febrero 2, 2023

Con el Estado Plurinacional se consolida el nuevo Modelo Económico Social Productivo

La Paz (ABI). – Según datos del Gobierno nacional, con la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP), en su primera y segunda etapa, en Bolivia se redujo la pobreza y la desigualdad, se tiene crecimiento económico y estabilidad, se logró consolidar la industrialización y sustitución de importaciones, además se goza de una inflación baja y controlada.

De acuerdo con el presidente de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados, Omar Yujra, en Bolivia se aplicó por más de 20 años el modelo económico neoliberal.

Con este modelo, el mercado interno nunca estuvo en los planes y políticas de los gobiernos de turno, porque se decía que era una economía chica, que no tenía poder adquisitivo y que no se podía invertir. En ese sentido, los ingresos que se percibían no se redistribuían entre la población y se quedaban en manos de “pequeños grupos”.

Sin embargo, esa práctica quedó relegada por el MESCP, que partir del año 2006 empezó a generar cambios estructurales en el país, con la redistribución de los ingresos para potenciar el mercado interno, a través de la inversión pública y la aplicación de políticas sociales, en especial para sectores vulnerables.

A partir de entonces, se potenció el mercado interno, los ingresos de las familias comenzaron a incrementarse y se empezó a generar crecimiento y estabilidad económica en el país, a través “de un círculo virtuoso”, lo que no ocurre en otros países que siguen la “receta tradicional”.

El Modelo Económico Social Comunitario Productivo fue implementado en Bolivia, en el gobierno de Evo Morales, y constitucionalizado en la Carta Magna con su aprobación en 2009, y por casi 14 años tuvo como Ministro de Economía a Luis Arce Catacora, actual presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

Según los datos oficiales, el MESCP fue aplicado en el país, en una primera etapa, desde el 2006 hasta 2019, pero fue cambiado nuevamente por el modelo económico neoliberal, en 2020, en la administración de facto de Jeanine Áñez.

Con la aplicación del modelo neoliberal y la “mala administración de la pandemia del Covid-19”, en 2020, la economía boliviana sufrió efectos negativos, una prueba de ello es que el Producto Interno Bruto (PIB) al tercer trimestre de ese año registraba una contracción del orden del 12,6%.

Aumentó la pobreza, el hambre, las desigualdades y el desempleo y la actividad económica al cierre de la gestión 2020 registró una contracción del 9%, cifra que no se había reflejado desde 1953.

Sin embargo, con la llegada al Gobierno nacional de Arce Catacora, en noviembre de 2020, el MESCP fue reactivado y esto permitió alcanzar una tasa de crecimiento del PIB del 6,1% en 2021, por encima de Brasil, Uruguay, Paraguay y Ecuador; asimismo, al segundo trimestre de 2022, la economía boliviana se expandió en 4,1%.

El diputado Yujra señaló que el MESCP reinstaurado por el Gobierno de turno, es un ejemplo para otros países y va en contra de la receta neoliberal, ya que permitió a Bolivia alcanzar resultados positivos de crecimiento y estabilidad económica, a pesar del contexto internacional adverso en 2022.

“Cuando nosotros reimplementamos el Modelo Económico Social Comunitario Productivo, en 2020, nuevamente estamos viendo resultados positivos, no solamente en materia económica, sino también en materia social, la pobreza extrema está volviendo a bajar y se tiene sostenibilidad y estabilidad”, ponderó Yujra.

Logró alcanzar un PIB de $us 40.000 millones y redujo la pobreza

Los datos oficiales dan cuenta que, con la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo, el Estado Plurinacional elevó su PIB de $us 9.500 millones en 2005 a alrededor de $us 40.000 millones en 2022.

De acuerdo con el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, gracias a la implementación de este modelo económico, Bolivia alcanzó un crecimiento anual promedio del 4,7% en el periodo 2006-2019.

De esa manera, entre 2006 y 2019, el Estado Plurinacional se constituyó en un referente en materia económica en la región, liderando el crecimiento económico en cinco años: 2008, 2013, 2015, 2016 y 2018.

Paralelamente al crecimiento económico alcanzado en el país, con el MESCP se logró disminuir la pobreza moderada de 60,6% en 2005 a 37,2% en 2019 y la pobreza extrema de 38,2% a 12,9% en ese mismo periodo.

Ahora, la pobreza moderada se sitúa en 36,3% y la pobreza extrema en 11%, indicadores “nunca antes visto en el país”, destacó en enero de 2022, el mandatario de Estado al destacar la reconstrucción del Estado Plurinacional.

Además, en 2021, la desigualdad, medida por el índice de Gini, fue de 0,42 puntos porcentuales (pp); en tanto, en 2005, el modelo neoliberal presentaba el valor más alto de este índice en 0,60, señalan los reportes oficiales.

Hizo realidad la industrialización y la sustitución de importaciones

“Nuestro Modelo Económico Social Comunitario Productivo significa crecimiento, industrialización con sustitución de importaciones (sic)”, afirmó el Jefe de Estado, mediante su cuenta en las redes sociales, el 12 de mayo de 2022.

Con este modelo, ahora Bolivia industrializa sus recursos naturales, entre ellos los hidrocarburos y el litio, prueba de ello son las plantas de urea, de cloruro de potasio, de carbonato de litio y de baterías (las dos primeras a escala industrial y las últimas a nivel piloto), instaladas en los departamentos de Cochabamba y Potosí.

