octubre 15, 2021

La ofensiva golpista se estrella con la Bolivia de la reactivación

Después de casi dos años, los protagonistas del Golpe de Estado de noviembre vuelven a escena. Impulsan nuevamente, como en 2019, un paro cívico y movilizaciones contra un Gobierno constitucional. Sin embargo, hoy la historia es distinta y el contexto tiene una hoja de ruta: la reactivación económica.

El 4 de octubre de 2021, cívicos y líderes de oposición se reunieron en el Encuentro Nacional por la Unidad y la Defensa de la Democracia en Santa Cruz para asumir esas determinaciones. Eligieron la misma fecha en la que en 2019 definieron, en un cabildo, el desconocimiento a los resultados electorales presidenciales de octubre de aquella vez, cuando el Movimiento Al Socialismo (MAS) ganó en primera vuelta.

Hoy, los protagonistas del golpe como el Comité Cívico Pro Santa Cruz, el ahora gobernador Luis Fernando Camacho, el excandidato presidencial de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, y el expresidente Jorge ‘Tuto’ Quiroga, impulsan medidas para este 10 de octubre y un paro nacional para el 11 en contra del Gobierno y la reactivación económica.

Luis Fernando Camacho

El 4 de octubre de 2019, en Santa Cruz se realizó un cabildo dirigido por líderes y activistas de oposición al gobierno de Evo Morales. En el encuentro se determinó que en caso de fraude en los resultados electorales se implementarían acciones de desobediencia civil.

El cabildo estaba dirigido por Camacho, entonces Presidente del Comité Pro Santa Cruz, quien asumió el cargo el 2 de febrero de 2019. En los registros de la institución cívica, califican las determinaciones del 4 de octubre como un hito histórico “para decidir y cumplir”.

Nació el 15 de febrero de 1979 en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Es descendiente de emigrantes del departamento de Cochabamba, hijo de José Luis Camacho Parada. Es abogado y director de la firma de abogados Corporación Jurídica. Incursionó en el ámbito empresarial, junto a su familia, siendo asesor jurídico y a la vez accionista del Grupo Empresarial de Inversiones Nacional Vida S.A. entre los años 2009 y 2015.

Se convirtió a los 23 años en el Vicepresidente de la Organización Cívica Unión Juvenil Cruceñista (UJC) permaneciendo en el cargo de 2002 hasta 2004. En 2015, ingresó al Comité Cívico Pro Santa Cruz ocupando el cargo de Segundo Vicepresidente de dicha instancia hasta 2017. Ese mismo año, asumió el cargo de Primer Vicepresidente del Comité Cívico hasta 2019. En febrero de 2019, fue elegido y posesionado como nuevo Presidente del Comité Cívico de Santa Cruz para el periodo 2019-2021. Pero, tuvo que dejar el cargo en 2020 para postular a la Presidencia y perdió.

En noviembre de 2019, fue uno de los principales impulsores de las movilizaciones y el Golpe de Estado en contra del Gobierno de Evo Morales en coordinación con la Policía y militares. En 2021 se postuló a la Gobernación cruceña, donde permanece y es cuestionado por la falta de gestión, irrespeto a las autoridades nacionales y agravio a la wiphala. Hoy, vuelve a convocar al paro.

Carlos Mesa

Carlos D. Mesa Gisbert fue otro protagonista del golpe. Es periodista, historiador y político. Nació en La Paz el 12 de agosto de 1953. Luego de que en 2016 y 2017, descartara intenciones políticas para ser candidato presidencial, mientras asumía la vocería por la demanda marítima, confirmó el 6 de octubre de 2018 su postulación a los comicios de 2019, donde perdió.

Fue postulante a la Vicepresidencia en 2002 por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), que tenía como postulante a la presidencia a Gonzalo Sánchez de Lozada, hoy prófugo de la justicia.

Logró la Vicepresidencia al ser parte del binomio con Sánchez de Lozada, quien se encuentra en Estados Unidos (EEUU) y para quien se busca la extradición por los hechos del denominado ‘Octubre Negro de 2003’, cuando hubo la represión que provocó víctimas fatales. Mesa se negó a ser testigo de cargo en el juicio que una corte federal interpuso contra su exacompañante de fórmula.

“Desconocí el proceso electoral, pedí y convoqué a la movilización de ustedes, que fueron los verdaderos protagonistas del proceso político, en el que participaron, de manera muy protagónica, también los movimientos cívicos y otros sectores de la sociedad”, admitió Mesa en un video de transmisión en vivo en sus redes sociales digitales el lunes 16 de diciembre de 2019.

El excandidato presidencial de la alianza Comunidad Ciudadana (CC) fue convocado por la Fiscalía en calidad de testigo en el caso denominado golpe de Estado. Sin embargo, no prestó su declaración informativa en calidad de testigo por la posibilidad de que sus respuestas puedan generar responsabilidades en su contra respecto a los hechos de octubre y noviembre de 2019.

Jorge Quiroga

Jorge Tuto Quiroga Ramírez es otro de los actores que impulsa, este 2021, acciones contra del Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS). El 2 de diciembre, fue designado por la presidenta de facto, Jeanine Áñez, como delegado de su Gobierno. El objetivo era hacer lobby para argumentar la ruptura institucional.

El 12 de noviembre, cuando Evo Morales aceptó la oferta de asilo de México, se le envió un avión de la Fuerza Aérea Mexicana porque se aseguró que la vida del líder del MAS corría peligro en Bolivia.

Esa jornada, la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), que estaba a cargo de su comandante, Gonzalo Terceros, negó el permiso para el ingreso del avión mexicano a territorio nacional.

Hoy, se conoce que el expresidente Jorge Quiroga fue quien tuvo contacto con las FFAA y pidió, sin tener cargo o representación alguna del pueblo, que Morales abandone el país en el marco de toda seguridad que ameritaba el operativo en coordinación con el Comando de la Fuerza Aérea.

“Yo nunca pensé terminar de agente de viajes de Evo Morales, pero en el vacío de poder el avión mexicano estaba en Perú, no ingresaba (a Bolivia), yo hablo con la gente de la Fuerza Aérea, les digo que den el permiso para pacificar el país”, sostuvo Quiroga en el seminario “Bolivia libre, la derrota de un fraude”, en diciembre de 2019.

Marco Antonio Pumari

El expresidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Marco Antonio Pumari, fue aliado de Camacho en 2019 en las acciones que concluyeron en el golpe de Estado.

Luego de la renuncia del expresidente Morales, el 10 de noviembre, policías amotinados se dirigieron a resguardar el Palacio de Gobierno, donde momentos más tarde ingresó Pumari junto a Camacho custodiados por los efectivos.

En 2020, fue candidato a la Vicepresidencia por la alianza Creemos, de Luis Fernando Camacho, y luego cuestionado públicamente por los habitante de Potosí en la plaza principal de esa ciudad. Es investigado por el golpe de Estado y respaldó la convocatoria del nuevo paro cívico.

Rómulo Calvo

El Comité Pro Santa Cruz es una de las instituciones que durante 2019 organizó las medidas para el golpe de Estado. Casi dos años después, busca protagonismo convocando nuevamente a movilizaciones y, sobre todo, a un paro cívico. Su presidente, Rómulo Calvo, es cuestionado por los hechos del 24 de septiembre, cuando en Santa Cruz se agravió a la wiphala y negó el saludo a autoridades del MAS.

En marzo, buscó movilizar a sectores opositores al Gobierno para oponerse a los procesos judiciales de exautoridades del Régimen de Jeanine Áñez, quienes son procesadas por los hechos de violencia de 2019 por la presunta comisión de los delitos de sedición, conspiración y terrorismo.

Camacho incumplido y sin mostrar gestión, alista un paro contra la Bolivia de la reactivación

Acorralado por sus promesas incumplidas y sin mostrar gestión, el gobernador Luis Fernando Camacho, junto a sus seguidores, optó por priorizar el discurso político y un paro de actividades mientras el Gobierno nacional expuso resultados irrefutables en la reactivación y crecimiento económico, aspectos destacados por organismos internacionales.

Camacho asumió el cargo de Gobernador de Santa Cruz el 3 de mayo de 2021. Él realizó las siguientes promesas:

– Aseveró que compraría 3 millones de vacunas para que, hasta el 24 de septiembre de este año, todos los cruceños estén vacunados contra el coronavirus. Sin embargo, ese compromiso fue incumplido.

– El 2 de febrero de 2021, se comprometió a crear 70.000 empleos en los primeros 100 días de su gestión como gobernador, pero no cumplió ese compromiso.

– Esa fecha, también anunció que se iniciarán 1.000 proyectos inmediatos en favor de los jóvenes y anticipó que se aplicará el trabajo por hora. Todo ello fue incumplido.

– Camacho promulgó el 12 de julio de 2021 la ley departamental que crea un fondo de Bs 54 millones para la compra de vacunas e insumos, pero no adquirió las dosis. No se informó en que se usó ese dinero.

– A esos compromisos se suma su promesa, efectuada en un cabildo del 4 de noviembre de 2019 en Santa Cruz, de otorgar a los policías una jubilación con el 100% del salario. Inclusive, el entonces ministro Arturo Murillo les recordó a los policías: “Vayan a pedirle su aumento salarial a Camacho” (Fuente: https://lazurdaradio.com/murillo-a-la-policia-vayan-a-pedirle-su-aumento-salarial-a-camacho/).

