julio 3, 2022

Un nuevo día vuelve a ser posible

El candidato Christian Rodríguez de frente a las elecciones legislativas en Francia

Por Olmer Torrejón Alcoba *-.


Francia Insumisa y el futuro en común

Jean-Luc Mélenchon, el aspirante a la presidencia de izquierda quedó en tercer lugar en la primera vuelta en las elecciones presidenciales del pasado 10 de abril. En la primera vuelta los resultados se mostraron de la siguiente manera: 27,85% para Emmanuel Macron (reelecto en segunda vuelta), 23,15% para Marine Le Pen y 21,95% para Jean-Luc Mélenchon, los “vigésimos”, que capturaron el grueso de la intensión electoral francesa, una brecha significativa comparando al 7,07% de Reconquista y el 4,78% obtenido por Los Republicanos [1], quedando fuera de todo designio para llegar al Palais de l’Élysée.

El 22% de Mélenchon, casi ocho millones de electores, resulta su máxima expresión a la fecha en una ruta electoral en ascenso positivo: en las presidenciales de 2012 obtuvo el 11,1% y en 2017 se hizo con el 19,58% de los votos.

Decir que le faltaron 420 mil votos de un total de 35 millones 923 mil 707 de electores no es menor cosa, y más aún tomando en cuenta el contenido de su programa de gobierno propuesto en abril de 2022, denominado “El futuro en común”, con la consigna: “La armonía de los seres humanos entre sí y con la naturaleza” [2].

El sistema electoral galo establece que después de las elecciones presidenciales viene la de sus representantes para la Asamblea Legislativa e incluye la elección de su Primer Ministro, dando la posibilidad a la “cohabitación”, es decir, que un liberal/conservador nombre como su Primer Ministro a un socialista, o en este caso a un insumiso, como está a punto de suceder.

La primera vuelta de las elecciones parlamentarias se celebrará el próximo 4 de junio para América y el Caribe y el 5 de junio para el resto del mundo. La segunda ronda se celebrará los días 18 y 19 de junio.

Aproximadamente 100 mil ciudadanos franceses que viven fuera del país tienen la posibilidad de elegir a su representante en su Asamblea Legislativa; hoy se postulan 14 candidatos para la 2ª circunscripción, que es una de las 11 circunscripciones legislativas para más de 30 países de América del Norte, Central, del Sur y del Caribe.

La campaña de Francia Insumisa hacia abril de este año construyó una fuerza popular a partir de su programa de gobierno como eje cohesionador, de tal modo que el programa superó la imagen de Mèlenchon. No fue la figura, como estila el mercadeo político europeo, sino su propuesta [3]: “El futuro en común”, que le planta la cara al capitalismo financiero. “Este es el objetivo de nuestro programa –dice Mélenchon–. No queremos ocultarlo ni difuminarlo: ‘El futuro en común’ es una insubordinación al orden mundial actual”. El programa propone avanzar a la VI República, abolir la monarquía presidencial, una república laica, barrer la oligarquía, abolir los privilegios de casta.

Nupes, un nuevo día vuelve a ser posible

Tras la victoria de Macron nace la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes). En torno a Francia Insumisa emerge esta coalición que agrupa al Partido Socialista, al Partido Comunista Francés a Europa Ecología Los Verdes, al movimiento Génération-s, alianza estratégica basada en candidaturas conjuntas por circunscripción y en torno a un programa compartido.

Una vez más aquí se abre la ventaja comparativa del programa de gobierno como eje concentrador de adhesiones y preferencia electoral.

Se dice que en las presidenciales de abril pasado no ganó Macron, sino la no elección de la extrema derecha. Las presidenciales pasadas marcaron un poliescenario segmentado en cuatro bloques políticos: el centro extremo liderado por Macron, que capturó 11,4 millones de votos; el bloque de la extrema derecha de Le Pen, que obtuvo 11,3 millones de votos; en un tercer bloque todas las corrientes de izquierda, ecologistas, obreros, que reúnen 12,3 millones de votos; un cuarto bloque que aglutina abstenciones, blancos y nulos, que representan 13,6 millones de votos, un subcolectivo electoral más que importante.

Se abre así otra oportunidad para que el programa [4] de Nupes, resultado de un esfuerzo colectivo en el que han participado varias organizaciones políticas, ciudadanos, asociaciones, sindicatos, conecte en una sola línea la intención de voto.

Podrán leer en su introducción “un jour nouveau redevient posible”, algo así como que “un nuevo día vuelve a ser posible”.

El contenido del programa propuesto quedó lejos de salvaguardar el status quo y la tranquilidad de la política liberal y conservadora. Asumen promover la soberanía alimentaria y la regulación del mercado a través de la agricultura ecológica y campesina. Llevar a cabo una reforma agraria para controlar y regular mejor la tierra y la producción agrícola, así como facilitar la recuperación de las tierras disponibles. Planificar la eliminación gradual de los fertilizantes y plaguicidas sintéticos, y prohibir inmediatamente los más peligrosos (glifosato, neonicotinoides).

Retoman el horizonte de la socialización de los bienes comunes básicos. Impedir que los derechos de propiedad privada prevalezcan sobre la protección del agua, el aire, los alimentos, la vida, la salud y la energía. Hacen del agua un tema central para la humanidad.

El candidato: Christian Rodríguez

Tienen propuesta, tienen una estructura de coalición nunca antes vista, la Nupes, y un candidato para aquellos franceses que residen en América Latina, dentro de lo que corresponde la 2ª circunscripción.

Christian Rodríguez (@christianpdg) nació y creció durante el gobierno de Allende. Con el golpe de Estado de 1973 su compromiso político le obligó a alejarse de su familia, fue encarcelado por defender los valores democráticos y la justicia social contra el régimen de Pinochet. Víctima de la dictadura de extrema derecha deja su país natal a los 17 años para ir a Francia, ahora su país de adopción.

Es el responsable de relaciones internacionales de Francia Insumisa, trabajó para crear puentes entre quienes luchan contra la injusticia, la pobreza y la exclusión, en Francia y en todas partes. Siguió de cerca las luchas por la Asamblea Constituyente en Chile, el retorno de la izquierda y las luchas por la despenalización del aborto en Argentina, el golpe de Estado en Brasil y los desastrosos mandatos de Temer y Bolsonaro.

Christian Rodríguez, siguió de cerca el ominoso proceso de interrupción constitucional en Bolivia, visitó personalmente el mural denominado “Por la verdad, justicia, reparación y no repetición” en el Pedregal, Zona Sur de la ciudad de La Paz, para rendir homenaje junto a los familiares de los tres primeros fallecidos a causa de la represión policial en noviembre de 2019, preludio del gobierno non de iure transitivo.

Se le atribuye a Christian Rodríguez el tejido de una amplia red social y política en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, que con el objetivo de fortalecer la acción del Parlamento de los Pueblos, siendo elegido, inauguraría en América Latina y el Caribe.

Su candidatura es la vía de lo posible a un verdadero proyecto para las relaciones entre Francia y América Latina.

Si no sobrevino la insumisión al campo de los Eliseos, un nuevo día vuelve a ser posible.


  • Psicólogo

1           https://www.resultats-elections.interieur.gouv.fr/presidentielle-2022/FE.html#top

2           https://laec.fr/

3           https://laec.fr/sommaire

4           https://nupes-2022.fr/le-programme/

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario