agosto 17, 2022

El MIR y el poder


Por Claudia Miranda Díaz * -.


La izquierda nacional

En el siglo XX la teoría revolucionaria venía del marxismo-leninismo y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) fue el primer partido político en Bolivia que se planteó “una izquierda nacional”, valorando los procesos históricos nacionales –internacionales, también–.

Durante el período dictatorial (1971-1981) tuvo seis Direcciones Nacionales Clandestinas (DNC), unas fueron exiliadas, asiladas y otras asesinadas.

Nacido en clases medias universitarias, el MIR rápidamente irradió su accionar político a obreros, campesinos, maestros, población de barrios populares, estudiantes y mujeres, definió la necesidad de articular a todos estos sectores sociales en busca de alcanzar una Bolivia soberana, libre e igualitaria; a esta articulación le denominó el Bloque Social Revolucionario, bajo la vanguardia de la clase obrera y el eje obrero-campesino.

La izquierda boliviana, nacida en 1935, no se había cuestionado alcanzar el poder hasta la llegada del MIR. Estos se plantearon desde sus inicios “la voluntad del poder”, y por esta formación generalizada entre los miristas eran “poder” en el sector social en el que militaban.

El MIR fue el primer partido de izquierda que llegó al poder, al conformar la Unidad Democrática y Popular (UDP) junto al MNRI y el PCB.

Fundado oficialmente en 1971, el MIR tuvo participaciones individuales en los movimientos guerrilleros de la época, como la guerrilla de Ñancahuazú y la guerrilla de Teoponte; también participó en la Asamblea Popular de 1971. Sin embargo, declaró que no sería un partido foquista, en tanto que su estrategia para tomar el poder era “el insurreccionalismo revolucionario de masas”, es decir, el acceso al poder por la vía armada (DNC-1). Se proyecta además la cuestión de la unidad de la izquierda.

En 1973 “la estrategia revolucionaria del MIR” buscaría convertirlos en “una izquierda viable (nacionalista)” (DNC-2), al tiempo que considera que no era solo el proletariado la vanguardia revolucionaria, sino que otros sectores se incorporaban a la lucha antiimperialista y antibanzerista, entre ellos los militares revolucionarios.

En 1974 la DNC-3 planeó “la inserción de las masas” y su “proletarización”, haciendo énfasis en “la construcción del partido” con la fuerza revolucionaria de la crítica y la autocrítica de su línea política, en cumplimiento de los intereses del proletariado. Así el MIR empezó su inserción en el sector obrero, a la cabeza de Artemio Camargo, y surgió el “germen del partido proletario revolucionario”.

En 1977 la DNC-4 convocó al Seminario de Achocalla, donde el MIR aprobó la “teoría del entronque histórico”, una síntesis ideológica y política que bosqueja un entronque histórico entre la Guerra del Chaco y la Revolución Nacional del 52, abriendo a la izquierda nacional –el MIR– la posibilidad de llegar al poder por la vía electoral.

La teoría del “entronque histórico” y la opción del MIR de llegar al poder por la vía electoral fue el principio del fin de su existencia unitaria. En enero de 1978 impulsó la conformación de la UDP (MNRI-MIR-PCB), con la cual se obtuvo el triunfo electoral de los años 1978, 1979 y 1980, y accedió al poder en octubre de 1982, iniciando el camino democrático para nuestro país, luego de derrocar a varias dictaduras militares.

Las diferencias ideológicas entre la DNC-3 y la DNC-4 se acentuaron cuando el MIR ingresó al gobierno en 1982; esas diferencias lo llevaron a su división. En 1984, a la cabeza del Frente de Masas Obrero, los frentes de masas, que eran su sustento orgánico, se salieron del Movimiento: obreros, campesinos, universitarios, fue su primera división: el MIR Masas. En 1985 su segunda división: el Movimiento Bolivia Libre, dirigido por Antonio Araníbar. Lo que quedó del MIR original de 1971 se denominó MIR Nueva Mayoría.


*            Contadora auditora.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario