mayo 21, 2022

Malvinas: a 40 años de la gesta anticolonial

Por Eduardo Paz Rada *-.


Las fuerzas patrióticas y anticoloniales, argentinas y latinoamericanas, mantenemos la batalla política e ideológica contra las manifestaciones conservadoras, antinacionales y vasallas del imperialismo en torno al tema fundamental de la soberanía argentina en las Islas Malvinas, Sandwich y Georgias del Sur, cuando se cumplen los 40 años de la Guerra de las Malvinas, gesta de recuperación militar de los territorios ocupados desde 1833 por el Imperio inglés.

La colonización mental y pedagógica pretende archivar este asunto central de dignidad y soberanía de los pueblos latinoamericanos y caribeños a través de políticos, medios de comunicación, voceros, académicos e intelectuales cipayos del discurso anglosajón. Desde principios del siglo XXI, con el respaldo de los gobiernos nacionalistas y antiimperialistas de la Región, Argentina desempolvó y enfrentó la desmalvinización ejecutada por los gobiernos entreguistas y neoliberales, reivindicando al mismo tiempo, como parte de un solo proyecto, la unidad e integración emancipadora de la Patria Grande.

La coordinación política bolivariana y sanmartiniana con Hugo Chávez, Fidel Castro, Lula da Silva, Evo Morales, Rafael Correa y Daniel Ortega, entre otros, fue el impulso para potenciar las políticas del pueblo argentino y los gobiernos peronistas de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de poner en agenda internacional el asunto de Malvinas. Fue fundamental el rechazo frontal de los pueblos de América Latina y el Caribe a la intervención del imperialismo a través del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en la Cumbre de Mar del Plata en noviembre de 2005, vigilada de cerca por la Cumbre Social de los Pueblos.

La estrategia norteamericana fue enfrentada con la formación y el avance de los proyectos de la integración de América Latina y el Caribe expresados en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Petrocaribe, el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), como manifestación del intento más avanzado de construcción de la Patria Grande.

El retroceso generado por el gobierno neoliberal y proinglés de Mauricio Macri de 2015 a 2019, paralelo a la arremetida del régimen de Washington contra Venezuela, Cuba y apoyando gobiernos títeres en Brasil, Ecuador, Chile y Colombia, principalmente, significó no solamente un tiempo de desmalvinización. El gobierno de Alberto Fernández desde 2020 ha reposicionado el asunto Malvinas en la política internacional de Argentina.

Los antecedentes históricos

Habiendo sido descubiertas por españoles y siendo territorio de la Corona hispana, con la guerra de la Independencia de la Patria Grande las Islas Malvinas pasan a ser parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata y será en 1820 que la bandera argentina será izada en Puerto Soledad. En 1825 el cónsul británico en Buenos Aires firma el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación sin ninguna observación en relación a los territorios argentinos. En 1829, el gobierno de Buenos Aires crea la comandancia político-militar y el mismo año se presenta una protesta inglesa.

Repentinamente, en el marco de la balcanización de América Latina y de la disputa entre los imperios comerciales de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y España por controlar territorios estratégicos de navegación entre los dos océanos, Estrecho de Magallanes y Cabo de Hornos, se presenta un interés especial de estas metrópolis. Se produce un primer ataque a las Islas Malvinas por parte de Estados Unidos en 1831 y luego del Reino Unido de Gran Bretaña que con la corbeta Clio, que zarpa desde Río de Janeiro, ataca Puerto Soledad el 2 de enero de 1833 y ocupa ilegal y violentamente el territorio argentino.

De esta manera, las Islas Malvinas se convirtieron en un enclave colonial estratégico de los ingleses. Recién en 1934 el parlamentario socialista argentino Alfredo Palacios puso a consideración del Congreso el problema de la usurpación de las islas del Atlántico Sur, impulsando iniciativas para que la sociedad argentina conozca y asuma el derecho soberano que su país tiene sobre las Islas Malvinas.

Posteriormente los reclamos argentinos ante los organismos internacionales consiguieron que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) establezca el carácter colonial de la ocupación británica y apruebe en 1965 la Resolución 2065, que demanda el diálogo entre las partes ya que “admite la existencia de una disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Islas Sandwich y Georgias del Sur” bajo el título “Causa de las Islas Malvinas”. Desde ese momento, la ONU en su Asamblea General y en su Comité de Descolonización han aprobado más de 40 resoluciones recomendando el diálogo entre las partes.

