septiembre 28, 2021

Alta comisionada DDHH se suma a campaña contra Cuba

Ginebra-. 16 jul (Prensa Latina) La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, llamó hoy manifestantes pacíficos a los detenidos en Cuba por su participación en hechos de vandalismo.

A contrapelo de imágenes violentas de robo con fuerza en comercios, heridas a representantes de fuerzas del orden y el vuelco de patrullas -que circulan en los medios y en redes sociales- la funcionaria de origen chileno pidió en un comunicado la excarcelación de todos los presos.

Para Bachelet, criticada por su silencio en la represión de las protestas en Chile durante 2019, se trataba de personas que ejercen su derecho a la libertad de reunión pacífica o a la libertad de opinión y expresión.

‘Es especialmente preocupante que entre ellas haya personas presuntamente incomunicadas y personas cuyo paradero se desconoce. Todas las personas detenidas por ejercer sus derechos deben ser liberadas urgentemente’, esgrimió.

Igualmente, pidió una investigación independiente, transparente y eficaz, y lamentó profundamente en el contexto de las protestas en La Habana la muerte de un manifestante, con un prontuario de delitos recogido por las autoridades locales.

‘Insto al gobierno a que aborde las demandas de los manifestantes mediante el diálogo, y a que respete y proteja plenamente los derechos de todas las personas a la reunión pacífica y a la libertad de opinión y expresión’, señaló Bachelet.

También pidió que se restablezca plenamente el acceso a internet (ya restablecido) y a las redes sociales. En Cuba, con más de 11 millones de habitantes, más de seis millones acceden regularmente a la red de redes.

La Alta Comisionada reiteró su llamado al levantamiento de las sanciones sectoriales unilaterales, dado su impacto negativo en los derechos humanos, incluido el derecho a la salud, en lo que parece un llamado a la eliminación del bloqueo sin mencionar a Estados Unidos, que mantiene esa política por más de 60 años contra la nación caribeña.

Más allá del descontento interno, reconocido de manera autocrítica por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, el gobierno presentó numerosas pruebas sobre la incitación a protestas violentas para justificar un incremento de la agresión de la Casa Blanca contra el país.

Durante la administración del republicano Donald Trump se impusieron más de 240 medidas que acentuaron la hostilidad contra La Habana. Medio centenar de esas acciones se establecieron durante las afectaciones por la pandemia de Covid-19.

Be the first to comment

Deja un comentario