agosto 1, 2021

Prensa Latina y la Verdad … pecado o crimen

La Habana-. Como hace 62 años, Prensa Latina enfrenta hoy desafíos similares a los planteados por sus fundadores: defender la Revolución cubana y los pueblos latinoamericanos y romper monopolios noticiosos con el arma más temible, la verdad.

Nacida al calor del triunfo revolucionario en Cuba en 1959, la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina asumió esos retos y su primer Director General, el argentino Jorge Ricardo Masetti, llamó a sus profesionales a ser ‘objetivos pero no imparciales’, porque nadie decente –dijo- puede ser imparcial entre el bien y el mal, entre la guerra y la paz.

Ante delegados al Segundo Encuentro Internacional de Periodistas, celebrado en Baden, Austria, a fines de 1960, sostuvo que decir la verdad constituía el mayor ‘pecado’ y ‘crimen’ de Prensa Latina, según Washington, los grandes medios estadounidenses y organizaciones como la Sociedad Interamericana de Prensa.

La agencia atesora ese testimonio: ‘Cuando corresponsal de guerra (1959, en la Sierra Maestra), veíamos luchar en la montaña de Cuba a combatientes, casi sin armas, y veíamos en cambio masacrar a los campesinos cubanos con metrallas americanas. Veíamos caer en las ciudades a los estudiantes cubanos con metrallas americanas’.

Nosotros, corresponsales de guerra en el frente de la lucha, preparamos nuestros reportajes para hacer conocer al lector a un pueblo que quería liberarse, ametrallado por las bombas y la metralla de la más grande potencia imperialista en la tierra, apuntó Masetti al explicar que, luego, su diario se negó a publicar esos reportajes. Relató que, cuando triunfó la revolución, ‘otra vez, las agencias norteamericanas que habían silenciado la verdad de la tiranía de (Fulgencio) Batista, que nunca jamás en sus partes habían dicho que los campesinos cubanos, que el pueblo de Cuba era masacrado por la metralla, por las bombas americanas, esas mismas agencias volvían a mentir’.

Durante la guerra, combatieron al pueblo de Cuba, con metrallas y con bombas, cuando terminó la guerra combatieron y combaten a la Revolución cubana con noticias falsas, subrayó Masetti al explicar la realización, el año anterior, de la ‘Operación Verdad’, que reunió a 400 periodistas para que constataran personalmente la realidad cubana.

Masetti explicó que un grupo de periodistas cubanos y latinoamericanos, percibieron la necesidad de crear una agencia de noticias propia y ‘quebrar ese monopolio de opinión pública que tenían las agencias norteamericanas’.

Teníamos que saber qué pasaba allende de la frontera, precisó, y también teníamos que hacer conocer lo que pasa en Cuba, en los países de Latinoamérica, cuyos pueblos son una permanente lucha, y así creamos Prensa Latina.

Masetti explicó que, desde antes de crear la agencia, comenzaron las calumnias directamente del Departamento de Estado de Estados Unidos: ‘se nos atacó de toda forma, siendo una pequeña agencia, siendo mínimo lo que podemos hacer llegar a los pueblos de Latinoamérica’.

Siendo nuestra tarea mínima, lo que se ha hecho contra nosotros fue enorme, por todo el poderío de la propaganda norteamericana, subrayó.

En ese histórico discurso, Masetti reflexionó que, ‘así como hemos hecho la Revolución en nuestro pueblo, nosotros los periodistas revolucionarios de América Latina, queríamos revolucionar el ambiente periodístico latinoamericano, revolucionarlo en una forma muy sencilla, muy clara, nada más que con la verdad’.

Sus palabras fueron pronunciadas cinco meses antes de la fracasada invasión mercenaria a Cuba por Playa Girón, pero ya Masetti la venía denunciando: ‘una de las cosas que más le preocupa (a Washington) es que el mundo no se entere de que Cuba va a ser invadida, de que Cuba va a ser agredida’.

Van a inventar cualquier mentira, van a recurrir a cualquier subterfugio, para que la agresión que van a realizar contra Cuba pase desapercibida, insistió Masetti y agregó: ‘una de las medidas que ellos toman es cerrar la única agencia de noticias que va a decir con toda seguridad la verdad sobre Cuba’.

Ese es el crimen de Prensa Latina, sostuvo, y, por eso mismo, se quiere en estos momentos cerrar todas las sucursales en Latinoamérica. Debemos hacer todo lo posible para evitarlo y, si aun así llegan a hacerlo, debemos hacer lo posible para que la realidad de esto se conozca, alertó.

Seis décadas después, Cuba, y también Prensa Latina, sigue siendo objeto de similares presiones y amenazas de Estados Unidos y de grandes campañas que pretenden ocultar la verdad.

Be the first to comment

Deja un comentario