diciembre 8, 2021

Píntame Bolivia

Por Sergio Salazar Aliaga *-.


El 2009 me tocó vivir por trabajo en Buenos Aires, fue la mejor experiencia de mi vida, tenía 23 años y estaba descubriendo el mundo, a mi retorno hice una pequeña despedida con algunos amigos, en eso agarran una guitarra y con toda la melancolía y añoranza boliviana comienzan a cantar Píntame Bolivia; era como un himno, fue una sensación única.

Esta es una segunda parte de nuestra conversación con Christian Benítez del dúo Negro y Blanco y además creador de la canción Píntame Bolivia.

Píntame Bolivia

“La escribí el año 1993, meses después de salir de colegio, estábamos en plenas eliminatorias de fútbol para el Mundial USA 94, Bolivia nunca había clasificado a un mundial por mérito deportivo, y me acuerdo que saliendo de una clase –yo estudiaba Ingeniería de Sistemas en la Escuela Militar de Ingeniería EMI–, escuché el partido de Bolivia-Brasil, íbamos ganando con goles de Marco Etcheverry y Álvaro Peña, fue algo histórico, además que le quitábamos el invicto a la selección verde amárela y estábamos a punto de clasificar.

Era una euforia general de todos, desde el portero, la dulcera, el catedrático, los alumnos, el minibusero, el lustrabotas, todos estaban escuchando, era una sensación indescriptible, lo primero que vino a mi cabeza, ese rato no tenía guitarra, ni una grabadora, nada… fue ‘píntame amarillo, píntame de verde, píntame de rojo soy Bolivia y su gente’.

Me vino a la mente toda la letra de la primera estrofa y la melodía, me di cuenta inmediatamente que era una canción, me asusté porque no tenía dónde grabar, dónde anotar; corrí, tomé un taxi, fui a la casa de mi novia en ese momento, a pedirle la guitarra de su papá, porque su papá tocaba… Ella ya me cuenta, años después –porque yo ya me había olvidado de todo eso, porque entré como en trance–, que entré ese día a su casa, agarré la guitarra sin hablar con nadie y comencé a tocar, a probar acordes, para hacer el esqueleto del Píntame Bolivia.

Cuando acabé de armar, ella me miraba y le pregunté si tenía dónde grabar, y me dijo que no. Comenzamos a buscar una radio, en ese tiempo no era como ahora que agarras el celular y grabas, entonces tomé otro taxi para irme a mi casa, pero ya con la melodía definida en la cabeza. Terminé la canción en casa y la logré grabar.”

Cómo sale a luz

“Ha sido un proceso, al principio empecé a guitarrearla para la familia, con los amigos más cercanos, en reuniones, yo ya había compuesto unas 10 canciones antes, así que Píntame Bolivia no estaba como primera opción en mis guitarreadas, porque era muy nuevecita, pero la gente, los amigos, la familia comenzó a pedirla, gustaba mucho la canción.

Después me salí de la EMI y entre a la Universidad Católica Boliviana a estudiar Comunicación, allí era como mi carta de presentación para los amigos, hasta que en 1994 conocí a Mario Ramírez en una noche cultural, allí le presente el Píntame Bolivia y él inmediatamente me cantó una composición que tenía que se llama El hombre, entonces ahí hubo una identificación entre ambos. Lo primero que conocimos el uno del otro era que ambos éramos creadores de canciones.”

Primera versión

“La primera versión que sale de Píntame Bolivia va ser con Coral Nova, que fue fundada en 1972 por Julio Barragán Saucedo y después le siguió Ramiro Soriano. Grabamos un disco, Ramiro me escuchó guitarrearla, me llamó, y en el piano de la Universidad hizo algunos arreglos; yo me emocioné. Primero salió con el coro de la Universidad y después con la Coral Nova.

Pronto la comenzamos a cantar con Negro y Blanco, en realidad con el grupo de la Universidad porque no teníamos nombre todavía; sacamos un demo y la grabamos con Discolandia.

Como dúo también fue como una carta de presentación, para que la gente que lo escuchara automáticamente supiera que somos bolivianos, eso era importante para nosotros.”

La caravana

“Píntame Bolivia nos ha abierto muchas puertas, en 1999 nuestro plan era, tras garbar el primer disco, irnos a México y hacer una carrera ahí, se dio una oportunidad, un productor nos dijo que el futuro estaba allá, entonces decidimos hacer un videoclip para presentarlo en México, para nuestra presentación, la dirección estuvo a cargo de Emiliano Longo, comenzamos a buscar recursos, auspiciadores y creció la idea, viajamos por toda Bolivia y al momento de la presentación teníamos dudas de entregarlo solo a algún canal de televisión, un amigo nos dijo que por qué no lo presentábamos a Naciones Unidas.

Fuimos a una reunión, mostramos el videoclip y nos dijeron que tenía mucha coincidencia con su informe de Desarrollos Humanos que iban a presentar el año 2000 “Transitando al Siglo XXI”, nos comentaron que querían hacer una presentación conjunta, ellos mostraban el informe y nosotros la canción, para todos los acaldes de los más de 300 municipios, nos encantó la idea.

Nos preguntaron qué otras ideas más teníamos. Ahí salió lo de ir por toda Bolivia con una Beatle o peta pintada rojo, amarillo y verde. Ahí es donde empezó la semilla para la caravana Píntame Bolivia, fuimos a los nueve departamentos y a más de 40 municipios en dos meses, junio y julio del año 2000.

El proyecto creció y junto a Emiliano Longo, que era el director de Teatro Grito, aumentamos el teatro, los títeres y algunas notas para armar un documental; el arte es un excelente medio para comunicarse con la gente. También fue registrado en imágenes por el fotógrafo Antonio Suárez.”

Lo que deja

“De las primeras veces que estábamos tocando, una vez en un concierto en la Plaza San Francisco, Mario me hace notar que alguien del público estaba difundiendo papeles impresos con la letra de la canción, cuando terminamos de actuar se nos acerca un joven y nos dice ‘yo repartí la letra’. Nos cuenta que pertenecía a una pandilla en El Alto, pero que al escuchar Píntame Bolivia decidió salirse y formar su propio grupo, que eso comenzó a crecer y ahora reclutaba a jóvenes para que salieran de las pandillas.

Para mí fue crucial esa anécdota, por ese tipo de cosas es tan importante Píntame Bolivia. Y no nos cansamos de tocarla, renace esa canción, nos llena el corazón, por más que tenga más de mil 300 canciones Píntame Bolivia es insuperable.

Otro punto importante fue cuando nos invitó Silvio Rodríguez para abrir el concierto acá en Bolivia, cantamos Píntame Bolivia. Ver todo un estadio cantando la canción fue muy importante para nuestra carrera.”


  • Cientista político.

Be the first to comment

Deja un comentario