septiembre 28, 2022

Gestión de riesgos con enfoque de género


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


La gestión de riesgos es un enfoque que busca mitigar el impacto de las amenazas naturales y prevenir pérdidas humanas, materiales e inmateriales en todos los países.

Cada país de la Región está expuesto a eventos adversos que se desencadenan a partir de fenómenos naturales como sismos, erupciones volcánicas, huracanes, inundaciones, deslizamientos, incendios forestales, entre otros.

La inversión en prevención y obras de infraestructura para mitigación disminuyen los costos de las respuestas necesarias a estos eventos, ya que la población conoce sus riesgos y se prepara con recursos propios aumentándose la resiliencia y mejorando su capacidad de recuperación.

La transversalización del enfoque de género en todas las etapas de la gestión de riegos permite que se consideren aspectos inherentes de las necesidades y diferencias entre hombres y mujeres al momento de enfrentar una emergencia.

En el Ecuador, en el terremoto de 2016 se presentaron múltiples complejidades por no tomar en cuenta las vulnerabilidades a las que se exponían a niñas y niños en los albergues. La violencia sexual y el acoso se naturalizaban en las lógicas internas que reproducían roles de género y el ejercicio de poder frente a los más débiles. A pesar de existir documentos y procedimientos establecidos, la realidad demostraba que los mecanismos de denuncia no eran efectivos y la inaplicabilidad de los protocolos de atención dejaban estos casos en la impunidad.

Repensar la gestión de riesgos con el enfoque de género nos exige trabajar no solo en metodologías, sino también en la capacitación y sensibilización del personal que atiende a la población afectada para no replicar comportamientos que reproducen una violencia estructural.

Pasar de la teoría a la práctica es indispensable, para reaprender cómo compartir socialmente respetando a las otras personas.

Parafraseando a Alda Facio, con lentes violetas se pueden crear políticas públicas de gestión de riesgos basadas en los principios de solidaridad y equidad en sociedades empáticas y libres de violencia.

Las acciones deben ser urgentes para salvar vidas y garantizar respuestas adecuadas que transformen prácticas socialmente aprendidas que discriminan y violentan.

 

*       Miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario