agosto 10, 2022

La disputa discursiva y el derrumbe del pacto político


Por Pilar Lizárraga Aranibar * -.


La disputa por la presidencia de la Asamblea Departamental de Tarija ha llevado a que asambleístas del Movimiento Al Socialismo (MAS) en esa localidad, como el coordinador gubernamental, el Sr. Poma, y el presidente del MAS en Tarija, el Sr. Acosta, construyan “imaginariamente” un bien común desarraigado de la historia de luchas y resistencias del pueblo y del golpe de Estado de 2019. Parte de la estrategia de ambos ha sido “cruzar los ríos de sangre” para constituir una representación a través del “pacto político” que tenga el control de la Asamblea Departamental, arguyendo que son estrategias necesarias para cumplir un rol que la historia les demanda como bancada de asambleístas departamentales del MAS.

TODOS, agrupación ciudadana tarijeña que naturalizó el golpe de Estado y acompañó de cerca a la autoproclamada Áñez, se constituye en una posibilidad de ser representación legítima –apoyada por la bancada del MAS– para presidir el ente legislativo, en una ecuación donde la representación indígena ha sido traicionada en las decisiones políticas tomadas por la representación de la bancada del MAS al inicio de este ciclo legislativo y donde las acciones estaban caracterizadas por la discriminación y violencia hacia los pueblos y naciones, generando distancias para el trabajo en la Asamblea.

La posición discursiva y política de la militancia del MAS cuestionó el accionar de los operadores políticos que privilegiaron la alianza con los fascistas y no con el sujeto natural del proceso, como son los pueblos y naciones, a partir de evidenciar una agenda común. Esta posición política planteó un rechazo a la determinación de la alianza con TODOS, que llevaba a “cruzar los ríos de sangre” para construir un poder que nos alejaba de los principios y fundamentos de la bancada del MAS, ya que los mismos llevarían a hipotecar la posibilidad de fiscalizar y ejercer justicia, y conminó a la bancada y representaciones a construir una alternativa desde los principios ideológicos del MAS.

Estas dos visiones confrontadas en el interior del Instrumento Político permitieron establecer otro escenario para reconducir la decisión política, pero pusieron en evidencia las tensiones inherentes a las formas políticas representativas y comunitarias y la fragilidad que tiene la democracia comunitaria frente a las formas políticas de constituir el poder, en el que se enfrentan y se subsume la decisión colectiva al poder colonial que mira a la democracia comunitaria como un obstáculo, expresando desde los operadores en “la dificultad de penetración en los pueblos debido al número reducido de familias, que es lo que imposibilita dividir para controlar a los pueblos”. También se pudo evidenciar el matonaje y violencia política que ejercen los operadores políticos contra los asambleístas, viéndolos como si fueran peones.

Queda por seguir avanzando en el fortalecimiento del ejercicio del derecho colectivo, de fortalecer una cultura política que tenga arraigo en la memoria, justicia y verdad, y que no hipoteque sus bases y principios ideológicos en la búsqueda por administrar el orden de los poderosos.


*       Investigadora JAINA. Presidenta regional MAS-IPSP – Cercado Tarija.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario