mayo 17, 2022

El CMNyTC brinda apoyo psicológico integral a pacientes y familiares

El cáncer es una enfermedad que ataca al cuerpo y a la mente, el paciente al saberse enfermo se deprime, se cuestiona y transita por cinco etapas psicológicas para sobrellevar el mal que lo aqueja.

Llegó sola desde Villazón, Potosí, cargada de su maleta. En la puerta se santiguó y encomendó su vida al creador. Respiró hondo e ingresó al Centro de Medicina Nuclear y Tratamiento del Cáncer.

En la recepción se encontró con la calidez de un equipo humano especializado en la atención de personas con cáncer. Allí explicó que tenía diagnosticado cáncer de mamá y solicitó la atención.

Fue recibida por los especialistas quienes detectaron que el cáncer de mama había creado metástasis, que es el proceso de propagación de un foco cancerígeno a un órgano distinto del que se inició. La noticia fue devastadora.

La mujer de 41 años pensó en el futuro de su hija de 10 años y no pudo disimular el sufrimiento. Ese momento fue contenida por la psicóloga especializada en oncología Gabriela Rodríguez Garnica.

“Los pacientes oncológicos no solamente padecen una enfermedad a nivel físico, ésta tiene un impacto a nivel psicológico, familiar, social e incluso espiritual, ya que este tipo de diagnóstico suele desestructurar toda su visión de vida que tenían hasta ese momento”, explica Rodríguez, quien tiene una especialidad en Terapia Familiar Sistémica Breve y Formación en Intervención en Duelo, en el centro San Camilo, de Madrid, España.

Al asociar la palabra cáncer con muerte, es cuando los pacientes hacen una pausa en su vida y se preguntan qué hicieron para merecer una enfermedad tan devastadora.

Ahí el acompañamiento psicológico es fundamental para los pacientes que son diagnosticados con cáncer, ya que se debe hacer la contención, el acompañamiento y los cuidados paliativos.

Aparte de los tratamientos que recibe en el CMNyTC la psicóloga la trata con la misma eficacia para sobrellevar la crisis existencial que debe combatir, casi tan dañina como el tumor que la mortifica cada día.

Cuando los pacientes enfrentar un diagnóstico positivo de cáncer pasan por cinco fases, la negación, la ira, la negociación o pacto, la aceptación y la búsqueda de trascendencia.

LAS ETAPAS DEL CÁNCER

Al recibir la noticia, la primera etapa es la negación, que es la imposibilidad que presenta el paciente de aceptar y reconocer la enfermedad como un hecho real. De esta forma, el diagnóstico es atribuido a alguna equivocación o error del médico y es utilizado por casi todos los pacientes, tanto al inicio de la noticia como en la confrontación, y más tarde durante otras etapas de forma alternativa. Dicho uso no se debe a que no sean conscientes de la posibilidad de morir, de hecho sí lo son, pero deben y a su vez deciden dejar esta opción de lado para poder continuar con sus vidas.

Cuando la negación ya no se puede mantener, se desatan los sentimientos de rabia, ira y resentimiento. Dichos sentimientos tienen lugar porque el paciente interpreta que la situación ataca de manera injustificada su dominio personal; por ello algunos de ellos se aíslan de su entorno o se enfadan con el médico, con los familiares, o incluso con ellos mismos.

La fase de negociación o pacto se define por sentimientos de tristeza y dolor ante la situación experimentada, más aún si el cáncer es terminal y el paciente es sometido a varias operaciones o a un duro tratamiento, y siente cómo su cuerpo se debilita, es esperable que su ira sea reemplazada por una sensación de gran pérdida.

La etapa de aceptación es aquella en la que el paciente reconoce su enfermedad y las limitaciones que le conlleva.

“La última es la trascendencia, cuando se puede reescribir la historia y se puede dejar un legado para familiares o acompañantes, y con la psicología se busca que el paciente llegue a una trascendencia que se pueda reconciliar consigo mismo, con su historia”, explica la psicóloga.

El proceso psicológico por el que pasa una persona diagnosticada de cáncer es similar al que se sufre cuando se pierde a un ser querido.

El acompañamiento psicológico se brinda tanto al paciente como a la familia porque el diagnóstico afecta al paciente que sufre los síntomas y la familia que sufre el daño colateral. (tomado de Ahora El Pueblo).

Sea el primero en opinar

Deja un comentario