Sin mostrar gestión

Además de promesas incumplidas, la gestión de Camacho como gobernador fue observada por varios sectores, entre ellos los interculturales.

– Por ejemplo, él tuvo peleas con la subgobernadora de la provincia Velasco, Katherine David, a quien destituyó por acudir a un acto público del Ministerio de Defensa. Ella, exmiss Bolivia, afirmó que Camacho no aplica la descentralización que pregona. Lamentó las pugnas dentro del partido del Gobernador y aseguró que “no existe un proyecto de departamento” ya que priman intereses personales.

– Otro ejemplo de su gestión fue que la Gobernación cruceña, mediante una de sus dependencias, rechazó recibir casi un millón de vacunas contra el COVID-19 pretextando que no tenía habilitadas cámaras de refrigeración. Por si fuera poco, otra oficina de Camacho distribuyó pruebas caducas contra el coronavirus.

En ese contexto, Camacho y sus seguidores, quienes aguardan la convocatoria de la Fiscalía por el golpe de Estado de 2019, impulsan un paro de actividades, apoyados también por las “comparsas carnavaleras”, según un tuit del periodista Freddy Morales, quien recordó que esas comparsas “participaron en el golpe de Estado” de noviembre de 2019.

Ese paro (apoyado también por Jeanine Áñez, Carlos Mesa, Tuto Quiroga y otros actores del golpe de 2019) provocaría una pérdida diaria de $us 112 millones en la economía boliviana, sostuvo el martes el ministro de Justicia, Iván Lima.

Indicadores de la reactivación

En contraste con el actuar de Camacho y sus afines, el Gobierno nacional registra avances importantes en la reactivación de la economía boliviana, aspecto resaltado por organismos internacionales como el Banco Mundial, entre otros indicadores.

– El Banco Mundial mejoró sus proyecciones de crecimiento para la economía boliviana, ya que proyecta para el país un crecimiento económico de 5,5% este año, superior al que había previsto en abril de 2021, que fue de 4,7%.

– El Índice Global de la Actividad Económica (IGAE), a julio de 2021, registró un crecimiento del 9,2%, dijo el 27 de septiembre la ministra de Planificación del Desarrollo, Gabriela Mendoza.

– Se registró una disminución de la tasa de desempleo, que llegó a un 6,5% hasta agosto; en contraposición al 11,6% registrado durante el régimen de facto de Áñez.

– En el marco del Modelo Económico Social Comunitario Productivo, el Gobierno prioriza la inversión pública para impulsar el crecimiento económico.

– El Ejecutivo puso a disposición de los municipios el Fondo Concursable de Inversión Pública Productiva (FOCIPP) de Bs 1.500 millones.

– El presidente Luis Arce, cumplió su promesa electoral y promulgó la Ley de Devolución de Aportes efectuados a las administradoras de fondos de pensiones (AFP).

– Según un boletín de prensa del Ministerio de Economía, las ventas facturadas de los restaurantes se incrementaron de $us 159 millones a mayo de 2020 a $us 182 millones en el mismo período de 2021, con un aumento del 15%.

– El Gobierno fortaleció el mercado interno con la redistribución de ingresos para dinamizar el mercado local y apoyar al sector productivo.

-A junio de 2021, la inscripción de nuevas empresas aumentó en 72%, de 5.509 a 9.454 firmas legalmente establecidas, según reportan los datos de la Fundación para el Desarrollo Empresarial (Fundempresa).

– Por el lado del mercado externo, también se observa un comportamiento favorable, las exportaciones del país se elevaron en 54% a junio de 2021, de $us 3.174 millones a junio de 2020 a $us 4.904 millones al primer semestre de este año.

– Las ventas de manufacturas representan una mayor cuantía con $us 2.357 millones en junio de 2021, seguido por la minería con $us 1.297 millones y el sector de hidrocarburos con $us 1.056 millones, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), señalados en el reporte de Economía.

– La balanza comercial es positiva en 2021. El año pasado se cerró con $us 341 millones de superávit y “hoy tenemos un superávit de $us 1.817 millones”, indicó el presidente Arce en el Encuentro de Economistas de Bolivia realizado el jueves y viernes pasados.

Esas cifras positivas contrastan con la gestión y las promesas incumplidas de Camacho quien, pese a ello, optó por seguir haciendo política e insistir en un paro de actividades.

Ese contraste, fue también mencionado por el presidente Arce. “Mientras existen algunos otros que siguen haciendo política, y política y nunca han mostrado gestión, nuestro Gobierno nacional, en estos meses, claramente está mostrando resultados económicos que son irrefutables por las estadísticas que hoy mismo vierten organismos internacionales”, indicó el Presidente.

Be the first to comment

Deja un comentario