diciembre 2, 2021

Masacre de Todos Santos

Por Claudia Miranda Díaz *-.


Nuestra historia republicana es una larga sucesión de golpes de Estado. Alberto Natusch Busch protagonizó el golpe de Estado del 1 de noviembre de 1979, gobernó durante 15 días, pero en ese corto tiempo se produjo la Masacre de Todos Santos.

Contexto de un proceso revolucionario

El mayor suceso histórico del siglo XX fue el triunfo de la Revolución cubana. El 26 de julio de 1953, en Santiago de Cuba, se llevó a cabo el asalto al Cuartel Moncada, fecha a partir de la cual mediante una guerra de guerrillas, a la cabeza de Fidel Castro, el 1 de enero de 1959 derrocaron al dictador Fulgencio Batista (en Bolivia, el gobierno del MNR se sostuvo entre 1952-1964).

Un hecho histórico relevante en nuestro país –durante ese período– fue la guerrilla de Ñancahuazú, comandada por Ernesto Che Guevara. Esta comenzó el 7 de noviembre de 1966 y duró hasta el 8 de octubre de 1967, fecha en la que el Che fue aprehendido y asesinado al día siguiente (9 de octubre) en La Higuera, localidad del Municipio de Pucará, situada en la provincia de Vallegrande, en el departamento de Santa Cruz (bajo el gobierno de Barrientos, 1964-1969).

Otro hecho histórico importante fue la guerrilla de Teoponte. El 18 de julio de 1970 la columna guerrillera guevarista ingresó a Yungas. La guerrilla duró solo tres meses, se dice que murieron entre 53 y 57 personas. Benjo Cruz y Néstor Paz Zamora son los guerrilleros más emblemáticos. Benjo, cantante revolucionario; Néstor, exseminarista y profesor de Religión (epopeya vivida bajo el régimen de Alfredo Ovando Candia, 1969-1970).

El 1 de mayo de 1971, en instalaciones del Palacio Legislativo, funcionó la Asamblea Popular, contó con 221 delegados: 132 proletarios, 24 campesinos, 55 de clase media y 13 de partidos políticos revolucionarios. La Asamblea Popular, también denominada Parlamento obrero, desarrolló 10 sesiones, la última fue el 2 de julio de 1971 (bajo el gobierno del general Juan José Torres, 1970-1971).

Fin del proceso revolucionario. Inicio de un largo periodo dictatorial

Frente al contexto histórico mencionado, la asonada fascista que nació en Santa Cruz el 19 de agosto de 1971 triunfó en su intento golpista el 21 de agosto de ese año, imponiéndose la dictadura banzerista –la más larga de nuestra historia– (1971-1978).

Desde el mismo 21 de agosto el régimen banzerista fue valerosamente resistido y enfrentado por el pueblo boliviano, representado por la vanguardia obrera, los campesinos, universitarios, clases medias, acompañados de los partidos políticos de izquierda de entonces: Partido Obrero Revolucionario (POR); Partido Comunista de Bolivia (PCB), Partido Comunista Marxista Leninista (PCML), Partido Socialista 1 (PS-1), Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR). Como resultado de esta permanente lucha se consiguió iniciar el proceso electoral que conllevó a la caída del dictador Banzer.

El 9 de julio de 1978 se realizaron elecciones. Banzer, al verse imposibilitado de candidatear –ante la opinión pública negativa hacia su postulación–¸ auspició la candidatura del militar Juan Pereda Asbún. Estas elecciones fueron anuladas al comprobarse un gigantesco fraude electoral que favorecía a Pereda Asbún, quien con la sigla UNP “obtuvo” el 50,90%. Dos días después de la anulación de las elecciones (el 21 de julio de 1978) Juan Pereda protagonizaba un nuevo golpe de Estado, esta vez contra Banzer –se dice que por acuerdo de ambos–. Pereda fue derrocado por el general David Padilla Arancibia el 24 de noviembre de 1978.

El general Padilla convocó a nuevas elecciones, que se llevaron a cabo el 1 de julio de 1979. Al no existir un ganador con amplia mayoría le correspondió al Congreso Nacional realizar la elección; como no llegaron a un consenso, optaron por nombrar presidente interino al presidente del Senado, Walter Guevara Arze, quien asumió el cargo el 8 de agosto de 1979; fue derrocado por Alberto Natusch Busch el 1 de noviembre del mismo año.

Masacre de Todos Santos

Durante la celebración de Todos Santos –costumbre arraigada en nuestro país– y mientras se realizaba en la ciudad de La Paz una Asamblea General de la OEA, que apoyó de forma unánime nuestras aspiraciones de reivindicación marítima, sucedió el cruento golpe de Estado encabezado por Alberto Natusch Busch. En los días 1 y 2 de noviembre perdieron la vida 100 civiles, 40 desaparecidos, 500 heridos, según informe de la Fundación Boliviana Contra la Impunidad. A este doloroso momento de nuestra historia se denomina Masacre de Todos Santos. Natusch gobernó con medidas extremas propias de una dictadura: Estado de sitio, toque de queda y ley marcial; fue obligado a renunciar ante la valiente resistencia popular que no cesó en los 15 días de su mandato.

Epílogo

El 16 de noviembre de 1979 asumió la presidencia Lidia Gueiler Tejada –por Sucesión Constitucional–, en su calidad de Presidenta de la Cámara de Diputados. El Congreso Nacional sesionó durante el gobierno de Natusch, por acuerdo de legisladores del MNR y otros partidos políticos afines con los golpistas.

En el golpe de Estado de 2019 los denominados “pititas” emularon esta parte de nuestra historia, a la inversa; catalogaron al presidente constitucional Evo Morales como “dictador” y alentaron sus movilizaciones “por 15 días”, para “recuperar la democracia” (supuestamente arrebatada).


  • Economista y Auditor Financiero.

Be the first to comment

Deja un comentario