septiembre 30, 2022

Bolivia camino a Venezuela

Por Miguel Ángel Marañón Urquidi *-.


En discursos de políticos y dirigentes de oposición, y sobre todo en redes sociales, se escucha que la ciudadanía debe evitar la aplicación del modelo económico del Gobierno porque esto nos conduciría a la misma situación de Venezuela y/o Cuba. Nos indican, con fotos incluidas, que el régimen venezolano dejó su economía en la miseria, después de ser una de las más ricas del mundo.

Sin embargo, este fenómeno no se debe a que la administración venezolana no pueda administrar bien los recursos del país o, como sugieren estos discursos, que los altos dirigentes se lo “robaron” y dejaron al país en la miseria; la principal causa de la crisis venezolana es el “bloqueo económico” al cual Estados Unidos somete a la nación caribeña, que implica congelamiento de cuentas bancarias, prohibición de comercializar productos, congelamiento de activos y pasivos en el sistema financiero internacional, llegando hasta el uso de la fuerza militar (bloqueo marítimo).

La ciudadanía debe saber que en 2015 Obama declaró a Venezuela como “amenaza extraordinaria para la seguridad nacional y para la política exterior de Estados Unidos”, razón por la cual congeló las cuentas bancarias de altos funcionarios venezolanos. En 2017 Trump prohibió el comercio de los bonos de Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa), acción con la que al país sudamericano se le impide acceder a créditos del sistema financiero y vender activos, vale decir que los privaron del 70% de sus ingresos. A estas sanciones se unió Inglaterra, que evita que el gobierno de Maduro pueda utilizar 31 lingotes de oro con un valor de más de mil millones de dólares.

Pero existen países que se atreven a desafiar al Tío Sam y aquel bloqueo económico, China e Irán están entre los principales en hacer frente al bloqueo económico y sobre todo militar; el primero hace llegar suministros básicos –no los suficientes para abarcar a toda la población–, mientras que Irán intercambia los derivados del petróleo (gasolina, diésel y otros) por petróleo crudo. Estas acciones solidarias son insuficientes pero representan un alivio a la crisis venezolana.

El bloqueo económico, político y militar, para la mayoría de los países tiene por objetivo forzar a Venezuela a “devolver” la democracia que, según ellos, ya no existe, pero la verdadera razón es eliminar a este país de las decisiones comerciales del petróleo, ya que en la determinación de precios o cantidades del barril Venezuela ya no tiene el peso que tenía antes y eso conviene a los intereses económicos y financieros de Estados Unidos y sus aliados.

Cualquier economía, socialista o capitalista, si se le priva o congela más del 70% de sus ingresos, claro que entrará en crisis, aumentará la pobreza, atravesará dificultades en la salud y educación y otras consecuencias producto de una acción político-militar, lo que no significa que no funcione el sistema económico de Venezuela o que sus funcionarios sean corruptos al punto de llevarse sus recursos.

Pareciera que en Bolivia la oposición busca que un bloqueo económico y militar llegue a nuestro país, por todas las supuestas e infundadas denuncias de “irregularidades” que cada día realizan.


  • Economista.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario