septiembre 28, 2022

Mafer Antuña: gestora cultural

Por Sergio Salazar Aliaga *-.


En esta edición presentamos la segunda parte de nuestra entrevista a María Fernanda Antuña Núñez, más conocida en el medio artístico y musical como “Mafer”.

Turu Producciones

“Mientras seguía con Atajo, en paralelo armé Turu Producciones, que es la productora que manejo hasta ahora, con la lógica de profesionalizar artistas jóvenes. Comencé con el grupo La Burkina, Oz, el inicio de Los Bolitas –su primer concierto y su primer disco, Tierra Alta, Prana–. Entonces Turu Producciones se volvió como una plataforma de producción para artistas nuevos, una nueva generación que venía con sus proyectos.

Estos grupos estaban gestando sus primeros materiales, pero no sabían qué hacer al margen de salir del estudio, por lo que había que realizar presentaciones, comenzar con bandas emergentes que estaban en camino de desarrollo pero también profesionalizar a los artistas y el área técnica, algo con lo que vengo trabajando muchos años, con el reconocimiento de que los técnicos escénicos, ingenier@s de sonid@s, iluminotécnic@s, productor@s, promot@s, todo el ecosistema que hacemos el aguante al mundo de la música, seamos reconocidos como parte de la cadena de producción musical y cultural del país.

Ha sido una época muy linda, y lo digo en pasado porque es algo que hace un par de años ha empezado a decaer. Fue un momento interesante, de bandas emergentes que tenían ganas, propuestas, fuerza, que buscaban sonidos propios.

En esa etapa estaban lanzando una versión Reggae, un colectivo en el que se ayudaban entre ellos, lo tenían mucho más claro, pedían ayuda en otros estudios o en el mío, empezaron a entender que esto realmente es como un trabajo y que había que tener un equipo de apoyo, fue una generación muy interesante.

Lo que a mí me gustaba es que eran bandas que perseguían un sonido propio, una identidad propia, si bien todavía se nota en las propuestas nuevas influencias extranjeras y locales, bandas que se quieren acercar a Loukass u Octavia, que está bien en los inicios, pero después el comenzar a buscar la búsqueda de su sonido, crecer, innovar y encontrarse es fundamental para el desarrollo musical.

En otros países pasa eso, el sonido de Café Tacvba es único, lo mismo con Los Auténticos Decadentes, Los Fabulosos Cadillacs o Mon Laferte, quienes generan su propia identidad.”

La crisis

“Antes el ecosistema estaba dado para generar rockstars, había programas de televisión, de chismes, de farándula, de videos, porque todo eso generaba espacios, ya fueran noticias u otros, la gente estaba pendiente, había apoyos de la radio, tiene mucho que ver con el hábito de consumo de la gente; por ejemplo, en el periódico estaban las guías, en esos suplementos tenías la agenda de la semana, una entrevista a algún grupo, un poster de regalo, en ese tiempo no había redes sociales.

En ese ecosistema estaba la televisión, el periódico, la radio y los boliches, hoy se ha cancelado todo eso; por ejemplo, una de las críticas que le hice a este nuevo Equinoccio, que fue cuna de las bandas del rock, es que hoy tiene una vez al mes –con suerte dos– alguna propuesta de bandas con composiciones propias, el resto de la programación son tributos a diferentes bandas, latinas, gringas, de manera que el templo del rock nacional tiene una o dos noches de apoyo a bandas locales.

A comienzos del 2000 tenías el concurso del Marathon Rock, donde salían bandas a nivel nacional, ahora ya no hay eso. Y con el crecimiento de las redes sociales lo que se ha generado es una ruptura de los artistas con su público. Antes, sin redes, había una relación casi personal, los artistas iban a las plazas a repartir sus panfletos de sus conciertos, la gente se tomaba fotos, pedía autógrafos, o los músicos iban a algún canal y tocaban en las terrazas, la gente llegaba como masas.”

TDV Bolivia

“En 2017 me ofrecieron comprar TDV Bolivia, la empresa representante en el país de la fabricación de material original; si quieres un disco original de vinilo tienes que hacerlo a través de TDV Bolivia.

Hay muy pocas fábricas ahora de discos en físico, y una de las que sobrevive está en Perú, y nosotros somos los representantes. Es una empresa que se funda el año 1999, y yo acompaño el proceso de profesionalización de artistas independientes, antes si eras una banda boliviana y grababas con Discolandia, Lauro o con Sony –que ya estaba entrando a Bolivia–, si querías tener el material en físico sí o sí debías acceder a un contrato con uno de estos sellos.

No cualquier artista podía grabar en cualquier estudio, por eso me gusta conversar con ‘Mosca’ Claros de Pro Audio, que ha sido una generación interesante la de los finales de los 90 y comienzos del 2000, porque han surgido otros actores culturales y estudios de grabación independientes que han permitido a los artistas no necesariamente tener contratos con sellos exclusivos para poder mandar su material.

Lo anterior ha facilitado el acceso de varios artistas para producir y difundir su material. Compré la marca de TDV Bolivia, pero abrí una empresa nueva, para no comprarme una empresa antigua… valga saber cómo iba su contabilidad.”

Mándala Música

“En un comienzo Mándala se comió a Turu Producciones, ya tenía la productora y la empresa que fabricaba vinilos, ahora somos enlace de fabricación de discos de vinilos; por ejemplo, hice el disco de Gustavo Orihuela, Willy Claure y está en fabricación el de Bajo Tierra.

El año 2019 hemos firmado contrato con Sony Music, somos operadores de The Orchard, que es su distribuidora digital, una empresa parte del conglomerado Sony Music, pero ellos hacen distribución digital; nosotros manejamos producción, fabricación y distribución de material digital.

En pandemia algo que nos ha ayudado ha sido el tema de distribución digital, ya que hemos formado artistas para que entiendan el mundo digital y tecnológico. Si bien en Bolivia desde 2015 funcionaban grandes operadoras como ser Altafonte, muchos artistas no conocen hasta ahora o tenían miedo de entrar al mundo digital, o tenían versiones equivocadas de cómo funciona; por ejemplo, subían a Spotify y pensaban que se iban hacer millonarios sin mucho esfuerzo, no había mayor comprensión.

Estábamos en paso lento en Bolivia entrando al mundo digital, hasta que llegó la pandemia y decías ‘estás en lo digital o no existes’. Ya no había presentaciones en vivo, entramos a la piscina de la tecnología.”


  • Cientista político.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario