Hoy 118 millones de mujeres en la Región se encontrarían en situación de pobreza, 23 millones más que al inicio de la pandemia.

En este marco, la perspectiva de género debería ser incluida en cualquier análisis, para conocer mejor la situación real de toda la población y así poder diseñar políticas públicas que den mejores y urgentes respuestas a las necesidades existentes actualmente.

La inclusión de políticas para la equidad de género ha mostrado ser rentable para las empresas e instituciones públicas, y hoy más que nunca se vuelven indispensables ya que permite valorar y optimizar las potencialidades del capital humano. Al mismo tiempo, supone una mejora en la imagen de la entidad y un cambio en la cultura institucional al reconocer y valorar la diversidad.

Pese al incremento en la participación de las mujeres en el trabajo remunerado, lo cierto es que se mantiene la segregación horizontal y vertical en el mercado laboral.

Así, las mujeres se concentran en el sector servicios y en aquellos ámbitos de trabajo más vinculados con los estereotipos tradicionales de género, es decir, en la educación, el trabajo social, el trabajo doméstico, los cuidados, por tanto en la primera línea de atención al virus. En el ámbito laboral, persisten las condiciones de desigualdad, las mujeres suelen ocupar los niveles más bajos de la escala salarial debido a lo que se conoce como “techo de cristal” y “suelo pegajoso”.

El primero se refiere al conjunto de normas no escritas al interior de las organizaciones que dificultan a las mujeres tener acceso a puestos directivos de responsabilidad y por tanto con mejores salarios y prestaciones. El llamado “suelo pegajoso” se refiere al trabajo maternal, trabajo conyugal y trabajo doméstico, los cuales imponen a las mujeres limitaciones que impiden realizar una carrera laboral. Estos obstáculos para el crecimiento y presencia de las mujeres en las organizaciones deben ser superados, y es necesario que las empresas impulsen acciones para generar un cambio.


* Miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador.

Be the first to comment

Deja un comentario