agosto 12, 2022

¿De qué hablamos cuando hablamos de democracia?

Por Fernando Buen Abad-.


Es fácil: si la democracia si no expresa la voluntad social informada suficientemente, debatida y consensuada desde las bases; si no transparenta su financiamiento y sus procedimientos organizativos; si no consulta abiertamente y crea autocrítica y auditorías permanentes; si no cuenta con revocación de mandato, efectiva, en todos los niveles… se parece mucho al fardo de aparatos controladores que el capitalismo inventó para descarrilar la voluntad emancipadora de los pueblos. Por más votos con que se llenen las urnas electorales es democracia burguesa. La misma que nos tiene hartos, en plena lucha de clases.

Dicen algunos “sentidos comunes” que “los pueblos están hartos de los partidos políticos”, que la gente busca “fórmulas nuevas” y “rostros distintos”, que los pueblos quieren justicia y que las organizaciones políticas no garantizan cambio alguno. Que se desconfía de los partidos por los partidos mismos. Muy pocos agregan que se trata de un hartazgo ante los modelos hegemónicos y sus metodologías viciadas, plagadas por latifundistas del burocratismo. Muy pocos profundizan hacia una autopsia de la democracia burguesa, que exhiba claramente sus órganos en descomposición acelerada, su desinformación tóxica inducida, sus ensaladas ideológicas y sus pragmatismos mafiosos. Su comercio con los votos.

Para la democracia burguesa no existen límites éticos, todo vale a cambio de asegurarse la provisión de políticos serviles y eternizados, bien entrenados en el oficio de salvaguardar los negocios de los ricos y expertos en recoger las mieles del poder para su disfrute propio. Vale todo y, para eso, hacen leyes con ambigüedad probada y fundamentaciones lenguaraces. Vale todo y para eso forman sus expertos y especialistas premiados con becas, cargos, oropeles demagógicos y aureolas con virtud de curso legal. Convencen al mundo de que la política es cosa de unos cuantos que realmente saben manejar los hilos del tráfico de influencias y favores, del tráfico de canonjías y prebendas… de todo tipo de tráficos. Política de élite para los elegidos más serviles. Incluso con votos comprados a cualquier costo y de cualquier manera. La cualidad principal de la democracia burguesa es la desinformación inducida en una jaula de espejismos muy rentables.

Ellos tienen los medios y los modos. Tienen sus “noticieros” y sus agencias de publicidad y propaganda. Tienen sus “asesores de imagen” y sus “focus group” donde ensayan y autorizan las frases y los gestos, los escándalos y las calumnias. Tienen sus “salas de situación” donde segmentan al electorado (con métodos mercantiles) y estudian su poder adquisitivo, sus preferencias y sus carencias. Estudian el hambre, la desesperación y la miseria para convertirlas en retazos de palabrerío extorsivo que trueca falacias por votos en una realidad política acosada y sin salidas democráticas, en serio. Y compran o venden ese modelo de usurpación política como si fuese el paraíso de la democracia moderna donde vale más el histrionismo del odio, el reformismo espástico, cinismo encumbrado por el rating… que todos los dramas desgarradores, que está sufriendo la inmensa mayoría de los seres humanos, bajo los rigores acelerados de la lucha de clases. Algunas “izquierdas” y “progresismos” beben del mismo cáliz. Algún día la democracia debe someterse al escrutinio de un debate abierto y popular.

Acompañan, a tal infierno depredador, copiosas corrientes de la “antipolítica”, disfrazada con los más inimaginables ropajes narrativos. Netflix es campeona del relato desmoralizador donde todo lo que suena a solución colectiva, crítica y organizada -para combatir el modelo burgués de poder- pasa a desprestigiarse con uno y mil artilugios escénicos. Todo los que suene a política es corrupto por definición y las únicas “salidas” son individualistas. Y, así como ese negocio ideológico audiovisual, padecemos otros muchos formatos, unas veces travestidos como “noticieros”, “programas de debate”, “podcast”, “memes”, “chat” … andanadas de peleles, con muy diversas fachadas, para el discurso único de la democracia burguesa que no admite otras definiciones ni prácticas. Ese es un escenario de lucha contra la ideología de la clase dominante.

Otra democracia recorre al mundo. Anda por los barrios y las fábricas interpelando a la democracia burguesa y ofreciendo experiencias participativas realmente alentadoras y eficaces. Propone superar lo representativo y pasar a lo participativo con procedimientos decididos por el consenso de las bases en debate permanente. Supera la emboscada burguesa de la “representación” que ignora el mandato social y modifica de raíz el método para convertir la acción en participación crítica activa contra toda demagogia. Consolida una nueva política, porque “No es lo mismo hablar de revolución democrática que de democracia revolucionaria. El primer concepto tiene un freno, como el caballo: es revolución, pero es democrática. Es un freno conservador. El otro concepto es liberador, es como un disparo, como un caballo sin freno: democracia revolucionaria, democracia para la revolución.” Insistía Hugo Chávez.

Tal democracia revolucionaria tiene, por principio, la fuerza nutricia de las diversidades. No las diversidades abstractas ni las polisemias ambiguas, sino la sinfonía histórica de los muchos modos de ser y estar en la realidad. La diversidad de las necesidades y de los trabajos, de las voces y de las escuchas, de los derechos y de las voluntades. Combatir a la democracia burguesa es insuficiente si no se opone un programa para la democracia revolucionaria donde la voluntad popular no se agote en lo cuantitativo. Donde la igualdad no se agote en lo discursivo, donde la transformación no se agote en las superficies. Democracia revolucionaria es ir al fondo… a la raíz. No más burocratismo reformista con privilegiados corruptos.

Democratizarlo todo. Las herramientas de producción y las relaciones de producción. Democratizar las organizaciones para la producción de saberes, de políticas, de artes, de ciencias, de educación, de vivienda, de vestido, de salud. Democratizar las fábricas y los talleres, las aulas y los museos: que el pueblo trabajador mande en todo lo que le pertenece históricamente: valles, mares, lagos, minas, montañas y bosques. Que el pueblo trabajador reconstruya, con la democracia revolucionaria, sus formas y métodos de organización y que lo represente solo quien ascienda desde el consenso de las bases, obedeciendo rigurosamente lo que manda la revolución democrática.

Es verdad que no estamos contentos con la democracia burguesa y también es verdad que esa democracia no es la única posible ni querible. Es verdad que estamos hartos del inventario de rostros, palabrerío y manías reproducidas a mansalva por los políticos eternizados, pero es verdad también que eso puede ser cambiado con una democracia revolucionaria que ponga fin a tanto estereotipo discursivo y demagógico para dar lugar a todas las generaciones de hombres y mujeres inteligentes que, además de juventud, se han armado con ideas democráticas y revolucionarias. Otra democracia es posible.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario