mayo 16, 2022

Masetti: Decir la verdad sin miedo

La Haban-. Hace hoy 58 años, el periodista Jorge Ricardo Masetti se internó para siempre en la selva de Salta, en el norte de su Argentina natal, evitando así su captura como “Comandante Segundo” de la guerrilla que preparaba su compatriota, Ernesto Che Guevara.

Pese a su desaparición física poco antes de cumplir 35 años de edad, Masetti dejo en pie una obra monumental en el periodismo latinoamericano del pasado siglo, que trasciende hasta estos días llenos de fake news, provocaciones digitales, concentración de medios, manipulación de información y guerras mediáticas.

Además de describir como primicia en su libro “Los que luchan y los que lloran” la gesta encabezada por Fidel Castro en la Sierra Maestra, fundó -a instancias del líder cubano y del Che Guevara- la agencia Prensa Latina, diseñada para defender a la naciente revolución de Cuba y las causas justas de Latinoamérica y el Caribe.

Su vida y obra están recogidas en varios libros testimoniales, pese a los esfuerzos de silenciamiento por los grandes medios internacionales. Entre los testimonios más esclarecedores destaca el del Premio Nobel de Literatura, el colombiano Gabriel García Márquez.

“Fue el mejor periodista que yo recuerde”, dijo el autor de “Cien Años de Soledad” en el documental “La palabra empeñada”, dirigido el año 2008 por Martín Masetti, nieto del relevante periodista argentino, y Juan Pablo Ruiz.

“Masetti y yo hicimos un solo frente periodístico. Andábamos investigando cosas por todos lados”, sostuvo García Márquez en el documental y agregó: “donde aprendí yo a agarrar la noticia y que no se me escapara fue en Prensa Latina”.

Desde la fundación el 16 de junio de 1959 de la agencia informativa latinoamericana, Masetti y otros periodistas cubanos y latinoamericanos se propusieron romper el monopolio informativo en la región de las agencias estadounidenses Associated Press (AP) y United Press International (UPI).

Contra todo pronóstico, éste -el primer medio alternativo del a región- logró resistir acciones de censura, persecución y hasta el asesinato de sus corresponsales, realizando su labor en numerosas oficinas, especialmente en América Latina.

Lo hizo en medio de un universo informativo totalmente negativo para la Revolución Cubana, incluyendo obstáculos tecnológicos, financieros y periodísticos, similares a los que hoy enfrentan sus más de 35 corresponsales en los cinco continentes.

Los lectores de Prensa Latina, próximo a celebrar su aniversario 63, prefieren su mensaje sobre los acontecimientos internacionales, basado en el postulado de Masetti: “somos objetivos, pero no imparciales, porque -dijo- no se puede ser imparcial entre el bien y el mal”.

Esto se constata en el alto impacto de sus 350 despachos noticiosos diarios, que incluso son tomados como referencia informativa por varias agencias occidentales.

Ese mensaje propio, cubano, latinoamericanista, tercermundista, se refleja en varios idiomas no solo en su transmisión electrónica, sino también en una veintena de publicaciones propias, sus redes digitales y una amplia programación de radio y televisión.

En un reciente aniversario de Prensa Latina, el destacado intelectual cubano Eusebio Leal insistió en que “(hoy) es más necesario que nunca el testimonio verdadero, la capacidad de transmitirlo y darlo a conocer”.

Es medular comprender, dijo, lo que sucede con el control de la información y la supuesta neutralidad de las agencias internacionales.

En un histórico discurso ante el Segundo Encuentro Internacional de Periodistas, en Baden, Austria, en 1960, Masetti sostuvo que decir la verdad constituía el mayor ‘pecado’ y ‘crimen’ de Prensa Latina, según Washington, los grandes medios estadounidenses y la Sociedad Interamericana de Prensa.

Durante la guerra, recordó, combatieron al pueblo de Cuba con metrallas y con bombas; cuando terminó la guerra, combatieron y combaten a la Revolución Cubana con noticias falsas.

Así como hemos hecho la Revolución en nuestro pueblo, nosotros los periodistas revolucionarios de América Latina, queríamos revolucionar el ambiente periodístico latinoamericano, revolucionarlo en una forma muy sencilla, muy clara, nada más que con la verdad, subrayó.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario