junio 15, 2021

La Policía boliviana investiga a 23 personas en el caso de corrupción del exministro Murillo

LA PAZ (Sputnik) — La Policía boliviana dijo que suman 23 las personas bajo investigación en el caso de corrupción, incluidos sobornos y lavado de dinero, por el cual la justicia de Estados Unidos tiene detenido en Miami al exministro de Gobierno, Arturo Murillo.

«Confirmamos que, en este momento, en los procesos de investigación por el caso de compra de gases lacrimógenos que tienen como común denominador al señor Murillo, tenemos a 23 personas que estarían involucradas», dijo a reporteros el director de la fuerza anticrimen de La Paz, coronel Douglas Uzquiano.

Murillo, hombre fuerte del Gobierno transitorio de Jeanine Áñez (noviembre 2019-noviembre 2020), está detenido desde el pasado fin de semana, acusado de sobornos y lavado de dinero vinculados con una compra de materiales antidisturbios para la policía, por vía expresa y con sobreprecio de al menos 2,3 millones de dólares.

Por esos supuestos delitos ocurridos en los primeros meses de la gestión de Áñez, también fueron arrestados en Estados Unidos el exjefe de gabinete de Murillo, Sergio Méndez, y tres empresarios estadounidenses, de los cuales dos están en libertad bajo fianza, según medios locales.

Dos procesos

Uzquiano hizo la declaración después de que el fiscal general, Juan Lanchipa, anunciara la apertura, en el mismo «caso gases lacrimógenos», de un proceso contra Murillo por legitimación de ganancias ilícitas, aparte de la demanda original de incumplimiento de deberes, contrato lesivo al Estado, daño económico y otros delitos.

El jefe policial precisó que en la investigación por la compra de los agentes químicos para la policía están afectadas 19 personas y en el proceso por legitimación de ganancias ilícitas, otras cuatro.

Añadió que en los próximos días u horas se realizarán más citaciones y aprehensiones de sospechosos y eventualmente allanamientos de domicilios.

Por ahora se sabe que, aparte de Murillo y Méndez, están procesados en Estados Unidos los empresarios Bryan Berkman, Luis Berkman y Philip Lichtenfeld, intermediarios en la compra de materiales antidisturbios a una empresa brasileña y actores directos de las operaciones bancarias.

También están detenidos en La Paz desde el 26 de mayo Daniel Aliss, cuñado de Murillo, y el capitán de policía Daniel Bellot, exedecán del exministro, para quienes la fiscalía adelantó que pedirá detención preventiva por seis meses.

Otro acusado es el exministro de Defensa de Áñez, Luis Fernando López, quien estaría refugiado en Brasil, según medios locales.

Las acciones de la fiscalía y la policía se realizaban bajo protestas de parlamentarios oficialistas y la defensora del Pueblo, Nadia Cruz, que pidieron investigar también al fiscal Lanchipa por no haber impedido la fuga de Murillo y López en noviembre pasado.

Ambos salieron de Bolivia el 6 de noviembre de 2020, dos días antes de la instalación del actual Gobierno democrático de Luis Arce.

Be the first to comment

Deja un comentario