octubre 28, 2021

Negro y Blanco (Segunda parte)

Por Sergio Salazar Aliaga *-.


Mario Ramírez Ballivián, integrante del dúo Negro y Blanco, el año 2016 me invitó a participar como coordinador regional del proyecto ArteConciencia; por temas de tiempo laboral nunca lo concretamos, el siguió adelante y hoy se encuentra planeando llevar el arte con conciencia a nivel latinoamericano.

A continuación nos adentramos en sus planes, en esta segunda parte de la entrevista a Mario.

ArteConciencia

“La idea es tejer puentes entre lo político-social, artístico-cultural, lo educativo-comunicacional, para que, a través de las canciones y audiovisuales, se puedan construir tres ejes: una memoria histórica, conciencia social y amor a Bolivia en las nuevas generaciones. El logo del proyecto es un piecito, que significa que está dejando huella.

Tratamos de generar dos actividades en diversos espacios de jóvenes. La primera actividad son los debates, con diferentes temas de la historia de Bolivia, feminismo y Estado laico. La segunda es que los propios espacios de los debates los relacionen con la cotidianidad, con lo que viven día a día, con nuestra identidad diversa en la que estamos viviendo. El proyecto es sentí-pensante, es así que grupos de jóvenes se fueron articulando solos, en distintos departamentos hicieron un apthapi (comida compartida) para ir debatiendo estos temas, y se van creando formadores de liderazgo, ese es parte del plan.

Las acciones son lo más importante, en estos 21 años como dúo Negro y Blanco viajamos por todo el país, a varios municipios, provincias, localidades, dando conciertos en actividades culturales, y me di cuenta que cuando uno va recorriendo termina enamorándose cada vez más del territorio que tenemos, es ahí que fue germinando la idea de ArteConciencia.

El último tiempo, en plena pandemia, ha salido de los propios espacios de jóvenes la propuesta de trabajar una temática que al final esté enmarcada en lo que es la cultura de paz, con una mirada mucho más profunda. Hemos propuesto desde ArteConciencia un trabajo de cultura de paz en dos ámbitos: primero, la paz interior, donde abordamos la alimentación consciente, respiración consciente, amor propio, entre otros; y segundo, paz con tu entorno, hemos puesto a Bolivia como una familia, con sus diversidades, en comunidad, con el concepto de que siempre hay alguien en tu familia que ha nacido en otro municipio, en otro departamento, y eso genera una red de intercomunicación más amplia.”

Inéditadas

“En lo musical, en plena pandemia pude sacar un disco, que es parte de un proyecto de Negro y Blanco, que se llama Inéditadas, que son canciones grabadas en vivo, de manera acústica, donde el público asistente elige las canciones que más les han gustado. Entonces salió el Inéditadas volumen 2, que son canciones mías, porque el volumen 1 eran de Christian Benítez, que las ha grabado hace dos años y medio, y justo mi concierto que se grabó con público coincidió con la crisis política de octubre de 2019, fue el 8 de noviembre, el día que la Policía en La Paz se amotinó; fue muy interesante porque lo hicimos en un café en la Av. Ecuador esquina Belisario Salinas, llamado Sultana, fueron dos noches, 32 canciones partidas a 16 por noche, de las cuales 15 entraron al disco.

Esa noche fue llamativa porque tuvimos que cerrar el local, hicimos el concierto a puertas cerradas, ya que estaba muy complejo lo que estaba pasando en las calles. La otra noche fue en San Miguel, en la Zona Sur, en la Casa Grito, en pleno conflicto también.

De ahí se hizo un trabajo de edición con Mauricio Segales, quien me acompañó en vivo y editó el disco. Esto salió a mediados del año pasado, en plena pandemia, y fue de manera virtual; está en todos los medios digitales, aparecen canciones como ‘El inocente’, ‘Mariposa’, ‘Tinku Bolivia’.”

El amor

“Luego, la vida y el amor me trajeron hasta Chile, hoy resido acá, fue una decisión con mi pareja, ya que ella vive hace tiempo acá y era mi turno de acompañarla, fue interesante también por todo el tema político que está atravesando este país, la formación de una Asamblea Constituyente, jóvenes en las calles, hay un clima de cambio social.

Igual quiero tejer ArteConciencia en Chile, ya sea con la comunidad boliviana, el material es netamente boliviano. Pero otro proyecto que tengo en mente es intentar tener un ArteConciencia latinoamericano, con videos de todo el continente, con música de todo el continente, generando esa memoria histórica a nivel de la Patria Grande.”

Para curar

“A fines de 2018 yo estaba en un momento complejo en la vida, buscando respuestas ante la vida, en eso me pasó algo muy lindo en tanto empecé a ver muchos colibríes en la ciudad de La Paz, algo que no es nada común, tengo los registros, pude sacar fotos de ello, en varios lugares. Yo sentí que venían ayudarme a curar lo que estaba viviendo, escribí una canción que se llama ‘Para curar’, está en el Inéditadas volumen 2, y dio pie a otra obra que son 17 canciones, de ahí nacieron otras con temas personales, para mi novia, otra que se llama ‘Renacer’, por lo nuevo que sentía en ese momento.

En pandemia, con esa sensación de sanarnos en comunidad, en solitario, de los pueblos originarios; de lo que fue la Colonia, de las guerras, existen heridas que tenemos que curar. La idea era aportar en eso, y tiene una propuesta musical con mucha mezcla, hay una morenada, una cueca, taquirari, baladas, también hay un son cubano.

Mauricio Segales lo está produciendo, Bernardo Arancibia, que es del Teatro Grito, está ayudando en percusión y vamos a tener muchos invitados, va estar una charanguista (Flor Isabel), un quenista, entre otros, este es un proyecto personal al margen de Negro y Blanco. Toda la obra gira en torno al colibrí como personaje principal, visita las canciones, da su luz, va a curar, pero además están las montañas, los abuelos, es algo universal, aparece el Suma Qamaña (Vivir Bien). El escenario va ser un círculo, mirándonos frente a frente con los invitados, queremos hacer con algún artesano de cristal un colibrí de vidrio, para que vaya girando por encima del escenario.

La idea del proyecto va ser registrar las 17 canciones, va ser en vivo, pero sin público. El proyecto grande es ir a 17 lugares a grabar los videos de cada canción, por ejemplo, ir al Sajama, hablar con gente de la comunidad y que nos expliquen cómo se curan el alma y el cuerpo; o en la Isla del Sol, así en diferentes localidades, algo interesante es que será en varias partes del mundo, como el Tíbet, Monte Shasta en California.”


  • Cientista político.

Be the first to comment

Deja un comentario