noviembre 29, 2021

Rodrigo Rojas

Por Sergio Salazar Aliaga *-.


Que buen año fue el 2001, había un grupo muy interesante de amigos del Colegio San Ignacio, de repente conocí a Andrés Rojas, hermano de Rodrigo, y fue así que adquirí su primer disco que ahora es una reliquia, “Los cuentos, la vida moderna y tú”, con canciones como “Posología”, “Cada Vez”, “Cita Rebelde” y, por supuesto, “Te Imaginas”.

Rodrigo Rojas es un representante a nivel internacional, cantautor y trovador, consolidó su carrera en México y cantó con Ricardo Montaner, Alberto Plaza, Kalimba, Fernando Delgadillo, Alejandro Filio, Pedro Guerra, entre muchos otros. Cantó en los 32 estados de México, logrando publicar hasta hoy siete discos. Conversamos con él.

La guitarreada

“La música ya la traía en la sangre, en mi familia estuvo muy presente, si bien nadie se había dedicado profesionalmente a hacer música todo el mundo cantaba, tocaba la guitarra, tengo un tío que estuvo un tiempo girando en Europa tocando folklore latinoamericano, mi madre estuvo también con él, mi viejo tenía una voz espectacular, estilo Leonardo Favio, y siempre se reunían en la casa para guitarrear. Mis primeros recuerdos de la vida tienen que ver con esos encuentros, venían muchos de sus amigos y traían bombos, guitarras, instrumentos y cantaban hasta el amanecer, y yo dormía en el cuarto de al lado, y con esa sonoridad que se me quedó; fueron mis primeras fiestas.

En mi familia hay historias de música, mi abuelo paterno se escapaba del colegio para ir a cantar a una radio, en Cochabamba, hasta que lo descubrieron y lo metieron al Colegio Militar y le hicieron abandonar la guitarra. Por ese lado, mi papá canta muy bien; mi abuelo materno también, él es radialista, Hugo Peláez, de la Radio Illimani.

Ahora hay un momento más profundo, más hondo, ese fue cuando mi viejo me regaló un casete de los Beatles, escuché eso y me voló la cabeza, no era posible… después grabé todo un casete, anverso y reverso, con la canción ‘Yesterday’, porque me obsesionaba. Es uno de los hitos, pero hay algo más, un primo muy querido (Mario Bejarano), aficionado a la guitarra, me cantó una canción de Silvio Rodríguez, ‘Ojalá’. En mi vida hay dos momento que musicalmente me marcaron profundamente.”

La guitarra

“Un día en esas guitarreadas apareció un chapaco, se llamaba Ricardo, él daba clases justamente de guitarra, entonces mis padres dijeron que nos den clases, era un maestro espectacular, que tocaba de todo, desde rock argentino, zambas, cuecas, baladas, folklore boliviano, canciones internacionales, pop… sabía todo, era increíble.

Tenía un método muy práctico, muy lindo, nos enseñaba los acordes como por familias, uno comenzaba a tener una relación con los acordes muy armónica, él fue el que me hizo enamorar del instrumento; aparte fomentaba mucho la creatividad, también él tuvo que ver para que yo comenzara a escribir.

Otro amigo, Eduardo Álvarez, me fomentó en la escritura. Él hoy en día es psicólogo pero es poeta, ha publicado algunos libros, y me decía que le ponga música a algunos poemas que él escribía, así nació mi primera canción llamada ‘Tú misma’.

Después comencé a escribir algunas canciones, ahí nació una que se llamaba ‘Tal vez’, no eran buenas, ahora no las canto ni por si acaso, tenían ese algo de la inocencia. Una de esas canciones tenía un objetivo específico, que era declararle el amor a una chica, me acuerdo que después de que le canté la canción ella me dijo que no, que tenía novio, entonces le escribí otra canción más despechada todavía, esa ya tenía mejor texto y mayor calidad.”

Cantautor

“Al inicio uno canta para estar con los amigos, cantar con ellos, de niño igual fantaseaba que era un gran artista, que subía a escenarios. Me acuerdo que veía documentales de las vidas de artistas que me gustaban mucho, de los Beatles por ejemplo, y luego plagiaba el documental con mi vida, había ese sueño.

Ya cuando comencé a tocar la guitarra me di cuenta que había una magia, que podías conmover a los demás, generarles sentimientos, de convocar cosas, crear puentes a través de las canciones, ahí comienza a tomar algo en serio.

Cuando grabo mi primer disco ya había salido del colegio, tenía 18 años, fue una historia muy curiosa, siempre tuve el apoyo de mi familia, pero cuando vieron que la cosa estaba yendo muy en serio como que se asustaron, querían mandarme a una universidad en Chile a estudiar música, yo me di cuenta de que podías entrar al segundo o tercer año si es que rendías algunos exámenes, entonces les dije a mis padres que yo estudiaba todo lo necesario para poder rendir el examen a cambio de que me ayudaran a producir mi primer disco.

Aceptaron aquel plan, me puse en contacto con músicos tremendos para ver quién podía producir el disco, di con Martín Joffré, que fue fundador de Loukass, emblemático del rock nacional; Jhon Loza, profesor de canto; y con Pato Lucas, un jazzista, tecladista, espectacular, que se dedicó más a la onda bailable, llegó con FM y Silvina al país, ahora toca con PK2, él se encargó de los arreglos, Joffré de la grabación, producción, y Loza de lo vocal, de lo artístico.

Lanzamos el disco independientemente, fui personalmente a todas las radios, a programas, después grabamos el videoclip de ‘Te imaginas’ con ayuda de Ángel Careaga, comenzó a escalar por sí solo, en seis meses ya había arrancado mi carrera, me dieron la oportunidad de ser profeta en mi propia tierra.”

Cita rebelde

“Después salieron diferentes canciones, a ‘Cita rebelde’ la quiero mucho, casi todas las canciones tienen que ver con el mundo onírico, todas tiene que ver con los sueños, con el inconsciente, por eso dice ‘no hubo ninguna cita hecha previamente, solo la diosa casualidad, simplemente hizo que dos estrellas de mar pactaran entre las olas de gente’.”

Los cuentos, la vida moderna y tú

“‘Un mundo al revés’, me puse a pensar sobre los clásicos de Disney, que siempre terminan con ‘y vivieron felices para siempre’. Dije qué sucedería si ese final fuera modificado, si los personajes de los cuentos de hadas tuvieran que vivir con los mismos problemas de nosotros, con el caos del mundo, tenía una intención humorística pero también una intención crítica, es una canción que tiene que ver con el mundo de las fantasías, por eso digo: ‘Y mientras esta vida moderna, que es más moderna que vida, se empeña en asesinar fantasías’. En fin, hay una doble crítica, una a los cuentos; y la otra a nuestras realidades. Igual creo que tiene que ver con un tema de la edad, cuando uno comienza a soñar en cosas más grandes.”


  • Cientista Político.

Be the first to comment

Deja un comentario