La gesta descolonizadora

La gesta descolonizadora de Malvinas de 2 de abril de 1982 ha generado innumerables debates y controversias por haber partido de una decisión de la dictadura militar antinacional y represiva de los años precedentes, sin embargo, inmediatamente el movimiento obrero y popular, que resistió y rechazó a la dictadura, asumió una clara posición de respaldo a la recuperación del territorio argentino. La Central General de Trabajadores (CGT) en ese mismo momento convocó a realizar manifestaciones y tomó Plaza de Mayo para demostrar su posición de defensa del territorio argentino.

Su principal dirigente, Saúl Ubaldini, junto a Jorge Triaca, el peronista Deolindo Bittel y Jorge Abelardo Ramos, uno de los más brillantes teóricos de la Izquierda Nacional y autor de la Historia de la nación latinoamericana, viajaron inmediatamente a las Islas Malvinas recuperadas como demostración del respaldo del pueblo argentino a las acciones de recuperación soberana y patriótica.

Las operaciones militares permitieron a las fuerzas argentinas tomar las islas del Atlántico Sur y asumir su soberanía en tierras que eran parte de los territorios de las Provincias Unidas de Sudamérica, parte de la Patria Grande, desde el 25 de mayo de 1810, momento de la Independencia, controlando todos los espacios coloniales de la Corona española; por lo tanto, territorio de la República Argentina desde su nacimiento.

Como era de esperar la reacción del gobierno imperialista de Londres, dirigido por la conservadora neoliberal Margaret Thatcher, fue la de enviar una flota naval, submarinos, aviones avanzados, incluidas armas atómicas, para volver a ocupar las Islas Malvinas. De inmediato la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el gobierno de Estados Unidos, dirigido por Ronald Reagan, se sumaron a las acciones de Gran Bretaña, apoyando todas sus acciones militares y dando apoyo logístico, de información e inteligencia y desarrollando una estrategia como fuerza enemiga de América Latina y el Caribe.

De esta manera, descarada sin ninguna duda, Estados Unidos despreciaba el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) de 1947, que establecía la defensa mutua entre los países del continente ante agresiones extracontinentales.

A su vez, los países de América Latina y el Caribe, excepto el Chile del dictador Augusto Pinochet –que comunicaba a Inglaterra los movimientos de los aviones argentinos–, asumieron su total solidaridad con Argentina, inclusive Perú envió aviones de guerra para apoyar las acciones militares argentinas y desde varios países se sumaron voluntarios para luchar por la soberanía argentina en las Malvinas.

El ataque inglés, del que participaron los mercenarios gurkas, produjo la muerte de 649 soldados argentinos y también de 255 invasores ingleses. El crucero General Belgrano fue hundido por la Marina inglesa con 330 soldados a bordo. El cese de hostilidades fue el 14 de junio de 1982, con la nueva imposición del colonialismo inglés aliado de las potencias europeas y Estados Unidos.

La lección histórica más importante para nuestros países semicoloniales y dependientes es que el enfrentamiento estratégico contra el imperialismo ha permitido fortalecer la conciencia nacional, teniendo como única vía la lucha por la liberación, la construcción de la unidad e integración de América Latina y la construcción de la Patria Grande hacia un socialismo nacional latinoamericano y caribeño.

Bolivia y las Malvinas

Ante la invasión inglesa a las Islas Malvinas en 1833 el gobierno del Mariscal Andrés de Santa Cruz, mestizo impulsor de la Confederación Perú-Boliviana, se pronunció el 14 de julio de ese año en contra de este acto abusivo e ilegal y manifestó su apoyo al derecho argentino en las islas: “Este suceso desagradable ha causado en el gobierno de Bolivia los sentimientos de desconsuelo que antes de ahora experimentó al ver que intereses mal entendidos frustraron el grandioso proyecto del Congreso de Panamá”; y otro párrafo afirma: “En violación tan manifiesta del derecho de gentes hay que considerar no solo el ultraje hecho a la República Argentina, sino también el desprecio que envuelve hacia las demás naciones americanas”.

“En términos más claros, la conducta del gabinete británico en las Malvinas, aunque sea perjudicial esencialmente al gobierno que se siente despojado de su posesión, es ofensivo y demasiado injurioso a todas las repúblicas americanas, y, a juicio del gobierno de Bolivia, es un asunto altamente continental”, dice la nota oficial

Un siglo y medio después las informaciones de la Guerra de 1982 fueron difundidas en Bolivia ampliamente en los medios de comunicación radial, escrita y televisiva, y se generaron opiniones, análisis y debates muy diversos y muchos bolivianos y argentinos hijos de bolivianos se presentaron como voluntarios para luchar en las filas argentinas contra la nueva agresión británica.

El boletín Soberanía, dirigido por Andrés Soliz Rada y un consejo editorial conformado por Gerardo Irusta, Guillermo Moscoso y Eduardo Paz Rada, publicó en 1982, durante la Guerra de las Malvinas, documentos, datos, noticias y análisis, realizando un seguimiento cotidiano de los acontecimientos bélicos y denunciando el pillaje colonial inglés. El Embajador de su Majestad Británica en La Paz, Stanley F. St. C. Duncan, envió una nota a Andrés Soliz Rada reivindicando la posición del Reino Unido y recibió una respuesta inmediata del consejo editorial.

La carta de Soberanía dice: “A mentalidades imperiales como la suya, señor Embajador, no le causa extrañeza que su país se haya apropiado, mediante la violencia, de islas ubicadas a más de 12 mil kilómetros de Londres, luego de desalojar a los habitantes y autoridades argentinos, pese a que las Malvinas de ninguna manera están integradas a la economía inglesa y ni siquiera a su defensa militar”, agregando que “lo que sí le parece insólito es que un país tercermundista recupere lo que siempre le perteneció por la misma vía que usaron los usurpadores”.

Al respecto, la polémica entre Andrés Soliz Rada y el embajador inglés tuvo amplia repercusión nacional e internacional. En octubre de 2010 Soliz Rada participó del Primer Congreso Latinoamericano “Malvinas, una causa de la Patria Grande”, en la Universidad de Lanús, con la ponencia “Sin soberanía interna, no habrá soberanía externa”.

El 15 de septiembre de 2011, a pocos meses de los 30 años de la recuperación de Malvinas, se organizó en Bolivia, en coordinación con la Embajada Argentina, el Grupo Boliviano de Apoyo a la Cuestión de las Islas Malvinas, presentando públicamente la “Plataforma Boliviana de Solidaridad con la Causa de las Malvinas” de respaldo del derecho soberano de la República Argentina en las Islas Malvinas, Georgias de Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

El Acto Central de Homenaje a 30 años de la Recuperación de las Islas Malvinas y a los caídos en la gesta se realizó en el Paraninfo Universitario de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), con la presencia del embajador argentino, Ariel Basteiro, y el expresidente del Centro de Excombatientes de Malvinas en La Plata, Ernesto Alberto Alonso, quien peleó en la batalla de Monte Longdon.

En marzo de 2013 la Cámara de Diputados de Estado Plurinacional de Bolivia aprobó una Declaración que, entre otros aspectos, decía “ratifica su firme respaldo a los legítimos derechos soberanos de la República Argentina y reitera el permanente interés regional que el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte se avenga a reanudar las negociaciones con la República Argentina a fin de encontrar, a la mayor brevedad posible, una solución pacífica y definitiva a esa disputa, de conformidad con los lineamientos de la comunidad internacional y la resoluciones y declaraciones pertinentes de la ONU y la OEA”.

Una delegación boliviana, en representación del Grupo, participó en 2015 en el Encuentro de Grupos de Apoyo de América Latina a la Causa Argentina, realizado en Santiago de Chile, el mismo que aprobó un pronunciamiento de respaldo a los derechos de la soberanía argentina en las Malvinas.

Pasado el periodo de desmalvinización propiciado por el gobierno de Macri de 2015 a 2019, en septiembre de 2021, a iniciativa del embajador Ariel Basteiro, se reunió nuevamente el Grupo Boliviano con la inclusión de nuevos miembros con la finalidad de realizar futuras actividades.

La Patria Grande

Finalmente, corresponde destacar que la ONU ha determinado declarar la década de 2011 a 2020 como el “decenio de la eliminación del colonialismo”, siendo el Imperio británico el responsable de la mayoría de los casos de colonialismo en este siglo XXI, y la Unión Europea (UE), a través del Tratado de Lisboa de 2007, ha decidido validar la situación de las Islas Malvinas como “territorios australes de su propiedad”, en tanto que Estados Unidos e Inglaterra forman un tándem en las políticas de dominación de territorios y océanos de países coloniales y semicoloniales con fines de hegemonía geopolítica.

Solamente cuando se supere la balcanización de América Latina y el Caribe y se consiga la integración y unidad de la Patria Grande como Estado Continente será posible derrotar definitivamente a los imperialismos y potencias mundiales. Será la lucha por la soberanía y la dignidad de Argentina y América Latina y el Caribe en las Islas Malvinas un hito fundamental en este proceso.


  • Sociólogo y docente de la UMSA.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario