octubre 4, 2022

Bolivia expuso la importancia de restaurar los bofedales del Silala

Redacción Central Especial Silala / -.

Bolivia expone ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la necesidad e importancia de restaurar los bofedales que generan las aguas del Silala, mismos que se vieron afectados por las canalizaciones construidas por el vecino país.

“Han perjudicado, han degradado los bofedales norte y sur del Silala, esto evidentemente es una afectación al medio ambiente que tiene que cesar. Bolivia, lo que pretende es generar percepción en la Corte, es que se debe restaurar esos bofedales; esos bofedales  tienen que ser revitalizados porque se encuentran inscritos en la Convención Multilateral de Protección de Bofedales; son bofedales muy especiales, con ecosistemas singulares que pretenden ser protegidos por Bolivia”, señaló ayer el ejecutivo de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (DIREMAR), Emerson Calderón, en entrevista con Ahora El Pueblo.

Explicó que para esa restauración o revitalización, una posibilidad es el desmantelamiento de los canales, pero, como bien lo ha dicho el profesor Pellet, esto todavía no es una decisión asumida, “es una alternativa sobre la cual se tiene todavía que analizar y se verá si es la más ideal para proceder precisamente para la restauración de los bofedales”.

Tal como está previsto en la agenda de los alegatos orales sobre el caso del Silala, el equipo boliviano inició su turno de intervenciones en la fase oral del proceso instaurado a demanda de Chile en el año 2016, ante el tribunal presidido por la jueza Joan Donoghue.

“Hoy hemos llevado el Silala a la Corte Internacional de Justicia y los jueces han podido ver un breve video –prosiguió Calderón- que es un resumen de lo que se ha presentado en los alegatos escritos, en los que se puede advertir toda la infraestructura y como lo presentó el profesor (Gabriel) Eckstein, son más de 6.500 metros lineales de infraestructura que se han instalado en apenas dos kilómetros”.

Por otra parte, recordó que Bolivia siempre estuvo presta a resolver esta disputa mediante la diplomacia, a tal punto que casi se llegó a un acuerdo en 2009, pero esta vía no se pudo concretar y Chile prefirió, en 2016, usar los mecanismos judiciales de la Corte y el 2016 interpuso su demanda.

Finalmente, explicó que en el segundo día de los alegatos orales, Bolivia pondrá énfasis en las contrademandas que ha presentado ante la Corte. “Tenemos dos horas de exposición que las vamos a aprovechar muy bien y luego de esta jornada estaremos prestos a participar en la etapa de interrogatorios dentro del juicio”, recalcó.

Bolivia siempre buscó el diálogo

Bolivia siempre estuvo dispuesta a resolver la controversia con Chile, sobre las aguas del Silala, a través del diálogo, aseveró ayer el embajador de Bolivia en los Países Bajos y Agente ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Roberto Calzadilla, poco después que finalizara la primera jornada de alegatos orales que se lleva adelante en esa instancia.

“Se dejó en claro que Bolivia –dijo el representante boliviano- siempre estuvo dispuesta a resolver la controversia mediante el diálogo y los criterios que aporta la ciencia. Y que Bolivia, coherente con su posición de defensa de la Madre Tierra, otorga una gran importancia al uso sostenible de las aguas del Silala, ya que esta zona alberga un ecosistema delicado y altamente vulnerable”.

Durante tres horas la defensa boliviana hizo uso de la palabra. Gabriel Eckstein abordó la modificación del flujo natural de las aguas del Silala; Mathias Forteau presentó el alcance de la disputa en la presente fase del procedimiento y Alain Pellet explicó sobre el estatus y el derecho aplicable a las aguas del Silala.

Chile generó una tensión no necesaria entre ambos países

El abogado francés, profesor de Derecho Público en el Universidad de París Nanterre, Mathias Forteau, remarcó que la presentación de la demanda de Chile ante la CIJ en La Haya responde a poner fin a una situación indeseable, una tensión no necesaria y una situación de incertidumbre jurídica, y no así para resolver diferendos.

Asimismo, puntualizó que en su primera presentación de alegatos, Chile no detalló cuáles son los efectos concretos que esperan del fallo de la CIJ en relación al terreno y demuestran que en la parte esencial de su demanda carece de fundamento.

“Expuso que el diferendo no surgió de forma abrupta de una nota diplomática de Bolivia rezada el 3 de septiembre de 1999, sino de una nota diplomática precedente de Chile el 20 de mayo de 1999, en la cual se cuestionaban las manifestaciones celebradas en el Parlamento de Bolivia en relación a las aguas del Silala.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario