octubre 23, 2021

Hugo Daniel Ruiz: el primer etnógrafo profesional de Bolivia

Por Luis Oporto Ordóñez -.


El 1 de julio de 2021 falleció un patriota, Hugo Daniel Ruiz. Nació en Sucre, el 5 de enero de 1937. Estudió Artes Plásticas en la Escuela de Bellas Artes de la capital, con maestros como Jorge Imaná (Dibujo) y Walter Solón Romero (Pintura mural). Migró a La Paz, donde se especializó en Cerámica en la Escuela Municipal de Artesanías y Miniatura, bajo la guía de Jorge Medina y Manuel Iturri (1969). Obtuvo el Premio Municipal de Cerámica y Alasitas (1972). Becado por la Organización de Estados Americanos (OEA), estudió Etnografía en el Instituto Paul Coremans del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México DF, siendo el primer etnógrafo profesional nacional.

Ingresó al Museo Nacional de Arte Popular y Artesanías, creado el 23 de agosto de 1962, por Víctor Paz Estenssoro, que designó como director a Manuel de Lucca. Luis Zeballos Miranda lo nombró ayudante y subdirector (1964-1969). Realizó trabajos etnográficos en Achacachi, Ayata, Compi, Achocalla, Tarija, Sucre, Tarabuco, Santa Cruz y Apolo, y en los pueblos indígenas Ayoreode, Araona, Chipaya, Chácobo, Ignaciano y Ese Ejja (1965-1970). Participó en el Programa de Demarcación de Áreas Socioculturales, con patrocinio de la OEA, el Instituto de Colonización, Desarrollo de Comunidades Rurales y el Instituto Indigenista Boliviano, dirigido por Francisco Amusquivar (1967); fue miembro del Comité Departamental de Investigadores de la Dirección Nacional de Cultura (1971); participó en festivales internacionales de música folklórica de Salta (1965 y 1966); Feria Internacional de Artesanías en Santiago de Chile, junto con Julia Elena Fortún (1972), y en la Primera Reunión Técnica de Educación y Cultura Popular Tradicional, en Cuenca, Ecuador (1972). Visitó como profesional los museos etnológicos de la República Federal de Alemania, por invitación del Gobierno alemán (1979).

Transformó el antiguo Museo de Arte Popular en el moderno Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef), logrando el apoyo del Banco Central de Bolivia (BCB) (1974). Fue visionario y contrató a los profesionales aymaras Roberto Choque Canqui (historiador) y Juan de Dios Yapita (lingüista), y a Martha Hardman, Tristán Platt, Nathan Wachtell y John V. Murra. La élite intelectual calificó al Musef como el “Museo de los indios”, no obstante, recibió el espaldarazo de la comunidad científica internacional, entre ellos Thierry Saignes, Olivia Harris, Kevin B. Healy, Brooke Larson, Patrice Lecoq y Hiroyasu Tomoeda, Gilles Riviere. Impulsó el estudio científico del uso tradicional de la coca en Bolivia, con William E. Carter y Mauricio Mamani. Así como la cultura Ayoreode y Chipaya, y la historia oral del Salar de Uyuni.

Ayudó a Tamara Bunke a introducirse al Gobierno de René Barrientos. Participó en la creación de la Peña Naira, donde cultivó amistad con Pepe Ballón, Yayo Jofré, Gilbert Fabre, Ernesto Cavour y Alfredo Domínguez. Fue fundador del Mercado Artesanal de San Francisco y asesor de la Asociación de Artesanía y Arte Popular de La Paz, la primera en su género. Abrió el Musef a los artistas y creadores de arte popular, quienes no tenían cabida en instituciones de esa época. Así se creó los Sábados Culturales, usando el patio del palacio de los Marqueses de Villaverde como escenario. Fue cómplice de los movimientos indianistas emergentes que no tenían espacios para sus debates. Abrió el auditorio del Musef a líderes indianistas que pasaron por este centro clandestino en pleno neoliberalismo, entre ellos a un formidable aymara que fundó el Ejército Indio. Fue sensible con los perseguidos políticos.

Durante el golpe de Luis García Meza, Diego Morales, artista de una serie de pinturas de denuncia, fue perseguido con saña. Nadie supo que Hugo Ruiz protegió a ese rebelde en los entretechos del palacio de los Marqueses de Villaverde. Con el economista aymara notable José Jach’a Flores y Genaro Flores, escribió el proyecto de la Universidad Técnica Andina del Kollasuyo, en una comunidad originaria de la provincia Aroma, aprobado por los mallkus que restituyeron motu proprio el cabildo indigenal, suscribiendo el acta de creación de esa casa superior, documento que rubricó Julio Garret Ayllón, rector de la Universidad Andina Simón Bolívar. Asistió al Jach’a Flores en sus últimos meses de vida, hasta que el célebre compositor aymara se dejó morir, de amor y nostalgia, en medio del olvido y la miseria atroz.

Rompió los modelos excluyentes de debate y reflexión científica, creando la Reunión Anual de Etnología, espacio abierto e irrestricto, propiciando un diálogo entre profesionales de prestigio internacional, jóvenes titulados de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y etnógrafos autodidactas. La formidable memoria de ese gran legado está concentrada en los Anales de la RAE.

Ante las amenazas que asechaban al Musef, formó una influyente Asociación de Amigos del Museo, integrada por la crema y nata de la pequeña burguesía, y tenía una poderosa madrina: su hermana Julia Elena Fortún.

En 1991 protagonizó una batalla épica contra el neoliberalismo. Una misión del Banco Mundial (BM) observó la presencia de cuatro repositorios culturales administrados por el BCB, recomendando que sean devueltos al Ministerio de Educación, como condición para asistir económicamente al Gobierno. Ante esta decisión Hugo Daniel Ruiz (Musef), Wilson Mendieta (Casa Nacional de Moneda), Joaquín Gantier (Casa de la Libertad) y Gunnar Mendoza (Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia), propusieron la creación de una Fundación Cultural, emulando a las de Ecuador y Colombia, con apoyo de Asociación de Amigos del Musef, científicos extranjeros, intelectuales nacionales e indígenas y la sociedad, deteniendo en seco esa intención. Mediante Ley N° 1670 de 31 de octubre de 1995, se crea la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, con el objeto de mantener, proteger, conservar, promocionar y administrar los Repositorios Nacionales y Centros Culturales, abriendo una nueva era en la administración cultural de Bolivia.


  • Bibliógrafo, presidente de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia.

 

Be the first to comment

Deja un comentario