septiembre 24, 2021

La reconstrucción económica y la profundización del Modelo Económico Social Comunitario Productivo

Por Ariel Bernardo Ibañez-Choque *-.


Bolivia está bien encaminada hacia la reconstrucción económica con justicia social. La tasa de crecimiento económico a abril de 2020 fue de 5,3%, resultado altamente alentador. Los sectores que más crecieron fueron: Minería (34,2%), Construcción (17,9%), Hidrocarburos (10%) y Manufactura (9,6%). La reactivación de estos sectores repercutió en la reducción progresiva de la tasa de desempleo abierto, que a abril de 2021 ascendió a 7,6%, después de la vergonzosa cifra de 11,6% que dejó el gobierno de facto en agosto de 2020. Es decir, la reconstrucción económica encaminada por el gobierno democrático popular logró que, en ocho meses, más de 173 mil personas recuperaran sus fuentes de empleo.

El éxito de la reconstrucción económica radica en la restitución del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (Mescp) ante el intento antidemocrático fallido de reinstauración neoliberal. El Mescp tiene entre sus pilares fundamentales la redistribución del ingreso para la atención de la población vulnerable, por ello se benefició de forma directa e inmediata a más de 1,3 y 2,7 millones de personas del área rural y urbana, respectivamente, con Bs1.000 para atenuar los efectos de la crisis sanitaria. Para garantizar la justicia social se encaminó un sistema tributario progresivo con el Impuesto a las Grandes Fortunas (IGF), que para 2021 recaudó Bs204 millones; y el Reintegro al Impuesto al Valor Agregado (IVA) que a la fecha devolvió Bs8,4 millones a más de 32 mil beneficiados que tienen ingresos bajos. Además, para revertir el incremento de la desigualdad y la pobreza, el Gobierno incrementó el salario mínimo en 2%, por encima de la inflación, situándolo en Bs2.164 para 2021; esto luego de que el gobierno de facto decidiera unilateralmente congelar los salarios y criminalizar al proletariado boliviano.

La reconstrucción económica tiene como principal motor a la inversión pública para el incremento de la demanda efectiva. El Gobierno destinó cuatro mil 011 millones de dólares en inversión pública en 2021 para revertir los efectos recesivos de la desastrosa gestión económica del gobierno de facto. Estos recursos están orientados a la reactivación de las empresas públicas estratégicas como BOA, YLB, ENDE, YPFB, entre otras, y a los proyectos de inversión paralizados en construcción, termoeléctricas y otros. Además se lanzó el fideicomiso de Apoyo a la Reactivación de la Inversión Pública con Bs2.000 millones para que los gobiernos subnacionales reactiven sus proyectos de inversión paralizados y dinamicen la economía local.

El rol la inversión pública es doblemente importante en estos tiempos de pandemia en tanto no solo fortalece la demanda interna, sino que compensa la contracción de la demanda externa por la crisis mundial, para sostener e incrementar la actividad económica y reducir el desempleo en el mercado interno.

Además de la reconstrucción económica, el Mescp se ha propuesto la profundización de la transformación económica para superar el añejo y heredado patrón primario exportador. El cambio estructural está siendo implementado mediante la Nueva Estrategia de Industrialización por Sustitución de Importaciones (NISI). El Mescp-NISI refuerza y fortalece la industrialización de los recursos naturales mediante un proceso ampliado y simultáneo de concentración de bienes y mercados de importación, y diversificación de bienes y mercados de exportación. En el marco de la NISI, el gobierno democrático popular ha proyectado la construcción de plantas de biodiesel, y la creación de la industria química básica y farmacéutica de subproductos del litio. Asimismo, se creó el fideicomiso SíBolivia de Bs911 millones, con una tasa de interés inédita en la historia económica del país de 0,5% anual, con el objetivo de impulsar la NISI en los sectores de manufacturas y agropecuario.

El fideicomiso para la NISI ha desembolsado a julio 2021 un monto de Bs205,4 millones en créditos. De estos, mil 810 microempresarios han sido los principales beneficiarios con el 67,6% del total del monto de los créditos SíBolivia. La pequeña y mediana empresa y la gran empresa se han beneficiado con el 15,8% y el 16,6% del monto total de los créditos SíBolivia, respectivamente.

Tomando en cuenta que la microempresa es la principal generadora de empleos en la economía, con aquella medida se garantiza el cambio estructural con la redistribución funcional de los ingresos. Además, el fideicomiso para la NISI está logrando su objetivo de promover el desarrollo manufacturero y agrario para la sustitución de importaciones. A julio de 2021, del total de créditos SíBolivia, la industria manufacturera concentra el 86,5%, la agricultura el 12,6% y la caza, silvicultura y pesca el 0,9% del total de créditos desembolsados. De hecho, estos resultados se manifiestan en balanza comercial positiva que, después de consecutivos déficits desde 2014, a junio de 2021 asciende a 832 millones de dólares. En ese sentido, es claro que el Gobierno está generando los incentivos financieros adecuados para el cambio de la estructura económica con una orientación hacia el crecimiento sostenido con justicia social.

Finalmente, el Mescp no se desentiende de la dimensión humana para la reconstrucción económica. La vacunación masiva, universal y gratuita es una prioridad para garantizar el bienestar de las familias bolivianas. Así, en 2021 se han destinado Bs1.863 millones para la lucha contra el Covid-19. Con estos recursos, a junio de 2021 se han adquirido más de cuatro millones de vacunas y se tienen comprometidas otros ocho millones de vacunas más hasta agosto 2021. A julio 2021, los beneficiados con la vacuna ascienden a 2,8 millones de bolivianas y bolivianos.

Hoy Bolivia es referente regional y mundial de la reconstrucción económica con un crecimiento robusto que busca el cambio estructural y la justicia social mediante un modelo económico de socialismo democrático alternativo al nefasto y anacrónico modelo neoliberal.


  • Crítico de la economía y sociedad capitalista.

Be the first to comment

Deja un comentario