En una entrevista con la ABI, el viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, informó que entre enero y noviembre de 2022, la industria petroquímica, instalada en el trópico de Cochabamba, opera al 100% y logró exportar 313.933 toneladas (t) de urea por un valor de $us 186 millones.

Mientras que la empresa estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) cerró el 2022 con un ingreso récord de Bs 555 millones por ventas de carbonato de litio y cloruro de potasio, lo que muestra el avance y consolidación de la reactivación de la industrialización de los recursos evaporíticos, destacó este mes el primer mandatario.

Otro de los pilares del MESCP es la inversión pública, política mediante la cual el Gobierno nacional destinó importantes fondos, para los diferentes rubros, entre ellos el productivo, el cual se beneficia con el crédito SIBOLIVIA.

Según datos del Gobierno, el crédito SIBOLIVIA inyectó hasta diciembre de 2022 un total de Bs 1.268 millones en beneficio de 9.342 productores de diferentes rubros, para la sustitución de importaciones.

Una muestra del éxito de esa política es que, en 2022, Bolivia dejó de importar cerca de 200.000 toneladas de alimentos y bebidas, gracias a las diferentes políticas estatales, entre ellas el fomento para el desarrollo de la agricultura, afirmó el Viceministro de Comercio Exterior e Integración.

“Este es un resultado concreto de la sustitución de importaciones, hemos disminuido el volumen de alimentos y bebidas que estamos importando desde el mundo, casi a una cuarta parte y esto lo hemos hecho en un año, desde el 2021 hasta el 2022”, destacó.

Controla la inflación

Uno de los pilares del MESCP es la redistribución de los ingresos, mediante diferentes políticas, una de ellas la subvención a los precios de algunos alimentos y carburantes, en beneficio de la economía de las familias bolivianas.

Como resultado de ello, Bolivia cerró el año 2022 con la inflación más baja de la región al registrar un índice de Precios al Consumidor (IPC) de 3,12%, como resultado del MESCP, destacó en pasados días el presidente Arce Catacora.

En 2022, la pandemia del Covid-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania afectaron a la economía mundial y a consecuencia de ello en muchos países los sectores que principalmente fueron impactados son alimentos y combustibles, en los que hubo una escalada de precios.

Sin embargo, a diferencia de otros países que reportaron inflaciones “descontroladas”, Bolivia fue la única que tuvo bajo control los precios de los principales productos y resaltó por tener una de las tasas más bajas no sólo de la región, sino también del mundo.

El 27 de diciembre pasado, el ministro Montenegro afirmó que en un “contexto internacional complicado”, Bolivia llama la atención al mundo por tener una inflación controlada y entes internacionales ponderan este logro del Gobierno de Arce Catacora.

Entes y medios de comunicación extranjeros como la BBC, The Economist Intelligence Unit (EIU, por sus siglas en inglés), Trading Economics, el Fondo Monetario Internacional (FMI), Bloomberg, entre otros, en 2022, volcaron su mirada hacia Bolivia y la reconocieron como una de las economías con la inflación más baja, respecto a otras, ante los efectos mundiales del conflicto bélico en Europa y la pandemia del Covid-19.

Modelo inclusivo y destacado

Bolivia tiene actualmente un modelo económico inclusivo y redistribuidor del ingreso a los bolivianos, mediante acciones sociales, como los bonos, rentas, subsidios, entre otros, afirmó el ministro del sector económico Montenegro.

Señaló que los ingresos que el Estado genera se distribuyen en acciones sociales como el Bono Juancito Pinto, la Renta Dignidad, el pago del Bono Juana Azurduy, la Tarifa Dignidad, el Subsidio Universal Prenatal por la Vida, el Complemento Nutricional para el Adulto Mayor y la política salarial.

“Nosotros hemos demostrado con datos objetivos que el Modelo (Económico Social Comunitario Productivo) ha dado los resultados concretos en temas de bienestar, reducción de la pobreza, inclusión social, mejora en la producción”, resaltó anteriormente.

Según datos del Jefe del Estado, a todo lo mencionado, se suma que con el MESCP, al 2021, en la población boliviana, la esperanza de vida, subió a los 74 años, a diferencia de 2005, cuando la esperanza de vida llegaba a los 64 años.

“Con el Modelo Económico Social Comunitario Productivo, hemos logrado no sólo resultados económicos, (sino) también resultados sociales, y eso es lo que venimos a presentarles”, enfatizó en septiembre pasado, en su exposición sobre el MESCP en un encuentro con economistas brasileños.

En México y en otros países se siguen con atención el modelo económico del gobierno del presidente Luis Arce, porque “está teniendo éxito” al haber logrado en un contexto económico desfavorable una baja inflación, crecimiento y “perspectiva positiva y favorable”, destacó en agosto del año pasado, el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, en una visita al país.

“Bolivia es un país que tiene mucha influencia, porque está aplicando un modelo económico muy singular, distinto a la de otros países en el mundo e inspirado en los estudios y las políticas que ha presentado su presidente Luis Arce ya desde hace un tiempo en un libro que en México conocemos muy bien y que sintetiza su forma de pensar”, destacó la autoridad mexicana esa oportunidad.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario